Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
29 enero 2010 5 29 /01 /enero /2010 09:23
 

ORGULLO

Por William Marrion Branham

AGOSTO 7, 1955. CAMPBELLSVILLE, KENTUCKY. U.S.A.



 

Yo sé que los Metodistas tampoco están temerosos del agua. Así que ellos vienen a ponerse bajo la concha, como sea, ya sea que esté lloviendo o no. Yo pensaba que eso era sólo los modos bautistas, pero veo que los Metodistas también lo son. Así que estoy contento de estar en el servicio en esta tarde. Cuando la tormenta vino yo miré por la ventana de mi hotel y dije: “Oh bueno, Satán, ¿Por qué haces este mal?” Y yo dije: “Sólo estoy aquí por estos dos servicio, y tú envías una lluvia.” Bueno, ellos dicen: “Todas las cosas obran para bien, para aquéllos que aman al Señor.” Así que eso sólo lo refrescó para que así usted no tuviera que abanicarse. Así que yo entiendo que los agricultores necesitan la lluvia, y estamos contentos de verla en cada forma.

  1. Estoy contento de encontrar aquí a unos amigos, hace unos cuantos momentos cuando el señor y la señora Zeb Smith, nosotros fuimos criados en su granja, aquí abajo por Rigte, el señor y la señora Smith están en la esquina sentados aquí. Cuando yo era un muchachito, yo supongo que ellos me cargaban. Creo que mi padre trabajó para el señor Smith cuando yo era sólo un niñito, antes de salir para Indiana. Y yo tengo a mis amigos los Mc Spatens y ellos; y otro predicador Metodista de esta parte del país, el señor John O’Banmon; estoy seguro que ustedes lo conocen, está aquí sentado con el saco azul puesto. El es un amigo personal de Louisville, Kentucky; un hombre de negocios ahora aquí en Louisville.

  2. Y la señora Smith me preguntó si mamá estaba aquí, creo que yo vi un carro ahí afuera, ¿Está ahí mi madre? Es lo que yo estaba preguntándome, si ella está aquí. Yo vi un carro como el de la dama que la iba a traer si ellos venían; y le dije a la señora Smith que ella podría estar aquí. Mamá, ¿Estás aquí? Creo que quizá esté equivocado. Señora Smith, lo siento, pero nosotros –quizá ella estará aquí en el servicio en la noche. Ella estaba tratando de quizá llegar aquí, tener una forma de venir, y este carro que está aquí parado se parecía a él. Y Billy dijo: “Creo que mi abuela está aquí.” Yo dije: “Se parece al carro.”

  3. Un doctor fue sanado en mis servicios en Chicago, llamado Dilly, ellos tienen allí una grande clínica. Y vino al servicio con una enfermedad incurable, y milagrosamente fue sanado, y ha dado su vida al Señor Jesús. Y yo he visto muchos doctores en muchas partes del país. Hace un tiempo aquí, el doctor Teodoro Palvetus, de la costa Oeste, si alguno de ustedes lo conoce, quien tuvo un caso de Sanidad Divina, y él fue convertido y lo bauticé en un canal de riego. Y él paró de predicar la medicina, cuando aún la gente aún volaba desde Nueva York para que él los operara. Y él tiene una misioncita en la ciudad de Oakland, California. El doctor Teodoro Palvetus, un griego maravilloso y su esposa Armenia.

  4. Y cuando la mujer Armenia estaba muriéndose allí con ambos pechos con cáncer, y el Señor dijo: “En tres días ella estará en la calle.” Y él se rió de mí. Y él dijo: “Qué desgracia, tú un impostor, pones a esa mujer bajo un pensamiento falso.” Y yo dije: “No fui yo, fue El que lo dijo, señor.”

  5. Y él dijo: “Bueno, tú sabes que la mujer estará muerta en las próximas seis horas, ella ha estado inconsciente por veinticuatro horas, y ella se irá en cualquier momento.” Yo le dije: “Si ella no está en las calles gritando en veinticuatro horas, le diré lo que haré, me pondré un anuncio sobre mi espalda, ‘falso profeta’, y usted se sube en su gran cadillac y me conducirá por las calles de los Angeles. Y si ella sale a la calle, yo pondré un anuncio sobre su espalda: ‘Doctor charlatán’ y lo conduciré enfrente suyo, ahora, sólo estrechemos las manos y veremos cuál de los dos lo hace.” Pero él no lo hizo, y en veinticuatro horas ella estaba comprando, y ella aún está bien, hoy es una mujer saludable. Eso fue hace ocho años. Eso muestra que nuestro Señor Jesucristo se ha levantado de los muertos, un Dios que podría hacer que ese muchacho saliera de esa camilla anoche al estar ahí muriéndose, y lo que haya acontecido, los muchachos estaban hablando de eso hoy. El es aún el Señor Jesucristo, y estamos felices de que lo sea.

  6. Ahora, en esta noche vamos a orar por los enfermos de nuevo, si el Señor lo permite. Y confiamos en que tendremos una buena noche aquí con ustedes. Posible alguna vez podamos regresar de nuevo y tener una permanencia más larga. Reuniremos a los pastores y todo lo demás y tendremos una reunión más larga.

  7. Ahora, hoy estaba yo viniendo aquí, donde esto es controlado, o no controlado, sino propiedad de una denominación de iglesia. Y ciertamente agradecemos a esta iglesia Metodista con todo nuestro corazón por las grandes cosas que ha hecho en el mundo por nuestro bendito Señor Jesús. Y las muchas miles de almas que la iglesia por la predicación del Evangelio ha dirigido hacia Jesús. Yo sólo me pregunto qué será cuando todos nos encontremos al otro lado, cuando esta vida termine.

  8. Entonces al venir aquí anoche y al acercarme al tema de sanidad Divina, yo no me acerqué en el punto de vista doctrinal, porque pensé que mientras estuviera aquí hablaría sobre los ejemplos de la vida del Señor Jesús; eso es lo que yo estaba hablando anoche, porque no importa cuán bien estemos, y cuanto... Las diferentes iglesias, creen diferentes doctrinas. Así que cuando estamos en la iglesia, queremos ser caballeros cristianos y alejarnos de cualquier tipo de doctrina. Así que eso es sólo... Predicamos a Cristo y a El crucificado. Eso es en lo que todos estamos de acuerdo.

  9. Así que en el servicio evangelístico en esta tarde, sólo en un corto tiempo para hablar, si el Señor lo permite, parece ser que esto está en mi corazón para aún hablar de los ejemplos de la vida de Jesús. Y de esa manera sólo estaremos dramatizando o citando algo que El hizo o dijo. Y así no hay punto de doctrina enganchados con eso, sino sólo un Evangelio puro y simple. Yo lo amo, ¿Usted no? Eso es correcto.

  10. Y ahora, antes de que podamos abrir el libro, podemos abrir las páginas, pero hay sólo Uno que puede abrir esa Palabra, y ese es el Espíritu Santo, y eso es todo. El es el que la escribió. ¿Cree usted eso? El lo hizo, El escribió la... Si los antiguos, así como ellos fueron movidos por el Espíritu Santo escribieron la Biblia, y eso fue escrito por... Lo siento, yo no sabía, pero yo no sé ahora, cuantos escritores de la Biblia, lo siento, no puedo citar eso ahora porque yo tengo dos diferentes números en mi mente, y tengo temor de estar confundido en eso.

  11. Pero de todas maneras, eso fue escrito... algo así como dos mil y algo de años separados, uno yendo al otro, y miles de millas aparte y en diferentes edades, y no se contradice ni un poquito uno al otro. Bueno, dos de nosotros podríamos escribir una carta a una persona sin contradecir algo. ¿Es eso cierto? Pero qué inspirada la Escritura. Toda la Escritura es dada por inspiración, inspirada del Espíritu Santo, así como El escribió las palabras. Y es hermoso, y nosotros amamos al Señor Jesús por Su bondad.

  12. Ahora, El es el único que puede interpretar la Escritura correctamente, cada uno de nosotros tratamos; pero hasta que nos convirtamos ungidos entonces entraremos hacia ella. Y mientras lo propio esté en eso, entonces el Espíritu Santo no puede entrar; mientras lo nuestro esté ahí.

  13. Ahora, si alguien puede ir a la puerta, algún ujier aquí o alguien, algunos hombres o unas damas están en la lluvia con sus sombrillas. Si los pudieran poner cómodos como sea posible. Nosotros apreciamos la fidelidad y la sinceridad de la gente que viene aquí en un día lluvioso como este a oír el Evangelio claro y simple del Señor Jesús.

  14. Si no estoy equivocado, esta damita que está aquí sentada enfrente de mí, junto a la señora Wood, ¿No es usted una de mis... viniendo aquí? Yo no conozco su nombre hermana, yo oro por usted, y si no estoy equivocado, ¿No fue en la iglesia de la Puerta Abierta en Louisville? Usted fue sanada, tenía algún tipo de enfermedad y desde entonces su corazón ha estado removido. Yo creo que usted es un miembro en una de las iglesias Metodistas de la ciudad. Ha estado en su corazón el venir a mí aquí. Yo no... siento que no sepa cómo se llama, pero esta es la hermana que está sentada junto a la Hna. Wood (mis queridos amigos y vecinos) ellos viven a la siguiente puerta de mí. Ellos son genuinamente cristianos. Cuando usted vive junto a la puerta próxima a una persona, usted puede decir muy bien de qué están hechos, ¿Puede? Eso es cierto. Así que uno de los dos de sus hijos son de esos lugares alrededor de aquí, el señor y la señora Wood, estoy contento de tener su compañerismo conmigo en la obra del Evangelio. Y nuestra amada hermana aquí también. Yo la conozco un poquito, pero sé que es una cristiana fiel. Y yo sé que ella tiene un gran trabajo en la iglesia a donde pertenece. Y que el Señor la bendiga y también a su iglesia.

  15. Ahora, así como estaba diciendo, el Espíritu Santo escribió la Biblia, y está escrita en tal manera que no hay forma que su concepción mental entienda lo que es. No importa cuán bien usted la escriba, cuan bien la junte; está equivocado para empezar. ¿Ve? Porque El la esconde de los ojos de los sabios y de los entendidos, y es una revelación espiritual. Mire los fariseos y seduceos de los días de nuestro Señor Jesús, como ellos tenían todo calculado exactamente, cómo Cristo vendría todo lo demás; y cuando El vino, El vino contrariamente a lo que ellos habían calculado, sólo para mostrar que El es Dios. Y eso fue... El no vino contrario a la Escritura, El vino contrario a la concepción de ellos de la Escritura. Pero El vino exactamente en la manera que la Escritura dijo. Exactamente.

  16. Ahora, yo tengo un pequeño balbuceo, ya no soy el muchachtito que solía ser a donde usted vive señor y señora Smith, yo me he convertido en un anciano. Y el otro día tuve que sacarme la primera dentadura, y pusieron una de nuevo en su lugar. Y yo tengo un alambre en mi boca aquí, y es ciertamente una barrera. Se siente como que tengo mucho en mi boca. Así que estoy apenado de hacer ese ruidito, hasta que yo me acostumbre. Pero así como nos hacemos viejos, bueno, tenemos que aprender esas cosas.

  17. El otro día estaba platicando, cuan pequeño yo... Ahí está mi esposa, estaba peinándome los pocos cabellos que me quedan. Mi esposa me dijo: “Billy, te estás quedando calvo.” Yo le dije: “Bueno querida, alabado el Señor, no hay ninguno de ellos que haya perecido.” Ella dijo: “Bueno, ¿Dónde están ellos?” Yo le dije: “Te haré una pregunta, entonces tú contes-... me contestarás, y yo te contestaré. ¿Dónde estaban ellos antes de que los tuviera? Aún donde ellos estuvieran antes de que los tuviera, ellos estaban allá atrás esperando para que yo venga a ellos.” Amén. Oh bueno.

  18. Así que de qué me preocupo cuan viejo me ponga, cuan viejo usted se ponga, cuantas arrugas tengamos, cuan jorobados nos pongamos; eso no significa nada. Uno de estos días Jesús vendrá y regresaremos a ser un hombre y mujer joven y vivir para siempre. Qué... cada corpúsculo cada pedazo de... nuestros cuerpos están hechos de luces cómicas, petróleos, y todo lo demás. Pero ellos vienen de algún lado, ellos no estaban aquí, entonces ellos están, entonces ellos no están de nuevo. Pero Dios conoce cada átomo que está unido a su cuerpo, cada rayo de luz, cada átomo, cada célula, cada pedazo de petróleo, y todo este calcio, fosfato; todo lo que está en un cuerpo humano que sale de la tierra. El conoce donde está cada pedacito. Y algún día su espíritu será suelto y gritará por su vida. Y no seremos un hombre y mujer ancianos.

  19. Pero note, estaba hablando el otro día con un doctor en Louisville, Kentucky del tema de un africano, yo dije: “Quiero preguntarle algo doctor, ¿Es verdad que cada vez que como renuevo mi vida?” El dijo: “Seguro, usted toma su comida, y eso produce células de la sangre, y las células de sangre renuevan su vida.” Yo dije: “¿Por qué es que yo como la misma clase de frijoles y papás y pan de maíz, y etc., que yo comí cuando tenía dieciséis años, cuando yo comí eso a los dieciséis me hice más grande y fuerte y saludable, más poderoso todo el tiempo; y yo como la misma cosa ahora, un poco más de eso -creo- y me estoy haciendo más viejo y débil todo el tiempo? Dígame eso, si yo pongo vida nueva allí, ¿Por qué eso no hace lo mismo ahora como lo hizo hace treinta años?” ¿Ve? El dijo: “Bueno...” Yo le dije: “Quiero preguntarle algo, si usted derrama agua en un vaso, y si está llenándose, ¿Por qué no para de llenarse?” El dijo: “Bueno...” Yo dije: “Porque Dios lo ha dicho.” Eso es cierto ¿Ve? Dios lo ha dicho.

  20. Y cuando nosotros nos levantemos... nosotros somos como una flor, una fotografía que nosotros levantamos a cierta edad, como a la edad de veintidós o veintitrés años, cuando usted y su esposa se casaron, usted querido hermano aquí, cuando usted trabajaba en los campos de maíz y se casó con esa niñita penosa y... Es muy malo que no tengamos mucho de eso hoy. Usted sabe, yo no he visto una mujer ruborizarse por treinta años. Se ha ido toda la modestia. No quiero empezar con eso ahora. Muy bien, yo soy un predicador antiguo de los bosques que cree la verdad. Yo creo que la gente debería de vivir píamente, santa, en esta vida presente; buscando por la venida del Señor Jesús.

  21. Pero cuando llegamos a un lugar, como a los veintitrés años y nos casamos, y cargamos a nuestra noviecita en nuestros brazos y la llevamos a casa, ustedes hermanos recuerdan eso. Y usted está en su mejoría entonces. Lo primero que usted sabe, es que la mamá despierta una mañana y dice: “Papi, veo una cana.” Usted dice: “Madre, he estado observando una arruga bajo esos hermosos ojos.” Vea, ¿Qué es lo que pasa? La muerte se asienta, y no pasa mucho hasta que le arrincona. Le saca ahí afuera... después de que usted es viejo, eso le tomará, pero eso es todo lo que puede hacer. Eso es todo.

  22. Cada corpúsculo, todo que usted era en su mejoría, estará en lo más alto, Dios dice: “Ahora, el cuadro está pintado, eso es lo que yo quiero en Mi gran milenio que viene, así que Yo sólo... ahora, muerte, allí estás, pero tú no puedes tomarlos ahora. Tú puedes ir y trabajar con ellos pero tú no puedes llevártelos hasta que yo llame tu mano”. ¿Ve?.

  23. Entonces la gran Resurrección, entonces nosotros vendremos adelante. Todo lo que esa muerte nos hizo, eso termina en la muerte, y entonces despertaremos a una vida nueva. ¿No será eso maravilloso? Todas las canas se habrán ido, esa vejes se habrá movido, y seremos jóvenes para siempre y viviremos para siempre en la belleza del Señor, y nunca tendremos que enfermarnos, nunca tendremos que ser viejos, nunca tendremos que tomar medicinas, nunca estar en un hospital, nunca un chillido de ambulancia, ¿no será eso maravilloso?.

  24. Bueno, ellos nos llaman locos, yo creo que somos la gente más inteligente que hay en el mundo. Nosotros, yo lo digo, muy bien. Porque amamos a nuestro Señor Jesús. Y todo lo que esta Biblia contiene, esas promesas, y ellas son buenas. Y que bueno nuestro Señor ha sido. Hablemos a Su querido Ser ahora. Y si El nos habla la Palabra esta tarde, en un pequeño ejemplo de la Escritura, entonces saldremos temprano, para que así podamos regresar en la noche. Y yo creo que los muchachos repartirían unas tarjetas de oración. Vamos a orar por los enfermos como a eso de las seis y media o algo así.

  25. ¿Oramos? Nuestro Padre Celestial, estamos contentos de estar aquí entre la gente en el estado de Kentucky. Y yo sé que allí detrás de esos lugares, alrededor de esas viejas tumbas, muchas de ellas ni aun están marcadas. El viejo y pobre papá con un par de overoles puestos, y una camisa parchada, él no podía costear una tumba. Pero cuando él recargó su corazón, y puso ese bebé junto a su lado, y él puso una pequeña estaca, y una cruz. Pero Dios en el cielo en Sus grandes libros, Sus libros contadores allí, ahí está un nombre escrito. Tú sabes a donde está ella, a donde está su cuerpo.

  26. Yo estoy tan contento Señor de saber que Tú nunca nos olvidas. Y estamos contentos de ser asociados con Tus hijos hoy, quienes creen en Ti también. Y ahora, yo te pido Padre que Tú nos dejes venir hacia Tu presencia y dejar que Tu gran y augusto, Señor, sólo llena nuestras almas con bondad y bendiciones, no porque seamos dignos, somos indignos, pero porque Tu prometiste Señor, estamos buscando por eso.

  27. Ahora, la Escritura está toda atada junta. ¿Cómo es que la Biblia significa tanto que la habla?. Si podamos únicamente tener el Espíritu Santo para interpretárnosla. Nosotros solo la leemos, así como miramos debajo de ella, pero oh, como es que el Espíritu Santo dice: “hijo mío, tú estas mirando hacia Mi rostro ahora, cuando miras hacia esta Biblia. Esto es lo que Yo quiero que tú sepas. Y que pueda el Espíritu Santo tomar la Palabra de Dios hoy, y enviarla a cada corazón como tengamos necesidad. Y que podamos tener compañerismo alrededor de la Palabra ahora. Inspíranos. Porque Te lo pedimos en el Nombre de Jesucristo. Amén.

  28. En un lugar en la Escritura, encontramos en el Libro de San Lucas, y de toda la predicación en toda mi vida, yo nunca me he acercado a ese texto antes, es un texto nuevo para mí que yo nunca he tratado de tomar. Pero estaba sentado en mi cuarto de hotel hace un momento, algo me pareció dirigirme a este lugar. Leamos en el Evangelio de San Lucas y comenzamos en el capítulo siete verso treinta y seis.

Y le rogó uno de los fariseos, que comiese con él. Y entrando en casa del fariseo, sentóse a la mesa...

  1. El fariseo quería que Jesús viniera a su hogar a comer. Ahora, el caso de esto es que después de que lea todo el capítulo, usted estará bien identificado con esta Escritura y cómo habla.

  2. Pero ahora, así como volteamos nuestros pensamientos a esto, aquí hay algo mal. Es... sólo un poco de Escritura hasta el punto será suficiente para darnos la idea de lo que quiero hablar. Y mi tema sería: “Orgullo.” Oh, el orgullo es una cosa maldita, tan terrible; el orgullo es tan malo. Pero parece ser que hay algo errado así como entramos a nuestra pequeña escena. Y queremos verlo ahora, no desde un punto de vista doctrinal; sino de un ejemplo de la vida de Jesús, no para doctrina; pero allí seguramente hay algo equivocado, un fariseo queriendo ver a Jesús y teniendo una comida con El para compañerismo. Eso es totalmente contrario. Los fariseos odiaban a Jesús, ellos no tenían uso para El en lo absoluto. El era un Belcebú para ellos, un diablo, un engañador. Y ningún fariseo tenía nada que hacer con Jesús.

  3. Pero este Simón quería que Jesús viniera a El y tener algún... fuera entretenido por El. Ahora, hay algo raro con el cuadro. Cuando vemos una niñita siguiendo a la abuela todo el tiempo, una niñita como de seis o siete años siguiendo a la abuela; hay algo que está aconteciendo, los motivos son... han sido cambiados. Ahora, a una niña de seis o siete u ocho años, usualmente le gusta jugar con niñas de su edad. Pero si ella sigue a la abuela todo el tiempo, o es que la abuela es muy buena con ella, o la abuela la consciente, o ella es la mascota de la abuela mas bien. O quizá usted no sabe, la abuela podría tener una bolsa de dulces en algún lado. ¿Ve? La cosa de eso es el motivo que tiene la niña al seguir a la abuela. Y seguramente este fariseo, odiando a Jesús, tenía algún tipo de motivo detrás de eso que no era correcto.

  4. A los jóvenes les gusta salir con gente joven, a los niñitos les gusta jugar en las calles; la Biblia habla de eso en la profecía de Isaías. Los niñitos jugando en las calles, ellos tienen cosas en común: sus muñecas, sus cositas, sus caballitos y cosas. Los niñitos se juntan con los niñitos. Las jovencitas se juntan con jovencitas. La mujer de mediana edad con las de su edad, los ancianos con los ancianos.

  5. Los clubes de Rotarios tienen cosas en común, ellos se juntan en sus clubes para hablar sobre las situaciones acerca de la comunidad, o cómo es que ellos podrían cuidar de los pobres en cierta situación. Ellos tienen que juntarse. Y así como dice el viejo proverbio de Kentucky, y que lo oí de mi madre muchas veces: “Pájaros de un mismo plumaje se juntan.” Eso tiene mucha verdad. Usted nunca verá cuervos y palomas teniendo mucho compañerismo el uno con el otro. Ellos son dos tipos de pájaros diferentes; uno tiene una cosa, el otro tiene lo otro. Ahora, cuervo es un depredador, él sólo come cosas muertas. Pero la paloma no puede comer cosas muertas. Si la paloma come cosas muertas, entonces se moriría inmediatamente; no puede digerirlo. El pájaro que conocemos, que es llamado paloma, simboliza al Espíritu Santo, una paloma en la Biblia, esa paloma que no tiene ninguna hiel, no puede digerir cosas malas; porque si lo hiciera eso significaría la muerte de la paloma.

  6. Un tipo muy hermoso de un cristiano nacido de nuevo que no puede digerir las cosas del mundo, porque si lo hiciera, espiritualmente lo mataría inmediatamente, pero, ¿Se ha fijado usted en el viejo cuervo? Ahora, él puede sentarse sobre un cuerpo muerto que ha estado descomponiéndose, (en un lenguaje claro de Kentucky) pudriéndose, y él puede sentarse allí y comer todo el día; pero la paloma no puede ir y comerlo, eso apesta; y ella volará lejos. Pero el cuervo puede sentarse allí y comer todo el día, y entonces puede ir al campo de trigo y comer junto con la paloma también.

  7. Así también un hipócrita, un impostor; él puede ir al mundo y afiliarse con el mundo, y actuar como el mundo, y vivir en el mundo, y gozar los placeres del mundo, y venir a la iglesia y pretender ser un cristiano; pero el cristiano genuino no puede salir al mundo y regresar, hay algo mal. Así que eso muestra... “Muéstrame tu compañía, y te diré quién eres”. Déjeme ir a su casa y ver qué lee, déjeme escuchar que... ver qué tipo de música está tocando. Déjeme ver qué tipo de revistas, qué tipo de literatura lee. Déjeme ver su oficina y ver si tiene muchos de esos cuadros vulgares colgados. Y si me dice que es un cristiano, no le diré nada, pero en mi corazón yo observaré qué tipo de frutos está llevando. ¿Ve? Porque esa es su dieta. Oh, usted dice: “Yo pertenezco a la iglesia, no tiene ningún negocio en juzgarme, Hno. Branham.” Yo no lo estoy juzgando; la Palabra está juzgándole. Eso es cierto. Su fruto, su vida dice lo que es.

  8. Oh, este fariseo debió haber tenido un tipo de motivo detrás de esto. ¿Qué es un fariseo? ¿Qué es lo que la palabra fariseo significa? Nosotros no usamos esa palabra muy seguido en Kentucky, ¿Qué es lo que significa la palabra fariseo? En el griego significa un actor, alguien quien actúa. Oh, yo odio eso, alguien actuando, tratando de ponerse algo. Yo aborrezco eso. Muchas veces la gente está tratando de actuar como el otro individuo. Escuche, deje de tratar de actuar como el otro, y sólo actúe en sus propias convicciones, y usted caminará mejor. Sea usted mismo, eso es cierto.

  9. Usted vea cuántos niñitos van al cine, y regresan a casa y quieren actuar como los actores. Qué vergüenza. En Hollywood, los Angeles; yo tengo muchos servicios allí y encuentro que la mayoría de la gente ha crecido en todo el desarrollo de la gente americana para actuar. Nosotros somos grandes actores, fariseos. Ellos lo son, usted los ve, ellos están ante la escena tanto que todo el tiempo están actuando.

  10. Y en la gente americana, a través de la televisión y las películas, ellos han visto tanto de eso que se convierten así mismos así. Eso es muy malo, y lo metemos en la iglesia, actores. Hum. Dios no los quiere. Que esté lejos de nosotros ser actores, sea usted mismo, Dios quiere que usted sea así, yo odio ver a alguien tratando de ser algo que no puede ser. Qué desgracia, yo lo he notado muchas veces, y voces hermosas que Dios le ha dado a la gente, con talento. Y ellos sobre-entrenan eso, yo odio oír una voz sobre-entrenada, cuando ellos se paran a cantar y toman alguna nota tan alta que al cantar se ponen azules en sus rostros; sólo para mostrar a la congregación cuánto tiempo pueden ellos colgarse en su querida vida.

  11. Y cuando ellos regresan hacia abajo, esa gente no está alabando a Dios, ellos tienen sus mentes en esa nota. Yo amo un buen cantar antiguo pentecostal (Eso es cierto) a donde usted oía el piano y el órgano, a donde usted no tiene que tomar algún tipo de ritual o un programa elaborado, a donde usted levanta sus manos con lágrimas corriendo sobre sus mejillas, a donde no importa si usted pudiera cantar do—re—mi—fa—sol—la—si—do, o no, y sólo cantar en el Espíritu. Darle al Señor alabanzas desde el corazón. Todo fuera del programa. Usted tiene que salirse del programa del hombre para entrar en el programa de Dios (¿Ve?) salga de eso: oh; que Dios me libre de ser un actor; sea lo que usted es; Dios le bendecirá: a veces ven a los ministros hacer eso; ellos se suben al púlpito y hacen su voz muy grande: “Yo recibí mi título.” Eso hace que corran vibraciones sobre usted. Me siento apenado por ellos. La gente no quiere eso, sólo sea usted mismo, la gente le apreciará más. Usted no crea eso, sólo sea un viejo y completo sasafrás. [Algo muy común.—Traductor] Un jamón ahumado por leña, unas molasas de sorgo. Eso le hará bien, no se manufacture.

  12. Pero un fariseo, oh, yo odio esa palabra, un actor. Algunas hermanas hacen lo mismo, tienen mucha actuación. Oh, ellas cortan las narices de sus esposos con eso: “Juan, ¿Por qué hiciste eso?” sólo tan picantes como pueden serlo. Oh, Dios me libre de aún llamar eso sobre usted si tiene el espíritu que usted tiene. Pero deje que alguien le llame al teléfono: “Oh, ¿Cómo estás? Estoy tan contento de que me hayas llamado.” Actores, qué vergüenza: Angeles de la casa y diablos en el camino. Manufacturación. Seguro, usted sabe cómo le llaman entonces, no actores, no fariseos. Ir a la iglesia el domingo. Oh, cuán píos son ustedes, y el lunes por la mañana nadie podría llevarse con usted. Usted fariseo. ¿Qué bien le hace si usted va a la iglesia? Oh, hum. Ellos necesitan una conversión, eso es lo que usted necesita. Saque la cosa, la naturaleza de eso. Si es Metodista deberían de decir Amén a eso, porque eso es doctrina metodista, si yo lo entiendo correctamente, la santificación.

  13. Muy bien. Oh, pretendientes. Este viejo fariseo envió por Jesús, él tenía algo detrás de eso; él estaba cansado, mirando sobre la cabeza de la gente, difícilmente podía ver, está sudoroso. El vino todo el camino desde el sur de Palestina buscándolo. Las multitudes reuniéndose alrededor y él permaneció todo el día con el sudor en él, sus pies cansados y sudorosos corriendo por los caminos de Palestina, lleno de polvo y basura en el camino, así como venía corriendo. De vez en cuando se detiene y toma un poco de agua. Pero levanta Su cabeza y mira de nuevo, sonríe un poco: “Bueno, estoy tan contento de haberlo encontrado.” después de una larga conversación; después de que las multitudes comenzaron a irse; él comienza a introducirse, él tiene un mensaje, él está en su camino; el tiene un amo, su nombre es Simón, él es un mensajero, él ha corrido toda esa distancia ahora y debe llegar a Jesús, era un aldeano, (así como lo llaman en Palestina). Esos fariseos tenían muchos de ellos que hacían todo, peinaban sus caballos y arreglaban sus jardines y todo lo demás, y los cuidaban. Eran lacayos. Les pagaban un poquito y podían obtener lo que ellos quisieran con eso.

  14. Y este criado lo había buscado quizá por dos o tres días tratando de encontrarlo, porque su amo le había encargado de ir y encontrar a Jesús e invitarlo a su hogar para comer en cierta ocasión. Yo lo veo estirándose así entre la multitud, y él se topa quizás con Pedro o Andrés: yo no estuve allí; yo no sé; pero yo le oigo decir: “me gustaría ver a tu Maestro; señor:” Y por supuesto, Sus discípulos amados; ellos querían tratar de mantener a la gente alejada de Jesús; cuando estaba orando por los enfermos: y él dijo de nuevo: “me gustaría ver a tu Maestro": yo veo a Andrés llevarlo a donde estaba Jesús; a donde los enfermos y todos allí estaban; él le dijo: “Maestro; aquí está un hombre joven del sur de Palestina; quien viene con un mensaje; él ha venido de un largo camino; y dice que es de su amo: y desea hablarte” Y él dice... “Y se inclinó a El y le dijo lo que era su encargo, que su amo deseaba que El viniera y comiera con él”.

  15. Oh, si usted y yo hubiéramos estado allí, qué diferente hubiéramos mirado eso. Hubiéramos dicho: “Maestro, no vayas con ese hipócrita, no vayas con ese fariseo. El está ciego, él no sabe... él te odia. Hay muchos enfermos y demás, Tú tienes usada mucha de Tu fuerza, no vayas con un hombre como ese, él solamente te está tratando de usar, como dice el viejo dicho: ‘Como una tarjeta o algo así.’ el tiene alguna clase de alternativa mala de eso: no vayas con una persona mala como esa”

  16. Oh; yo puedo imaginarme a ese fariseo; un gran individuo; un gran hombre en su ciudad; caminando unos cuantos días antes en su carpeta egipcia muy fina y su gran sala perfumada; frotando sus grandes manos gruesas, (gordo) diciendo: “¿por que no pensé en eso antes? Ah—ah: bueno; ciertamente es lo que quiero, eso es; eso será para mí gran fiesta que estoy preparando: debí haber pensado en eso hace mucho tiempo: tú sabes; este hombre aquí; Jesús de Nazaret; está en todas la lenguas de la gente pobre; y te diré, que si tuviera los observadores parados aquí mirándole; y eso es todo lo que tengo que hacer; y ¿sabes qué? sería la persona mas popular en la ciudad: yo agregaría mas a mi popularidad: oh; debí haber pensado eso antes”

  17. Así que él mandó al muchacho en el camino para encontrarlo: “¿Qué piensa que el fariseo fulano decía?” El odiaba a Jesús de Nazaret, él creía que era un diablo, eso no estaría bien para el abogado tal y tal cuando lo tuviera aquí. “Por supuesto, todas las celebridades del pueblo vendrán a mi reunión, porque ellos saben que yo puedo alimentarlos bien.” Ciertamente, este era un fariseo rico, él tenía suficiente dinero, él podía hacer lo que quisiera. El tenía todos los trozos de carne del templo. El estaba en eso de los trozos de carne, él también estaba en todos los diezmos y ofrendas y todo lo que entraba. El tenía suficiente.

  18. Bueno, si algo de eso se repartiera, alimentaría a una familia común en dos años. Pero oh, él era un... El era un gran hombre en la ciudad, el doctor Simón fariseo. Yo puedo verle caminar hacia atrás y adelante y decir: “Ciertamente, yo enviaré mis invitaciones inmediatamente. Bueno, usted sabe, para que la gente pueda verme, yo tendré esto afuera donde está fresco, cuando ya haya pasado el calor. Saldré en el gran... tengo un hogar allí en el terreno donde está la vid, a donde las hermosas uvas cuelgan y ellas sólo... y su misma cosecha y el aroma de las uvas, esas son tan hermosas. Y saldré y pondré mi gran mesa especial allí. Y tendré al doctor fulano y zutano, y al doctor, etc., y toda la ciudad sabrá que soy un gran hombre, que mis grados me hicieron bien; yo soy un gran hombre. Yo—yo—yo—yo—yo—yo.” Eso es todo lo que puede oír, “Yo hice esto, yo ofreceré esto mejor, yo haré esto.” Yo, yo, yo, y no hay lugar para Cristo.

  19. ¿No es ese el cuadro hoy? “Yo haré esto y aquello. Me uniré a la iglesia, yo haré esto, haré aquello.” Dios tenga misericordia de nosotros. Allí estaba él, oh, él era un gran hombre, e iba a hacer más grande sólo por tener a Jesús allí sentado para entretenimiento. El no creía que El era un profeta. Aún así, Jesús lo era. El no creía que El era el Hijo de Dios, a pesar de que lo era. Pero él pensó: “Yo puedo tener a Ese hombre aquí, tendré más entretenimiento.” Así que él vio por El. Jesús nunca rompe una promesa. Los días pasaron, muchas cosas acontecieron. Y vino el tiempo para que este fariseo hiciera esta cena. Y Jesús les dijo a Sus discípulos: “Vamos a ir ahora, vamos a cruzar Palestina hasta el sudeste. Tomaremos nuestro camino porque no queremos llegar tarde.”

  20. Jesús nunca rompe una promesa, El siempre mantiene Su promesa, a pesar de lo que sea, El la sostendrá. El día se acerca y vemos al fariseo con su mesa puesta en el jardín, y todas las demás cosas allí, y la gente comenzando a reunirse. Qué gran hombre era éste. Y ahí vino el doctor fulano en una grande y fina carroza y hace que corran rápidamente, (sus lacayos) y agarran los caballos y los llevan al establo, y peinan sus caballos. Y él: “¿Cómo estás mi amigo? Estoy tan contento de verte, ¿Entrarás y estarás conmigo un rato?” Oh, puedo verlo halagarles: “¿Entrarán?” Bueno, aquí está un abogado, y etc. “Estoy contento de verte, mi amigo, ¿Entrarás?” “siervo, lleva sus caballos al establo.”

  21. Pero después de un rato él entra, y golpea los vasos, y etc. Y en la... en Palestina cuando ellos tienen una cena. Si usted ha estado allí. Ellos ponen una gran mesa así como esta, y ellos tienen a lo largo... usted no se sienta en Palestina como lo hace aquí, usted se acuesta y come. Ellos tienen como un sofá, y ellos lo ponen inclinado hacia la mesa así. Y todos se acuestan así y comen postrados hacia abajo con sus pies debajo de él.

  22. Y ellos prepararon todo, todos allí, el entretenimiento y todo lo demás, y el fariseo estaba teniendo un gran tiempo atendiendo sus celebridades. Lo primero que usted sabe es que Jesús arribó. Entró a la casa y se sentó. Y ellos no sabían Quién estaba allí. Nadie debió haber sabido acerca de eso, “¿De dónde viene?”

  23. Ahora, con un lugarcito tan pequeño, quizás sentado allí en la esquina. El fariseo estaba tan ocupado, él tenía que hacer otras cosas, las celebridades, las gentes grandes de las ciudades estaban allí, y él tenía que entretenerlas. Yo me pregunto hermanos y hermanas si nosotros no hemos puesto tanto tiempo en entretener a las celebridades y dignatarios, que olvidamos que Jesús está también en nuestros medios sentado allí en la esquina, nadie lo ve. Está sentado solo.

  24. Sus discípulos no podían entrar, ellos ni aún fueron invitados. Todos aquellos que no son invitados, así como son los orientales. Ellos se paran afuera y miran preguntándose. Y cuando algo está aconteciendo, oh, usted no tiene que preocuparse por la multitud, ellos están allí de todas maneras. Ellos vienen para mirar, son espectadores, ven lo que pueden. A ellos no se les permite entrar, pero ellos vienen y miran, se paran de talones y miran horas y horas observando el entretenimiento. Los pobres con su boca sedienta cuando ven las grandes carnes con especias, cordero asado con la mejor de las especias. Oh, grandes cosas traídas desde Egipto y Mesopotamia y todo lo demás.

  25. Bueno, este fariseo era un hombre rico, él podía realmente hacer una gran cena así. Dejar que los pobres se pararan y miraran. Ese es el grupo que recorrería el mundo para hacer un prosélito de un gentil, y hacerlo doble más hijo del infierno que lo que era al principio; orgullo, pomposidad; allí está El, Jesús sentado, olvidado. Yo me imagino que El se sintió incómodo, porque tenía los pies sucios. Cuando la gente viajaba en Palestina, en esos días ellos no tenían pavimentos y caminos, y carreteras pavimentadas como tenemos hoy. El estaba ahí sentado con sus pies y piernas todas sucias, Su cabeza sin ungir, sin beso en la mejilla, y Sus piernas con ese viejo polvo de estiércol y cosas del camino. Y el polvo a donde los caballos, las caravanas, las bestias de cargas van allí jalando y llevando cargas, y los animales arrojándolo ahí en el camino; los pájaros viniendo y regando eso y picoteándola alrededor, y después de un momento se convierte en polvo.

  26. Y la persona caminando... la ropa interior en Palestina llega a la rodilla. Y entonces la vestidura va encima de eso. Y así como ellos caminan, la mueven, y eso causa que los pequeños vientos soplen y quiten el polvo, y eso se convierte en algo sucio y apestoso y todo eso se pega a usted. Y allí estaba Jesús con los pies sucios, Jesús, ellos lo llaman, con pies sucios. Oh, eso hace algo en mí cuando yo lo digo. Jesús sin ser notado, Jesús con los pies sucios, hecho un mirón después de ser invitado.

  27. Yo me pregunto cuando usted tiene un servicio de oración, Lo invita a su iglesia, entonces El viene a hacer algo por usted, y usted lo deja a El sin atender, hay mucho de eso en nuestra vida de hogar y por todos lados. Cuando viene el presidente, bueno, ellos arrojan la alfombra desde el tren hasta el hotel. Ellos arreglan las calles y las jovencitas salen con flores y ellos arreglan con ramos las aceras, y cuelgan las banderas con cada señal de bienvenida. Pero cuando Jesús viene al pueblo, El tiene que permanecer en una pequeña misión en algún lado, son llamados locos fanáticos. Oh bueno.

  28. ¡Oh, ustedes fariseos ciegos! noten, Jesús con pies sucios. Jesús, esos pies que pronto iban a ser horadados por los pecados del mundo, sentado con polvo y estiércol, incómodo. Jesús está usualmente incómodo alrededor de un montón de gente rica de todas maneras. Ellos no le dan lugar, no le dan nada, sólo dejan que se siente: “Oh, con sus labios Me adoran, pero sus corazones están lejos.” Eso dijo el Maestro.

  29. Jesús con pies sucios, ahí está El sentado, sin atender, sin lavar, sin ser bienvenido. Dicen: “Jesús, ¿Tomas un lugar menor? Jesús, ¿Tomarás un lugarcito cuando hayas sido invitado a un hogar?” “Sí, Yo tomaré este lugarcito.” “¿Qué?” “El cuartito allá arriba de las escaleras, o quizá en el segundo piso, o un pequeño guardarropa, o abajo ahí en el closet.” Usted está avergonzado de El ante las grandes celebridades, ante su compañía. Usted tiene miedo o está avergonzado testificar de El para decir de Su gracia salvadora. “¿Pero, aún así, vendrás Jesús?” “Sí, Yo vendré de todas formas.” Eso me prueba que El es el Señor de señores, El es una gran persona, “Yo vendré de todas maneras, no importa cuán pequeño sea el lugar que prepares para mí, Yo vendré de todas formas.”

  30. Me gusta eso, El es mi Señor. “Yo vendré de todas formas, no importa cuán pequeño sea el lugar, Yo vendré.” A pesar de que usted le de al presidente todo, le de al doctor fulano una gran cosa. Pero cuando Jesús viene, El toma una esquina en un lado. Qué montón de fariseos, poniendo entretenedores y no amor. “Yo tomaré ese lugarcito.”

  31. Cristiano, hace un buen tiempo antes de que usted abriera su corazón, ¿Cómo Lo trató? Algunos de ustedes que han profesado ser cristianos, ¿Cómo lo trataron? De vez en cuando ustedes permiten que vengan ciertos programas. Un pequeño evangelista seco de algún tipo, y ustedes se ponen sus vestidos más bonitos, y su hermoso sombrero, y usted va a la iglesia. Usted no le dio a El un lugar de adoración, usted no podía testificar, pero El no le amonestó, El no le condenó; El está dispuesto a tomar un lugarcito, usted no le dará todo su corazón. El tomará lo que usted le permita tener. “Ven mi Señor”, y usted se va a casa. “Oh bueno, lo haré el siguiente mes, yo regresaré de nuevo a la iglesia.”

  32. Cómo usted lo elevó en la multitud, sus pequeñas fiestecitas y todas sus cositas, sus entretenimientos. Bueno, usted fariseo, qué vergüenza que trate al Señor mi Jesús así. Cuando El viene al pueblo usted habla mal de El, lo sobaja; abra sus ojos, Él viene a visitarle, usted lo ha llamado para que El esté en sus cultos de oración. Pero cuando El viene, entonces usted no quiere darle ningún lugar. Qué lástima, qué gente tan ciega puede ser.

  33. Qué oportunidad tuvo este mensajero, que caminó a los pies de Jesús. Oh, desearía que yo pudiera tomar su lugar, desearía haber estado allí ese día y haber hecho algo más de decirle a El de lo que algún fariseo dijo. Yo lo hubiera abrazado, hubiera hecho todo lo que hubiera podido para conocer la oportunidad de estar parado en la presencia de Jesús. Así como la gente ciega estaba en aquel día, así está hoy con su mismo pensamiento, la oportunidad que es presentada a la gente al aceptar a Cristo, y camina y se aleja y lo deja a El sin adorar y sin ser recibido.

  34. Usted sabe, la costumbre en el país de Palestina, lo primero que sucede cuando es un invitado a un entretenimiento regio así, cuando usted viene a la puerta, está todo sucio, apesta. Usted no llena los requisitos para ese entretenimiento. Usted se avergonzaría caminar en esos hogares tan bonitos con todos sus pies y todo lo demás, como se ve y sudoroso y todo lo demás. ¿Cuál es la primer cosa? Cuando un invitado llega, ellos toman un lacayo, el hombre más pobremente pagado en el trabajo.

  35. Cuando yo pienso que mi Señor se sobajó y lavó los pies de la gente, El tomó el lugar más bajo, cuando El merecía el lugar más alto. Pero El tomó el lugar más bajo para lavar lo sucio de sus pies, y se convirtió en el más humilde de los siervos. No hay otro siervo que tenga un trabajo tan humilde como el lacayo que lava los pies.

  36. Pero cuando usted viene a un hogar de ese tipo allá en el país oriental, Palestina, el lacayo lo encuentra en la puerta, va a uno de los pozos y saca una gran cubeta de agua clara y buena, y le quita las sandalias o los zapatos, y pone sus pies en sus rodillas y lava todo su polvo y suciedad y estiércol y toda esa cosa de su cuerpo. Y entonces él toma otra toalla y limpia sus pies, y talla sus pies, y los lava y los pone abajo. Y entonces toma sus sandalias y las pone arriba sobre una pequeña manta así, y las pone ahí junto a la puerta de entrada. Entonces él va y encuentra un par de pantuflas muy finas de satín y algodón. Ellas son suaves. Ese es el complemento del invitado. El hace eso, él las tiene allí listas, las pone sobre sus pies hasta que encuentra las que le quedan más cómodas. Y entonces sus pies son lavados y él lo lleva a otro lugar y allí está un hombre que le encuentra en la puerta, y él tiene una pequeña vasija en su mano, un pequeño jarrón así, y usted lo toma y pone aceite en sus manos.

  37. Ahora, ese aceite es hecho de una muy fina esencia, este aceite. Lo que sea, es un arbusto que crece en Arabia, de donde ellos lo obtienen. Una florecita floreciendo como una rosa, y entonces cuando la rosa se marchita, ella deja un pequeño bulbo que se endurece como una manzana. Y esa es la cosa que hace este árbol, pero usted puede tomarlo y enrollarlo en sus manos. Yo vi una celebridad rusa una vez que tenía dos de ellas, usted podía enrollarlas en sus manos así, y la esencia permanecía en su mano por dos semanas. Eso es muy caro y cuesta mucho dinero. El aceite se envejece y huele mal en pocos días. Pero ellos ponen este aceite hasta que eso se convierte... oh, eso conserva ese aroma por años. Eso fue alguno de los tesoros que la reina de Seba le trajo a Salomón.

  38. Y ellos le dan a usted eso, y lavan sus manos con eso, le dan una toalla y usted frota sus manos. Entonces la otra cosa que le dan, es algo más de eso, y ustedes lo ponen en su cuello, en la espalda de su cuello, en sus mejillas y en su frente. Ambos, hombres y mujeres en Palestina deben hacer eso, porque los rayos del sol son muy calientes. Ellos hacen eso, entonces eso crea un olor; entonces después usted lava la mayoría de eso, y usted está refrescado. Sus pies están lavados, usted está lavado, sus manos están limpias, su cara está limpia.

  39. Entonces usted es llevado hacia el cuarto a donde está el anfitrión. Y cuando usted lo encuentra, usted toma... él toma su mano derecha y la pone sobre su hombro izquierdo, entonces usted se inclina. Y entonces él... Usted toma su mano derecha y la pone en su hombro izquierdo y él se inclina. Entonces él le besa de un lado de la mejilla hasta el otro lado de ella. Y esa es la bienvenida. Esa es la diestra de compañerismo. Cuando el anfitrión le besa, usted es un hermano, usted es bienvenido.

  40. Jesús fue muy cuidadoso de lavar los pies del doctor fulano, o el fariseo, más bien. El tuvo mucho interés por las celebridades. Pero aquí estaba Jesús con los pies sucios, aquí estaba sentado sin ser bienvenido, sin aceite sobre El. Aquí está Jesús sin ningún beso. Y, aún así, El dejó Su trabajo y vino todo el camino de Palestina para cumplir Su promesa.

  41. Yo me imagino que El era miserable estando allí sentado. Todo el resto de ellos, y los fariseos testificando allí de diferentes cosas que habían sucedido, y ese pobre Jesús sentado allí con los pies sucios, sin ungir el rostro, sin beso; Jesús quiere ser besado. Hay una Escritura en el Salmo 2 que dice: “Besad al hijo porque no se enoje.” “Besad al hijo.” Oh, ustedes nunca sabrán lo que eso significa hasta que usted haya besado al Hijo. “Besad al hijo, hazlo sentir bienvenido en tu corazón.”

  42. Pero El se sentó allí sin ungir y con los pies sucios. Oh, qué avergonzado estaba, los fariseos tenían esta gran diversión, él estaba tan ocupado atendiendo a los grandes hombres de la ciudad, y saber que Jesús estaba sin ser atendido. Pero El vino de todas formas, ¡Oh mi Dios!, ¿Cómo fue, cómo ese lacayo ahí en la puerta estuvo sin lavar Tus pies? Dios, yo deseo haber tenido el trabajo. Cómo hubiera amado haber lavado Tus pies en la puerta. Cómo yo hubiera amado tener que atenderlo, tomar mi vasija de agua cuando yo sabía que El estaba allí sentado.

  43. Pero allí estaba El con los ricos y los orgullosos. A ellos no les interesaba nada acerca de El. El era sólo un entretenimiento. El era algo para hacer que la gente se fijara y mirara. No hay duda que él tenía en Su corazón pedirle que le hiciera un milagro o algo así.

  44. Y mientras El estaba ahí sentado, ahí afuera en las calles estaba una mujer realmente muy mala en la ciudad, una prostituta. No entraremos en detalles acerca de eso, usted sabe lo que es, una mujer de mala fama, caída. No la condene. Escuche, antes de que pueda haber una mujer caída, tiene que haber también un hombre caído. Quizá algún cariñito que ella lo hubiera amado en su corazón, hasta que él exprimió el fuego de la... de su vida bajo sus pies, y la introdujo a ese tipo de vida.

  45. La Escritura dice que ella era una gran pecadora. Nadie quería nada con ella, pero todos la conocían. Ellos sabían quién era ella. Ciertamente. Ella era una gran pecadora. Y quizá al pasar por ahí no era bienvenida entre la gente, ella era despreciada. Pero ella se elevó en sus talones y miró hacia arriba y vio a mi Señor sentado en la esquina con los pies sin lavar; estando sentado sin ser bienvenido ante los ricos. Eso fue mucho para ella. Ella dijo: “No, estoy segura que es El.”

  46. Usted nunca ve a Jesús al menos que usted Le conozca cuando le vuelva a ver. Nadie puede nunca mirar sobre de El y olvidar Su apariencia. Yo puedo pensar que ella dijo... Ella le pudiera haber oído en algún otro lado. Ella dijo: “Oh, ahí está el gran Maestro, pero aquí está El con los fariseos y ellos no lo quieren.” Oh, ella se volteó. Puedo verle decir: “Oh, yo—yo no puedo. Oh, debo estar enloqueciendo. Seguramente que no podría hacer eso. Oh, ¿Pudiera yo hacerlo?” Puedo verla recoger sus ropas y comenzar a caminar en la calle. Puedo ver a dos hombres mover sus brazos y decir: “Mira lo que viene.” Oh, seguro que usted es demasiado bueno, me gustaría ver esos ojos y ver cuán bueno es.

  47. Usted dice: “Hno. Branham, yo no soy prostituta.” Yo no quiero decir sexualmente. La prostitución está en un nivel más alto. Usted puede prostituir su tiempo, ¿Cuánto tiempo para El? Prostituir sus propios motivos egoístas, el ir alrededor y decir: “Bueno, yo pertenezco a esta iglesia, yo soy mejor.” No usted no, usted puede prostituirse de otra forma que sexualmente. El Espíritu Santo le habla a su corazón y usted dice: “Yo no quiero nada con eso.” Ustedes fariseos ciegos, prostitutos, ¿Qué es lo que pasa con usted? Cometiendo adulterio con el mundo. Eso es lo que usted está haciendo.

  48. Oh, usted dice: “Yo pertenezco a una iglesia.” Y ser tan frío e indiferente. Usted puede decir oraciones bonitas. Oh, yo odio esa cosa farisea. Oh, usted ora y hace cada coma tan perfectamente y cada punto tan perfecto. Usted ora tan hermoso. Usted no puede hablarle a Dios así. Usted está escuchando lo que usted está diciendo y puntualizando su oración. Oh que Dios le ayude a soltarse mientras ora y se detenga de decir esas oraciones.

  49. Oh fariseos, muchos de ellos, fariseos. Usted dice: “Yo pertenezco a la iglesia.” Eso está bien. Seguro que usted lo hace. Pero, ¿Qué actitud toma usted hacia mi Señor? Cuando El quiere venir a usted y bendecirle usted no lo hará: “Oh no, yo no creo en ese tipo de cosas.” Ese es el mismo grupo del cual le estoy hablando, muy religioso, pero muy farisaico. Lo que dije que ellos eran al principio. Actores, deje de actuar religiosamente. Consiga una vieja experiencia a la antigua de regeneración, nacida de nuevo. Mi Señor, El desea verle a usted, El lo está esperando, El toma ese lugarcito en la esquina, El nunca le amonesta a usted por eso. El le ama, usted vaya a la iglesia una o dos veces al mes, usted piensa que ya ha hecho su obligación. Oh, si usted sólo le amara, usted iría cada noche y cada día en algún lado, y hablar con El si usted le amara. Pero el problema de esto es que usted sólo actúa a la iglesia, actúa religiosamente, qué lástima, es tan malo que aún tengamos que hacerlo.

  50. Esta pobre mujercita, puedo verla toda difamada, yendo por la calle. Y sube un poquito unos escalones a donde entra a un pequeño desván allá arriba. Su corazón está saltando. Ella no puede quitar ese cuadro de su mente. Oh, Dios, cualquier que Lo ve en la simplicidad de Su Palabra y de Su amor, eso nunca le dejará a usted, algo estará siempre junto a usted.

  51. Ella Lo ve, ella va hacia arriba de las escaleras, y abre su cajita de ahorros y saca algo pequeño, un pequeño saco, lo saca, lo toma, el montón de monedas caen sobre la mesa. Y al caer las monedas, ella las vuelve a levantar; y ella ve ese rostro ante ella. Las lágrimas están corriendo por sus mejillas, baja su mentón y dice: “No puedo hacerlo, no puedo, porque El sabe de dónde viene ese dinero, El sabe cómo ahorré ese dinero. No puedo hacerlo.” Quizá ella se hace hacia atrás de nuevo. Entonces se estira y lo vuelve a tomar. Ella dice: “No puedo, ¿Qué es lo que sucede conmigo? Pero veo que El vino por el camino cruzando el país y no es atendido, ¿Qué puedo hacer por esto? Esto es todo lo que tengo, seguramente que El entenderá. Ciertamente que El entenderá, ciertamente que El lo hará. Es todo lo que tengo, seguramente que El lo hará.”

  52. Y puedo verla, así como ella está temblorosa, y toma eso en sus manos, lo pone en su pecho, quizás en sus medias, lo envuelve en la parte de adentro, envuelve sus ropas alrededor de ella, y sale a la calle a una gran tienda de perfumes. Ella entra y allí está un viejo individuo con nariz de gancho detrás de la caja contando su dinero: “Bueno, no fue un buen día hoy, esto no rindió, fue mal día.” Todo eso así, como un ortodoxo podía ser en su religión.

  53. Ella entra a la puerta. Cuando él viene a la puerta, puedo oírle decir: “Uh, ahora mira.” Oh, ella era bien conocida. Todos la conocían, seguro. Todos conocían a esta mujer. Ella entra a la puerta. Bueno, él no caminó hacia ella amablemente como debía haberlo hecho, y decir: “¿Cómo está usted? ¿En qué puedo ayudarla?” El dijo: “Bueno, ¿Qué es esto?” Ella puso el dinero en la caja. Oh, el ruido del dinero, seguro que cambió las cosas. El pertenecía a ese grupo que decía: “La ganancia de esto es, es que sigamos a José en la tumba, ¿Qué ganancia sería?” Oh sí, eso es lo que la gente dice hoy, ¿Qué puede usted ganar con eso, cuánto dinero hay en eso? Fariseo ciego, Jesús está aquí, y El quiere ser atendido, y ustedes lo han invitado.

  54. Ella dijo: “Allí está el dinero, quiero una caja de ungüento, lo mejor que tenga en la tienda.” El dijo: “Veamos cuánto dinero tienes”. Y ella lo puso allí, y tenían ciento ochenta denarios. El lo contó todo y dijo: “Sí, tú tienes suficiente.” ¿Qué? Ella quería lo mejor. Ella dijo: “El merece lo mejor.” Y El lo merece, El merece lo mejor que usted tenga. No le de una esquinita, dele todo lo que tenga. El merece lo mejor que tenga y lo mejor que usted pueda hacer. Eso es todo lo que ella tenía. Ella sabía cómo lo había obtenido. Ella dijo: “Odio hacer esto de esta manera, quizá estoy fuera de orden, pero es lo mejor que tengo.” Ella no discutió con él por el precio, no era eso, ella sólo quería lo mejor. ¿Lo ve? Ella quería lo mejor y dijo: “Va ir a lo mejor, ¿Por qué no darle a El lo mejor?”

  55. Ella levantó la caja de ungüento y lo puso en su pecho. Y comenzó a salir. Puedo ver a ese viejo judío de nariz curva mirando allí. Otros dos hombres la agarraron cada uno del brazo y dijeron: “Mira quién va allí, me pregunto qué es lo que tiene allí.” Oh, ustedes fariseos que juzgan a alguien más. Mírense de vez en cuando ustedes mismos. Oh, ustedes quizás no estuvieran errados en sus acciones sexuales, ustedes quizá no bebieran licor. Pero oh ustedes fariseos, ¿Qué le están haciendo a mi Señor? ¿Qué le están haciendo a El hipócritas de corazón frío? Ustedes Lo rechazan. ¿Qué harán por El? ¿No pueden hacerlo? El ver Su presencia alrededor de ustedes y saber que El está aquí queriendo bendecirles y atenderles. Pero son tan buenos. Ustedes nunca se han vuelto miserables, ustedes deberían mirarse a sí mismos en el espejo de Dios alguna vez y ver cómo se miran. Su justicia propia, todas sus formas y cosas mimadas desvaneciéndose, sus pequeñas tradiciones.

  56. Puedo verla, ella debía de apurarse, se estaba haciendo tarde. Es mejor tarde que nunca. Y cuando llegó allí. Ella pudo decir cuando estaba alrededor de la multitud dónde están los ricos, ella pudo oír el ruido de los vasos de vino. Usted sabe, es algo así. Ella fue a donde ellos estaban, se preguntaba a dónde estaba El. Ella estaba toda excitada ahora. Ese judío rascó su cabeza y miró otra vez a esos hombres ahí en la esquina y dijo: “¿Qué es lo que pasa con ella? Había lágrimas bajando por sus mejillas, ha estado llorando. “Me pregunto a dónde irá ahora, me pregunto qué sucedió.” Y así como ella miró y vio Su rostro dijo: “El no habla como esos fariseos, El es diferente. Ese Maestro es un poco diferente a los fariseos.” Ella sabía que había algo diferente cuando ella miró y pensó: “¿Cómo voy a llegar allí, entrar a ese lugar rico, ¿Cómo puedo hacerlo?” Pero la cosa es que ella lo hizo. Ella dijo: “Un día yo le oí decir: ‘Venid a Mí todos los que estén cargados y cansados que Yo los haré descansar.’”

  57. La cosa no era cómo iba a entrar allí, ¿Cómo iba a hacer un esfuerzo para llegar allí? La puedo ver abriéndose paso por la multitud, no importando lo que dijeran; ella estaba en camino para encontrar a Jesús. ¿Hace usted eso? ¿Se abriría paso en su camino en medio del mundo hoy? ¿Podría abrirse paso en su camino sobre las vulgaridades y las películas y bailes y todo eso que usted hace y se llama a sí misma una cristiana para llegar a Jesús? ¿Podría usted hacer a un lado sus entretenimientos mundanos y sociales y venir al Señor Jesús para ser atendido por El? Dios tenga misericordia. Ella se abrió camino allí. Ella iba a llegar allí a pesar de cuán vil fuera ella. Oh, yo sé que estaba fuera de orden. Seguro, Dios nos ayude a nosotros salirnos de orden de vez en cuando. El problema de esto es que usted tiene mucho orden. Sálgase de orden, yo espero que la Iglesia se salga de orden lo suficiente para ser salva.

  58. Yo recuerdo cuando Jesús me salvó. Oh, ¡Yo nunca olvidaré eso.! Este pequeño corazón mío de Kentucky estaba gritando a noventa millas por hora. Yo lloré, clamé, grité, no me interesaba quien estaba parado alrededor; yo no estaba poniendo atención al orden, yo estaba en la presencia de Jesús, yo le amaba. Ella no estaba fijándose cuánto orden tenía, o cuánto estaba afuera ella de orden. La cosa principal era llegar a Jesús. Ahí estaba El sentado con los pies sucios, estaba sentado sin un beso, El no era bienvenido, y ella quería hacerlo sentir bienvenido. A ella no le interesaba acerca de sus viejas órdenes farisaicas, acerca de sus viejas tradiciones y nominaciones. Ella estaba presionando su camino para llegar a Jesús. Dios nos ayude a tener un avivamiento así, en donde los hombres y mujeres se abrirán paso a través de las multitudes y las denominaciones y las barreras hasta que ellos lleguen a la presencia de Jesús.

  59. Sí, ella quería llegar a Jesús, El tenía los pies sucios, mi Señor Dios sentado allí con pies sucios, a donde pronto un soldado romano iba llevar a embalsamar Su cuerpo para la salvación del mundo. Pies sucios, quizás El me perdone por eso. Oh, eso me hiere, pero Jesús con pies sucios, sin besar, sin ser amado: “El vino a los Suyos, pero los Suyos no le recibieron.” Venir y guardar Su promesa, y entonces estar sin ser atendido.

  60. Bueno, ustedes que oran por un avivamiento en un año dentro y fuera, y cuando eso viene en su vecindario ustedes piensan que es fanatismo. Sin atenderle, Jesús, pies sucios. Oh, si eso no debiera romper el corazón de cada hombre y mujer, sin atención, oh, las celebridades y cosas grandes van hacia delante, pero Jesús sin atenderle. Oh, bueno.

  61. Note así como esto se mueve hacia delante. Ella corrió rápidamente y fue a Sus pies. Así como El estaba ahí acostado y estirado, ella vio Su rostro y dijo: “No puedo, no sé lo que ha sucedido, yo estoy a un lado de mí, yo misma.” Y estaba llorando. Dios nos ayude a hacernos a un lado nosotros mismos de vez en cuando. El problema de esto es que usted es tan ritual, tiene que orar de cierta manera, terminar con un “Amén” como una cabra moribunda con calambres: “Ah-mén.” Pararse en el coro y cantar con las caras pintadas y las uñas de Jezabel y actuar como algo que yo no sé y llamarse a sí mismas cristianas. Ustedes fariseos ciegos, ¿Qué es lo que pasa con ustedes? Mi Señor está en la ciudad, y ustedes ¿No lo atenderán en su corazón?

  62. Ahí está El sentado, ella llegó a Sus pies, puso la caja en el piso y comenzó a levantarse. Ella no podía. Ella estaba llorando tan duro que no podía levantarse. Ella se inclinó un poco y no podía levantarse. Se dio cuenta que estaba parada junto al agua de pureza. Se dio cuenta de que estaba parada junto a la única Cosa que la podía perdonar.

  63. “Hay una fuente llena con la sangre extraída de las venas de Emanuel.” Lo único que podía lavar sus culpas. Ella estaba en la presencia de eso, una prostituta, ella vino como estaba; ella no sabía que hacer. Estaba llorando, ella tenía sus manos hacia arriba, ella no podía soportarlo, ella estaba mirando y allí estaba El. “Oh, es posible.” Ella dijo: “¿Es posible que sea El, el amado? ¿El que yo oí decir: ‘Venid a Mí todos los que estén cargados y cansados?.’ Dios, Tú conoces mi corazón, yo no tengo que hablar una palabra, yo no puedo, estoy fuera de mi misma.” Y ella intenta y llora y las lágrimas bajando por sus mejillas, resbalando, corriendo hacia abajo sobre los pies sucios de Jesús. Las lágrimas derramándose hacia abajo de sus mejillas sobres Sus pies sucios.

  64. Lo primero que usted sabe es que ella está frotando Sus pies y las lágrimas derramándose hacia abajo. Qué bendición, lágrimas de pesar, de pureza, lágrimas de arrepentimiento derramándose hacia abajo y lavando los pies sucios de Jesús... Oh Dios, ten misericordia, lágrimas de pesar, qué hermosa agua, ella estaba... qué agua rociadora, viniendo desde su corazón: “Señor Dios, yo no soy buena, pero no puedo soportar el verte de esta manera.” Y las lágrimas derramándose hacia abajo de sus mejillas y ella frotando Sus pies, lavándolo con sus lágrimas. Allí estaba la caja de ungüento, y lo primero que sabe en su condición histérica, con su cabello hacia abajo, los rizos cayendo, y antes de que ella lo supiera, ella tenía su cabello limpiando Sus pies con el cabello que estaba sobre su cabeza.

  65. Dios sea misericordioso, oh, mi Señor, y ese montón de fariseos de corazón frío sentados allí, indiferentes. Oh, limpiando Sus pies benditos con los cabellos de su cabeza... Algunas de ustedes mujeres para hacer eso hubieran tenido que pararse sobre su cabeza, porque usted se corta su cabello. Eso es cierto. Yo no lo digo como un chiste. La Biblia dice que la gloria de una mujer está en su cabello. Y ustedes se lo cortan.

  66. ¿Qué era eso? ¿Qué era? Era su gloria. La única cosa decente que tenía era su cabello largo. Y eso cayó hacia los pies de Jesús. Sus lágrimas, todo lo que ella era, estaban derramándose hacia fuera a Sus pies, lavando los pies sucios de Jesús. Qué forma... Yo sé que no estaba en orden. ¿Pero qué le importa a usted acerca del orden? ¿Qué salió con la multitud? ¿A usted qué le interesa eso que ellos hacen? Usted está en la presencia de Jesús.

  67. Ella no estaba interesada en lo que esos fariseos decían. ¿Recogió Jesús Sus pies y dijo: “Hey, tú no debes de hacer esto.”? No señor, El se quedó perfectamente quieto. Ella estaba correctamente en orden, lavando los pies sucios de Jesús, con sus lágrimas de pesar, secándolos con la única gloria que tenía; su cabello. Poniendo todo a Sus pies preciosos. Ella estaba fuera de sí misma lavando, ella difícilmente sabía lo que estaba haciendo. Después de un rato ella se levantó, ella no supo cómo... miró alrededor. ¿Dijo Simón alguna cosa? Sí, oh, más tarde él hizo sus observaciones. Puedo verle tornarse rojo en su rostro, sus ojos de lagarto de hierro duro cortándola. El se puso rojo y blanco de ira. Puedo oírle hacer [El Hno. Branham tose y esclarece su garganta.—Editor] su programa siendo interrumpido. El dijo en su corazón: “¿Sabes qué tipo de mujer es la que está parada ante Ti?” El pensaba que eso heriría Su reputación.

  68. Bueno hermano, la reputación de Jesús es hecha cuando El está en la presencia de pecadores. La reputación de Jesús no es herida por los pecadores, es hecha en la presencia de pecadores. Allí lavando sus pies. Ella se levantó y tomó la caja de ungüento. Todo lo que ella tenía estaba allí. Su cabello colgando, ella quitó esa tapa, la rompió, y lo derramó todo. No guardó nada para el día lluvioso, ella lo derramó todo en Sus pies, porque era todo lo que tenía, su gloria, a sí misma, sus lágrimas de pena. Y todo el dinero, toda la cosa estaba en la caja de espicanardo. [Aceite vegetal oloroso.—Traductor] Ella lo derramó sobre Sus pies. Oh Dios, ten misericordia de nosotros, generación impía y almidonada en la que vivimos, fariseos, entreteniendo. Derramó eso en Sus pies...

  69. Y usted sabe, Simón dijo: “Si El supiera, si este hombre fuera un profeta, si pudiera ver visiones como El dice que lo hace, si pudiera ver visiones, si El fuera un profeta, El sabría qué clase de mujer es la que está lavando Sus pies.” Oh, tú hipócrita ciego, Tú eres muy buenito para conocer lo que Jesús significa. Tú eres tan bueno que lo has tratado a El igual, por eso aún no eres salvo hoy. Esa es la razón que no tienes el Espíritu Santo porque así lo has tratado. Has estado avergonzado. Oh fariseo ciego, se puso su justicia propia y dijo: “Si El fuera un vidente, si fuera un profeta seguramente sabría qué clase de mujer es esa.”

  70. Puedo ver a Jesús la primera vez que entró por la puerta sintiéndose confortable. El estaba... atendiendo pecadores. El se levantó y dijo: “Simón, tengo algo que decirte, tengo que hablar unas cuantas cosas contigo. Simón, cuando Yo vine a tu casa...” Oh Dios, “Cuando Yo vine a tu casa.” ¿Sabes de que estoy hablando fariseo? “Cuando Yo vine a tu casa, tú no lavaste Mis pies Simón, tú nunca me diste algún ungüento Simón, tú nunca me diste el beso de bienvenida Simón. Tú sólo Me dejaste allí después de que tú me trajiste aquí, me invitaste, Yo vine, y tú no me diste aceite para mi cabeza, tampoco me diste agua para Mis pies y no me diste el beso de bienvenida.” Pero esta pobre mujer (¿Qué es lo que ella hizo todo el tiempo?) [El Hno. Branham lo ilustra.—Editor] besó Mis pies.” ¡Aleluya! “Besó mis pies.” Dijo: “Desde que ella entró a la casa.” Dios tenga misericordia. Dijo: “Ella no ha cesado de besar Mis pies desde que entró a la casa.” Oh Dios, yo no puedo predicar ya más, cuando pienso en mi Señor obteniendo esa misma clase de atención hoy.

  71. Oh, “Esta mujer no ha cesado de besar Mis pies desde que entré, y tú no me diste agua para lavarlos, no me diste ungimiento, aceite para poner sobre Mis manos, Mis labios y Mi rostro, no me diste el beso de bienvenida ni me dijiste que Yo era bienvenido de venir a tu casa. Pero esta mujer continuamente ha besado Mis pies.” Oh, escuche lo que El dijo, El se volteó de Simón y miró esta pobre, miserable y desgraciada, con su cabello colgando hacia bajo, mojada con lágrimas, y con la desgracia del camino sobre de ellos. Sus labios aceitosos del espicanardo a donde ella había estado besando Sus pies, sus lágrimas bajando por sus mejillas... oiga lo que El dice: “Tus muchos pecados te son perdonados.” Oh Dios, “Tus pecados que eran muchos, son perdonados.”

  72. Oh Dios, esta generación incompleta, ¿No puedes ver al Señor entrando en tu casa y ser entretenido, adorado, glorificado, magnificado? Oh, que Dios sea misericordioso a ustedes. Oremos, inclinemos nuestras cabezas por un minuto. Algo me está diciendo: “Ahora, ahora.” Dios, Jesús, pies sucios, Jesús sin ser atendido ni besado, Jesús sin ser bienvenido... Padre misericordioso, Bajarás en este día y mostrarás Tu corazón ante esta congregación, para que ellos puedan saber que Tú eres Jesús. Y ellos han fallado en atenderte. Ellos aman sus cositas mimadas, sus organizaciones y denominaciones. Y ellos aman sus asuntos sociales en la iglesia, las cosas auxiliares de las mujeres y muchas otras cosas que a ellas les gusta ir y hacer. Los hombres aman sus partidas de barajas y sus cosas aconteciendo y no atienden a Jesús.

  73. Oh Dios, mi Sanador, mi Salvador, mi Conservador; oh Dios, ¿Dónde estaría sino fuera por Ti? Dios por favor habla a los corazones que están fríos e indiferentes hoy, hazles saber que Tú estás aquí con el mismo cuidado de amor observador. Tú estás vigilando, Tú ves a aquel que viene a casa que ha sido tan indiferente, que ha estado vagando por las calles mucho tiempo “Oh, ¿Por qué esperas mi hermano? ¿Por qué tardas tanto? Jesús está esperándote para darte un lugar junto a Su trono santificado, ¿No dejarás tus caminos impíos?” ¿No dejarás tus pequeñas actitudes y vendrás a El hoy? ¿Cuántos aquí, mientras oramos con sus cabezas inclinadas, sólo se ponen de pie y dicen: “Dios, ten misericordia de mí, yo estoy viniendo hoy, estoy queriendo, Señor, hacer algo. Quiero atenderte en mi corazón hoy como mi Salvador. Quiero dejar todas esas cosas del mundo, quiero rendirme de cada placer que el mundo tiene.”

  74. “Quiero ser llenado con Tu bondad, que sólo sepa que eres Tú. Yo Te he invitado, pero Te he rechazado, Te dije que yo te serviría cuando mi bebé murió, Te lo dije cuando mi madre murió, cuando puse flores en la tumba de papá y dije: ‘Dios, algún día Te serviré,’ pero Te he llamado y Te he rechazado, pero hoy vengo. Cuando el predicador puso aquí una estaca en el terreno, cuando mi bebé o mi mamá estaban muriendo y yo dije que ese día Te serviría Señor. Pero yo he sido un fariseo, un actor; nunca realmente he venido a Ti, pero aquí estoy viniendo ahora. Voy a pararme Señor, para probarte que yo Te amo. Yo no estoy avergonzado de Ti. Tú has hecho tanto por mí. Algún día cuando esta vida termine, oh Dios, quiero pararme como esa prostituta se paró aquel día. Yo no quiero hablar con El, yo soy indigno de hablar con El. Pero quiero decir: ‘Jesús, déjame besar esa herida encima de Tu pie, ¿Lo permitirás Jesús? Sólo déjame besar esa marca que fue hecha ahí por mí.’ Oh Dios.”

  75. Yo no soy un bebé, pero oh, ¿No está avergonzado de sí mismo? ¿No está avergonzado de la manera en que trata a mi Jesús? Sólo fue allí y se unió a una iglesia y nunca tuvo una conversión. Usted aún ama las cosas del mundo, aún toma el entretenimiento del viejo mundo y lo goza. Oh, usted no sabe lo que es ser nacido de nuevo. No sabe lo que es tener compañerismo. Usted piensa que es lo suficientemente bueno, pero usted no lo es. No es cuán bueno usted sea, es cuánto usted le ama. Usted le ama a El. Usted guarda Sus mandamientos. ¿Se pondrá de pie ahora como un testigo a Dios? Diga: “Señor Jesús, me estoy cansando de ser un hipócrita, un viejo actor fariseo, que tengo religión, cuando no la tengo, Quiero venir en mi corazón ahora mismo. Si puedes hacer que esos tullidos y cojos salgan de sus sillas de ruedas o camillas, que el ciego vea y el sordo oiga. Yo sé que Tú eres Dios y estás hablando en mi corazón.”

  76. ¿Le gustaría ponerse de pie ahora, hombre o mujer, muchacho o muchacha, y aceptar al Señor Jesús? ¿Qué es lo que pasa aquí? Hay algo mal. No me diga que no sé, ¿Sabe que pasa? Usted tiene miedo que su vecino diga algo de esto, que alguien más vaya a decir algo. ¿Qué es lo que Jesús va a decir? Jesús no siendo atendido en su corazón. Este pudiera ser su último tiempo, amigo, hermana; esta pudiera ser su última vez. Jesús está cerca, El no ha sido besado hoy, la congregación es indiferente hacia El, El descendió anoche y los sanó a todos ustedes enfermos, y los envió a casa sanados; descendió y les mostró que El está aquí en la plataforma al hacer grandes señales y maravillas, en esta cabina aquí sobre este terreno. El descendió de la Gloria para probar que El estuvo aquí, por Su Palabra. Y hoy ustedes no le dan atención. “Oh, yo preferiría tener mi fiesta.”

  77. ¿Qué es lo que Simón el fariseo piensa hoy en el infierno donde está? Yo me imagino que a él le gustaría hacer de nuevo esa fiesta, me imagino que eso sería diferente. Simón estaría llorando: “Oh Jesús, yo lavaré Tus pies.” Un año a partir de hoy hay gente que está aquí sentada y que no ha aceptado a Cristo que deseará haberlo tenido, haber dicho: “Oh Jesús, si yo pudiera regresar a ese pequeño campamento de nuevo. Jesús, si pudiera oír de nuevo a ese predicador llamar. Jesús, yo me levantaría.” Muy tarde, el pecado le ha separado. “Señor, recuerdo ese día cuando estaba lloviendo tan fuerte, lágrimas saliendo de los ojos de la gente, el predicador estaba diciéndonos cuánto nos amaste y cuán indiferentes hemos sido hacia Ti. Y yo fui indiferente.” El rico que tuvo esa clase de petición una vez después de que Lázaro le había predicado.

  78. “Oh, sus cosechas pueden estar yendo muy bien, el tabaco puede ser que esté viniendo muy bien, la cosecha de maíz.” Oh quizá usted tiene que lavar mañana, hermana; quizá tiene que ir al club el martes. Eso no tiene nada que ver con mi Jesús. ¿Qué está usted haciendo con El dejando que El se esté ahí quieto, en el mundo, colocando polvo sobre de El y diciendo: “Es una tontería, no hay nada con eso, es sólo telepatía mental, es del Diablo.” Y usted está aquí sentado dejando que El se siente así ahí, haciendo nada acerca de eso. Pero eso es entre usted y Dios. “¿Por qué esperas querido hermano? ¿Por qué esperas tanto tiempo? Jesús está queriendo darte un lugar en Su trono santificado.” ¿Por qué espera? ¿Me quiere decir que no hay sentado un hombre o muchacho o muchacha aquí? yo sé lo que usted es. Usted sabe que el Espíritu Santo está aquí moviéndose y la oscuridad está colgando sobre usted, así como miro a la audiencia. Y yo sé a donde está sentado. Y si yo sé, ¿Cuánto más El lo sabe? Dios le está hablando, y Le voltea su corazón frío e indiferente.

  79. Recuerde, yo le estoy diciendo, pudiera ser la última vez. “Mi Espíritu contenderá para siempre con el hombre.” Viendo que eso es sólo la carne, usted tiene libre albedrío, usted puede hacer su elección. ¿Por qué no hacerla hoy? ¿Por qué no poner su alma en las manos de Aquel Quien conoce todas las cosas, Quien sostiene la eternidad en Sus manos? El es el que le dirige, es el único quien puede colocarle a donde debería estar. Yo estoy dispuesto a tomar mi oportunidad con El, estoy tan contento de que lo hice. He visto el tiempo mientras tenían sus cabezas inclinadas.

  80. Ustedes conocen a papá, Dios bendiga su corazón. La última oración que hizo fue sobre mis brazos cuando estaba muriendo. Mi pobre y viejo papá bebía tanto que le causó un montón de desgracias en el pueblo. Y cuando él lo hizo, bebiendo así, nuestro nombre se degradó mucho en la ciudad. Cuando yo era un muchacho solía pararme aquí y hablar con alguien. Y si alguien más venía ellos me dejaban y hablaba con ellos porque yo era un Branham. Oh Dios, el nombre no era bueno.

  81. El otro día le dije a mis esposa: “Mira querida, yo ahora ni aún puedo venir a casa, la gente está en los hoteles que vienen de Africa, de India, de todo el mundo, pidiendo cinco minutos de tiempo, vienen de todo el mundo por sólo cinco minutos.” Yo dije: “Cariño, ¿qué es lo que hizo eso? No fue mi educación, yo no tengo ninguna; ni mi personalidad, yo no tengo ninguna. ¿Qué fue lo que lo hizo? Jesús, El lo hizo.” El le dijo a David: “ Yo te saqué de la manada, te di un gran nombre entre todos los hombres del mundo,. Te saqué de la majada para ser un gobernador sobre un pueblo.” ¡Oh Dios, Jesús!. “Tú no eras nada, Yo te salvé y te hice Mi hijo, Yo te salvé y te hice un príncipe. Te salvé y te llamé para predicar el Evangelio.” Oh Jesús Tus preciosos pies y Tus manos marcadas, Tus sienes presionadas con espinas. Oh Jesús, yo te amo.

  82. Aquí en estos terrenos de casa, en el mismo lugar donde nací, Señor, un pequeño y viejo muchacho pecador. Por favor querido Dios, calienta los corazones de los indiferentes, háblales en misericordia y paz, gran Jehová. Algún día Tú vendrás y Tu ira va a ser feroz. Una vez más yo llamo, te los encomiendo. He hecho todo lo que yo sé hacer. He hablado de Ti, Señor, y he llorado; no he podido evitarlo. ¿No dejarás que algún pecador se levante y diga: “Ahora Señor, yo estoy parado sobre Tus pies también, no me interesa lo que digan los fariseos, no me interesa lo que alguien más diga, estoy también viniendo a Ti, voy a ser un cristiano genuino en mi iglesia. Yo voy a amarte y voy a trabajar por Ti, voy a traer otro pecadores a Ti.” Permítelo Señor, permítelo, ¿Lo harás por favor?

  83. Yo miro por donde quiera y no veo a nadie parado. Oh Dios, mi querida gente de Kentucky, muchos de ustedes son pobres como yo, criados aquí con un pobre fermento, un viejo grano de maíz para desayuno. Ud. no tienen nada en este mundo, pero tiene la oportunidad hoy de convertirse en hijos e hijas de Dios. ¿Por qué no lo hace? ¿Quién es usted de todas maneras? ¿Qué es lo que va a ganar esa vieja granja? Usted va a morir y dejarla. ¿Qué es esa vieja tienda, qué hace ese viejo prestigio que tiene? ¿Sabe que algún día va a ser enterrado en la colina, ser puesto en un hoyo, con lodo sobre usted? ¿Dónde va a estar su alma si usted está rechazando a Jesús hoy? La única fuente que hay que pude salvarle, puede sanarle, puede quitar sus pecados y vergüenzas, puede hacerle un cristiano en lugar de un miembro de iglesias... ¿Por qué no lo hace?

  84. Padre Celestial, a esta audiencia que está aquí hoy, yo les he ofrecido de acuerdo a Tu Palabra Eterna, vida Eterna a través de Jesucristo el hijo de Dios. Yo no conozco sus corazones, porque ellos no lo aceptan. Yo he visto la oscuridad y negrura a través de la visión colgando sobre la gente. Tú sabes y ves que otros son sanados y aún físicamente mientras estaba el sermón. Y Tu presencia estuvo aquí, aún está aquí. ¿Por qué la gente no te recibe? Eso está más allá de mí. Yo no puedo entender. Quizá ellos han cruzado la línea a donde no pueden hacerlo ya más, posible ellos lo han oído antes y Tú dices: “Yo no contenderé con el hombre.” Eso está de parte Tuya, Padre, yo no sé. Los encomiendo todos a Ti, orando que ninguno se pierda. Te doy las gracias por todo lo que has hecho, y pido por Tus bendiciones sobre todos ellos, Padre.

  85. Bendice a los ministros de la ciudad en esta noche, Padre, muchos de ellos están teniendo servicios. Deja que Tu amor se estire a ellos, Padre. Que puedan algunos que aún están aquí, que irán a sus propias iglesias en esta noche, que puedan levantarse y venir al altar de su propia iglesia. Permítelo Señor, y que no se sientan tan condenados que ni aún se alejen de casa esta noche hasta que se deslicen a donde se guarda el maíz en algún lado, sobre la recámara, y que tome a la esposa y a los niños y entren y digan: “Querida, yo no puedo alejarme de esto.” Quizá mañana ellos estén en los maizales, o en el campo de tabaco, o en algún lado aquí, manejando el camión por el camino mientras ella está lavando trastes o tendiendo las camas. Dios, que pueda eso llegar a sus corazones de nuevo y proseguir y proseguir. Que la almohada esté muy dura, que ellos puedan soñar y despertar y decir: “Oh, ¿Por qué rechacé a Jesús? Yo lo vi sentado ahí, pero pasé junto a El y fui muy indiferente.” Que puedan levantarse de su cama entonces y venir y tener otra oportunidad, Padre. Danos un gran servicio en esta noche, que Tu Espíritu pueda estar en todos, y que puedan haber grandes sanidades en esta noche. Permítelo Señor, mientras oramos en el nombre de Jesús, Amén. [Cinta en blanco.—Editor]

  86. ¿Qué si les digo que Jesús les sanó hace unos momentos? ¿Lo creería? Ese tipo de condición de la bilis y cosas que ha tenido que lo ha dejado? ¿Cree usted que eso se iría? Hágalo. Muy bien. Vea lo que le sucede ahora. Su fe le ha sanado. El está aquí. ¿Cuántos realmente... yo no sé, quizá le gustaría un caminar más cerca de El? ¿Levantaría su mano y decir: “Yo sólo amo ese caminar cerca de El.” Deme un pequeño tono. “Sólo un caminar cerca.” Sólo un caminar contigo.



 







































Orgullo

Este mensaje es una predicación directa del Hno. William Marrion Branham y fue grabada inicialmente en cinta con la voz del Profeta de esta Edad, y de allí traducida al español por Fondo para Alcance Misionero, lo más fiel posible a la cinta original, y apegándose lo mejor posible a nuestro idioma, y a la forma de expresarse del Mensajero. Cualquier error en la impresión no es intencional. Esta obra de traducción es sólo para ayudar a que el Mensaje de este día final sea traducido e impreso lo más posible, y llegue a la simiente predestinada.

Estos Mensajes están siendo impresos gracias a los esfuerzos de algunos creyentes de este Mensaje.

Si alguno desea reimprimir o copiar estos mensajes, por favor no quite estos datos y este logotipo, ya que somos responsables de esta traducción. Le agradeceremos nos comunique, y de ser posible le enviaremos el máster original.

Traducido y Editado en México por:

FONDO PARA ALCANCE MISIONERO

TABERNACULO EL OLIVO

Hno. Julián Córdova Cervantes

Capulín Nº27 Col. El Olivo. Tlalnepantla, Edo. De México.

C.P.54110. MEXICO.

B

A

Compartir este post

Repost 0
Published by SANN777 - en religion
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de william branham_en _cozumel
  • El blog de william branham_en _cozumel
  • : william branham la palabra pura la verdad amor don de sabiduria amor fraternal los 7 angeles de dios cozumel
  • Contacto

Enlaces