Overblog Seguir este blog
Edit page Administration Create my blog
/ / /

Fe Es La Sustancia

Predicado en Oakland, California,

el 12 de abril de 1947

 

Serie 1947

 

 

A

...Y

2 Y este joven dijo: "Mi hermanita… El me dijo que él pertenecía a una iglesia. Yo no la nombraré porque no está en el expediente, y no voy a criticar la religión de alguien más. De todas formas, esta iglesia es mi archi-enemiga. Ellos claman que no hay tal cosa como sanidad Divina y todo lo demás.

Y yo estaba en mi iglesia, la pequeña iglesia Bautista de Milltown, a donde yo fui a tener un avivamiento. Muchos de Uds. han visto el pequeño libro llamado "Jesucristo, el mismo ayer, hoy y por siempre". Había allí una niñita con tuberculosis que pesaba cuarenta y siete libras, de veintisiete años de edad, de nombre Georgie Cárter, y ella pertenecía a esta misma iglesia, y ella dijo que la gente en el vecindario decían: "Dejemos que…" Ella había estado sobre su espalda ahora por nueve años y seis meses. Y dijo: "Dejemos que ella sane y creeremos." Pero mis amigos, ella es la que toca el piano en la iglesia Bautista Milltown en esta noche. Pero, ¿Creen ellos? No. Aunque alguien fuera levantado de los muertos ellos no lo creerán.

3 A propósito, un hombre que estaba en la funeraria, pronunciado ya muerto por tres doctores, cuando fui allí a donde él estaba. Y él en esta noche está manejando una locomotora de Pennsylvania, y ellos aún no lo creen. Eso es verdad, ellos aún no lo creerán.

La hora está aquí cuando los ojos de la gente están tan ciegos con los cuidados del mundo y otros cuidados, que aún ellos no ven a Dios. El está en sus medios muchas veces, y ellos lo pasan como fue en los días de Cristo, y ellos fallaron en verlos.

4 Y ahora, esta dama… O más bien este hombre, dijo: "¿Irá Ud.?" Yo le dije: "Sí señor." El dijo: "Quizás será mejor que yo lo lleve." Le dije: "No, trataré de permanecer despierto." Y la esposa comenzó a llorar, ella dijo: "Ahora, querido, tú te dormirás en algún lado." Yo le dije: "No, yo estaré muy bien querida." Y me subí en mi viejo carro y comencé a manejar. Yo dije: "Yo vigilaré." Y al ir, yo estaba pellizcándome y mordiéndome mis dedos, y tomé saliva y la puse en mis ojos, tratándome de despertarme. Yo sé que eso suena antihigiénico, pero estaba haciendo cualquier cosa para tratar de llegar al niño.

5 Y manejamos como ocho millas a través de una vieja carretera hacia el distrito rural, y allí estaba una jovencita como de diecisiete o dieciocho años. Y ella estaba allí en una condición terrible. Cuando caminé en el cuarto ella estaba realmente nerviosa. Y ella dijo: "Oh, ¿Es Ud. el Hno. Branham?" Ella dijo… Yo dije: "¿Cree Ud. hermana?" Ella dijo: "Oh sí, yo creo, a mi no me interesa lo que diga mi iglesia." Ella pertenecía a la misma iglesia que Georgie Cárter. Dijo: "A mi no me interesa lo que mi iglesia diga, yo lo creo, yo lo creo."

Así que el padre vino y me encontró y estrechó mi mano, y me llevó junto a la cama y dijo: "Señor, ella va a ser operada en esta mañana." Y dijo: "Ella es… Tenemos miedo que ella no pueda hacer el viaje." Dijo: "Tenemos que llevarla hasta New Albany, Indiana." Eso está como a cuarenta millas para llegar al primer hospital, y eso está como a ocho millas que cruzar por un camino muy rudo de cercas, viniendo así, a donde las carretas casi llegan, eso venía hacia abajo. Y bueno, yo asistí y ayudé en operaciones y… [Fin del disco.—Editor].

6 Estamos poniendo nuevos artefactos para grabar. Nosotros difícilmente sabemos a donde vamos a estar cada noche. Así que pienso que… Casi cerca del tercer movimiento en las últimas cuatro noches. Nosotros tenemos que hacer otro movimiento mañana por la noche. Eso es lo que hace que esto sea terriblemente malo, cambiando de lugar a lugar. Y difícilmente… un nuevo lugar cada noche, y eso lo hace ser muy difícil.

Yo confío que en algún tiempo, cuando regrese de nuevo a Oakland, quizás podamos conseguir un auditorio aquí, por una semana o dos, así es cuando usted tiene un verdadero avivamiento y un genuino servicio. ¿Cree usted eso? Yo creo que nosotros podíamos también. Nuestro itinerario ha sido tan irregular. Bueno, yo diría esto, nosotros sólo estamos una o dos noches aquí, y entonces unas cien millas más lejos. Y casi al tiempo que llegamos, la gente se sientan donde ellos puedan comenzar a ver el movimiento supernatural de Dios. Entonces ellos rompen el servicio y se van a algún lado más. Dos o tres o cuatrocientas millas más lejos y comienzan de nuevo; y sólo cuando la gente está entrando a la etapa de avivamiento, donde ellos pueden ser sanados, y muchas cosas pueden ser hechas.

Así que pienso que después de que regrese de Canadá, antes que vayamos a México o algún lado, pienso que sólo haremos los lugares de avivamiento. Estar como un mes en el mismo lugar o algo así, para que podamos hacer que la gente… Cuando ellos puedan permanecer suficientemente para… Algunos que vienen para que se ore por ellos. Bueno, ellos entran y reportan que al entrar son sanados, se ponen mejor. Y los testimonios salen.

Es como en mi propio hogar en Jeffersonville, Indiana. Bueno, ahí no hay nada. Ellos me ven venir al pueblo, un rebaño de cientos de gente de todos lados. Porque ellos tenían… Usted es asentado en un lugar, y no está en el movimiento … amigos, esto es sólo como seis meses en que yo he estado yendo día y noche.

7 Hoy tuve un maravilloso día solo con Dios. Nadie estaba allí, sino sólo el Señor y yo. Y yo logro aquietarme más cuando estoy solo. Ahora, yo tengo cinco servicios más antes de que tenga algún descanso . Cinco servicios más. Y en el mes de mayo voy a tomar un mes completo y voy a ir a las montañas rocosas para mi… Yo solo. Allí como que usted mira… Aún así, me gusta estar solo con Dios. Así es como encuentro que El es tan querido para mí. Y luego regreso de nuevo para principiar en Canadá.

8 Y ahora, nosotros no tenemos mucho tiempo. ¿Qué tiempo tenemos para cerrar el auditorio? ¿A las once? A las once. Pienso que dicen que a esa hora cierran el auditorio. Así que yo deseo hablarles en esta noche por… Sólo tomar un poco de tiempo y enseñar la Palabra de fe para que sepan cómo acercarse a Dios.

Hay muchas de estos grandes y profundos temas que la gente reclaman saber mucho, y cuando eso viene al reto final, ellos saben muy poco de eso. Ahora, esa es la verdad. Y nosotros vamos a encontrar unas cuantas de esas cosas en esta noche. Y a propósito, pasado mañana en la noche, en el otro auditorio voy a dar un pequeño programa… [Fin del disco.—Editor].

9 Porque yo quiero que Ud. sea sanado; eso es por lo que estoy aquí. Este es un gran sacrificio para mí estar aquí, amigos. Yo tengo un hogar, una familia. Y yo soy nuevo, sólo soy un bebé en la obra. Esto tiene apenas unos cuantos meses desde que el don de sanidad vino a mí. Yo no tengo… todavía no soy dueño de mi hogar. Yo sólo vivo en dos cuartos, en un pequeño apartamento doble. Mi esposa carga agua para lo necesario, casi por media cuadra, y la lleva a la casa. Se me han ofrecido maravillosos hogares en diferentes ciudades a donde ellos me dicen: "Yo le construiré un hogar que vale cinco mil dólares y se lo daré."

10 Pero amigos, no es el dinero. Yo deseo que nunca aún tuviera que pensar en eso. Y es la razón que muchos de ustedes que se paran aquí me ofrecen sus ofrendas. Yo… Yo no las tomo, porque no es su financiamiento; quiero su confianza. Y yo estoy aquí para su sanidad.

11 Y así como yo estaba hablando del hogar, de la esposa y de dos niños. Yo amaría estar con ellos esta noche, ahora mismo; son las once de la noche, esos pequeños fieles están sobre sus rodillas orando por mí ahora, ella sabe que es justamente el tiempo que voy a comenzar el servicio. Una vieja madre amorosa. Ella está orando por mí. El muchachito, que su madre murió cuando él sólo tenía dos años de edad; él está orando por mí. Y de alguna forma cuando yo vengo al púlpito, yo sólo siento que sus oraciones serán contestadas. Y yo siento que él está cerca. Usted no sabe cómo me gustaría verles en esta noche, cuando yo los deje en el avión, viniendo. Hace unos cuantos meses ellos estaban agarrándome de mi abrigo y llorando. El doctor en la iglesia me dijo que yo no viviría sino un año más. Dijo que el ritmo al que yo estaba yendo me tumbaría alguna noche en un ataque al corazón en el púlpito. Y mi pequeño hijo tiene miedo de eso. Así que él sólo está llorando y diciendo: "Papá, no vayas."

12 Pero hay algo que llama para ir con los enfermos y los que sufren. Y amigos, yo puedo únicamente ayudarles si ustedes creen en mí. Esa es la única manera que yo podría hacer algo por usted.

Y yo amaría estar aquí en esta noche. Usted no sabe cómo me gustaría… Muchos de ustedes saben lo que es estar alejados de casa, ¿O no? Pero yo… Es… Yo digo que es un poquito triste. Pero no se necesita una grande casa para hacer un hogar. Es el carácter en lo interior lo que hace un hogar. Y yo estoy agradecido por un hogar. Así que Dios les bendiga. Y usted ore por mí, y yo le diré más acerca de esto pasado mañana por la noche.

13 Y ahora, en esta noche amigos, y si ustedes detienen a los niños tan pacientemente como pueda, y usted hace lo mismo, y me da su atención sólo por unos cuantos momentos, yo trataré de explicarles a lo mejor de mi conocimiento, la razón por la cual estoy aquí en esta noche, y cómo es que ustedes deben de acercarse a Dios para recibir su sanidad.

14 Yo he sufrido mucho, yo sé lo que es estar enfermo. Y yo quiero ayudarles. Y yo puedo hacerlo, si ustedes creen. Yo deseo tomar esta oportunidad ahora… Tengo muchas cosas en mi mente y estoy cansado y preocupado. Pero yo quiero agradecer al ministro –olvidé su nombre–, que nos dejó usar este auditorio en esta noche. Y creo que él cedió sus servicios… El reverendo Jack Walters. [Fin del disco.—Editor].

15 Estamos tan agradecidos por esto, otra oportunidad en esta noche de pararnos ante Tu gente amada para hablarles concerniente al día y la hora en que estamos viniendo. Sólo antes de la venida de Tu Hijo amado para tomar una iglesia, una gente llamada fuera que es lavada de la Sangre, nacida una segunda vez, y listas para ir a encontrar a un Santo Dios. Un camino, un puente para ellos a través de la Sangre del Espíritu Cristo de Dios. Bendícenos en esta noche juntos, así como esperamos por Tu presencia Divina. Que pueda el Angel que Tú enviaste al cuarto esa noche hablar a Tu siervo, y pueda El pararse en el púlpito con Tu humilde siervo en esta noche, y confirmar cada palabra que es hablada. Y que halla grandes señales y maravillas siguiendo.

Bendice al ministro, Padre, al Hno. Walter, quien nos dio el auditorio en esta noche. El y su… Que ellos puedan ser bendecidos. Has que él tenga éxito en Tu ministerio, una rama de frutos, y que él pueda tener muchos trofeos para ponerlos a Tus pies en ese gran día. Bendice a Tus ministros que patrocinan este programa aquí en esta ciudad, al Hno. Moore, a todos los otros ministros, a los obreros. Oh Dios, que puedan sus iglesias ser llamas de fuego, testimonios para la gloria de Dios en estos últimos días malos en que estamos viviendo, en las sombras justamente antes de la venida del Justo.

Oh, háblanos en esta noche, Padre, en una gran forma para la gente. Y que pueda haber fe y que pueda el Espíritu Santo abrir sus alas a través de este auditorio en esta noche. Y que pueda venir virtud en tal forma que muchos, muchas grandes sanidades milagrosas puedan ser hechas. Que Su fama sea desparramada a través de todas las regiones, arriba y abajo a través de esta costa occidental de este ministerio. Porque lo pedimos en el nombre y para Su gloria. Amén.

16 Mis amigos, así como digo, somos movidos muchas veces. Creo que muchos de ustedes aquí nunca han oído cómo vino el don de sanidad Divina. Pero la única cosa que quiero hacer en esta noche es que me crean. Si ustedes creen, deberán ver la Gloria de Dios, yo estoy seguro. El éxito no ha sido como esperaba que sería en las últimas noches. A pesar de que paralíticos, afligidos, sordos, mudos,… Pero esto está muy lento, parece estarlo, desde que llegamos a la costa occidental.

El Hno. Charles Fuller estaba diciéndome cuando estábamos en Long Beach: "Hno. Branham, la razón es que en esta costa occidental aquí tienen todo bajo el nombre de sanidad Divina." Dijo: "Ellos tienen adoradores de la "Flama azul", adoradores del Padre Divino, y todo debajo del nombre de sanidad Divina. Y es una piedra de tropiezo, porque eso… [Fin del disco.—Editor].

17 Sanador divino. Y ahora, nadie puede decir algo que pueda hablar luz acerca de El. Eso es lo que El dijo. Así que si alguien va a reunir gente que fue sanada, yo estoy agradecida por eso. Pero yo verdaderamente creo con todo mi corazón, así como entramos al tema en esta noche, que usted… Quizás, si Dios sólo nos ayuda que usted obtenga la visión y vea realmente el día y el tiempo en que estamos viviendo. Y entonces usted verá y creerá.

18 Que pueda Dios ayudarnos así como leo alguna de la escrituras en el libro de Hebreos, el capítulo 11. Comenzaremos y leeremos los primeros tres versos. Escuche muy cerca: Porque mis palabras sólo son las palabras de un mortal, ellas fallarán, pero la Palabra de Dios nunca fallará. Siempre es verdad.

Es pues la fe la sustancia de las cosas que se esperan,

la demostración de las cosas que no se ven.

Porque por ella alcanzaron testimonio los antiguos.

Por la fe entendemos haber sido compuestos los

siglos por la palabra de Dios, siendo hecho lo que

no se ve, de lo que no se veía.

19 El sistema de sonido está un poquito alto, así que… Muy bien. Ahora, pienso que podría estar un poquito mejor, como que hace que rebote de… Ahora, quiero tomar mi texto del versículo 3, y de una de las últimas frases: "Dios testificando de Sus dones." Y ahora para mi tema. Es encontrado en el capítulo primero, en el verso primero más bien, perdonen, el primer verso: "Fe es la sustancia de las cosas que se esperan, la evidencia de las cosas que no se ven."

20 En este día en el que estamos viviendo, es un día de paz sin colocar, y de un descanso sin colocar, que está por donde quiera. La gente corre y busca lo que ellos puedan buscar. La mayoría pueden seguir algo. No importa lo que ellos enseñen o piensen, alguien les escuchará. Y es un día del que hablaron los profetas.

21 Cuando la gente está hambrienta, ellos comerán de cualquier lado. Si los hijos y la gente están muriéndose de hambre, ellos comerán de una lata de basura, que alguna vez fue comida en una hermosa mesa. Pero si ellos están hambrientos, ellos comerán de algún lado. Así que pienso que los verdaderos ministros del Evangelio deberían de ir arriba y abajo, deberían de darle a la gente las cosas correctas, carne en su debido tiempo.

22 Ahora, ese tema mío de… Así como se ha testificado de que yo no soy un predicador, yo sólo tengo el don de sanidad Divina, lo cual yo humildemente digo que viene de Dios y no tengo nada que hacer con ello al venir. [Fin del disco.—Editor].

23 La llave para las escrituras. Fe. Aquél que viene a Dios debe creer que El es, y un galardonador de aquellos que diligentemente le buscan. Sin fe, es imposible agradar a Dios.

Este mundo fue hecho por fe, las cosa fueron formadas en existencia por fe. Dios sólo vio que eso estaba ahí colgando en el aire. Eso que como usted quiera llamarle. Y El sólo habló y dijo: "Que sea la luz." Y hubo luz. Y El trajo la tierra y la secó, y todo lo demás. Y todo eso fue hecho por un acto de fe con Dios. El mundo entero es hecho por fe.

Usted está aquí en esta noche por fe. Muchos de ustedes le dijeron a sus patrones que regresarían mañana a trabajar. ¿Cómo sabe que lo hará? Usted le dijo a su esposa: "Regresaré a casa después del servicio." ¿Cómo sabe que lo hará? Usted le dijo a la persona quizás al venir, a un chofer de taxi, que lo recogiera a las once. ¿Cómo sabe usted que estará aquí? Usted pudiera estar en la eternidad antes de las once de la noche. ¿Ve? Pero todo es por fe. Toda cosa es por fe.

24 Ahora, así como mucha gente habla de este tema, fe y saben tan poco de esto. Ahora, escuchen amigos, yo les amo y quiero que vean esto. Hay mucha gente que habla de fe y no conoce ni los principios de ella. Ahora, ustedes están juntos, y nosotros quizás nunca nos encontráramos de este lado de la eternidad de nuevo. Pero yo… Si tuviéramos un lugar a donde pudiéramos juntarnos, y—y o pudiera gradualmente traer eso y usted pudiera verla mas plenamente que ahora. Porque muchos de ustedes piensan en sus… Probablemente muchos tomarán la impresión equivocada de mí en esta noche. Cuando yo estoy tratando lo mejor para que esto llegue a usted, y usted piensa que es una exaltación propia. Pero no lo es mis amados amigos; es para su beneficio si yo sólo puedo hacer que usted vea lo que Dios ha hecho por usted.

25 Ahora, mucha gente viene a la línea y dicen: "Oh, yo tengo fe para ser sanado." Y amigos, cuando ellos pasan, yo sé que ellos no tienen suficiente fe para curarse un dolor de muelas. Eso es cierto. Y algunos de ellos vienen con cáncer y dicen: "Yo tengo fe para ser sanado." Ellos no tienen fe.

En esta noche mi lección de la escritura dice: "Fe es la sustancia de las cosas que se esperan, la evidencia de las cosas que no se ven." Vea, es una sustancia. Es algo directo, algo que usted realmente tiene. No algo que usted se imagina, algo que usted piensa que usted tiene. Pero es un acto directo y positivo que usted tiene. ¿Ve usted lo que quiero decir?

26 Ahora, no hace mucho aquí… Le daré una pequeña historia de alguien que vino, para que usted pueda ver lo que es la fe. Fe es un don de sí misma. Usted pudiera tener una porción de ella, pero hay un don de fe. Así como algunas de ustedes que ungen a los enfermos y oran por ellos y tienen resultados. Eso no es un don de sanidad, esa es una porción de fe. Pero no es un don directo de sanidad. Porque hay únicamente un don directo de sanidad, hay únicamente un don directo de fe, hay únicamente un don directo de milagros y todo lo demás. Eso estaba en la escritura, los apóstoles lo tenían. Muchos… Ellos hicieron obras poderosas de… Felipe y todos ellos. Pero eso era un don de sanidad.

27 Es como cuando nosotros dejamos la ciudad, mucha gente dice, yo he notado en algunos lugares después de que yo los dejo, quizás quince o veinte dicen: "El Señor me dio el don de sanidad." Bueno, Dios bendiga sus corazones.

Algunos de ellos dicen: "Hno. Branham, ¿Pondrá sus manos sobre mí para que yo pueda recibir el don de sanidad?" Yo desearía hacerlo. Yo los tendría a cada uno de ustedes pasando aquí en esta línea en esta noche. Y yo diría que no habría ningún enfermo en Oakland en unas cuantas semanas a partir de ahora. Eso es cierto, pero no está en mí darlo. [Fin del disco.—Editor].

28 "La sustancia de las cosas que se esperan, vea, la evidencia de las cosas que no se ven." Tomemos esa parte de la escritura: "La sustancia de las cosas que se esperan."

Hay tres cosas: Esperanza, caridad y fe. ¿Es eso cierto? Ahora, esperanza es un elemento; fe es otro elemento; y caridad es otro elemento. Caridad es amor.

Yo he visto mucha gente venir, gente amorosa. Genuinos cristianos, pero no tenían suficiente fe para ser sanados. Y algunos pecadores pasaron y tuvieron fe para ser sanados. ¿Ve?

Hay también otro elemento. No es cuán bien usted sirva a Dios; es un elemento que usted posee así mismo. Ahora, yo quiero que usted vea esto porque es para su beneficio.

29 Hace unas cuantas semanas atrás, hace unos cuantos meses. Yo estaba en casa por sólo unas cuantas noches. Y había como trescientas personas que se habían reunido en sus hogares y alrededor del jardín ese día. Y como a las dos de la mañana mi esposa me puso en cama. Y mientras estaba acostándome a través de la cama y mis piernas estaban temblando y doliéndose.

Yo estaba acostado allí y oí una máquina que se detuvo enfrente. Y yo dije: "Oh, hay alguien viniendo." Y ella dijo: "Bueno, escucha, yo iré a la puerta." Mientras ella iba a la puerta yo me quedé dormido. Y yo podía oír a alguien decir: "Bueno, el bebé ha estado enfermo por mucho tiempo." Y un pequeño bebé estaba llorando y casi se oía como que no era humano, o algo así, usted lo ha leído en mi librito: "La visión celestial." ¿Cuántos lo han leído en la audiencia? Veamos: "Visiones celestiales." Algo así.

El pequeño tenía como ocho o diez semanas de nacido y no paraba de llorar. Y la madre dijo: "Bueno, yo viajé todo el día y toda la noche para llegar aquí. [Interrupción en el disco.—Editor] Y trajimos al bebé." Bueno, la pobrecita cosa.

30 Yo no podía dormir. Y fui allí y oré por el bebé. Y me senté allí en la silla por sólo un momento, estaba hablándole a la madre. Y ellos habían venido del norte de Ohio. Y mientras estábamos ahí sentados, amigos, el pequeño cesó de llorar. El había estado llorando día y noche. Oh, eso vale más para mí que todo el dinero en el mundo. Y allí yo miré y la madre comenzó a llorar, grandes lágrimas cayendo sobre la pequeña manta. El viejo padre sentado allí con viejos overoles puestos. Probablemente gastó una buena porción de su sueldo para venir. Vino y puso sus brazos alrededor de mí y dijo: "Yo le amo, Hno. Branham." Bueno, algunos de los mejores corazones que alguna vez han latido están bajo una vieja camisa azul. Eso es cierto.

31 No es la manera que usted viste, es lo que está dentro de usted. Eso es cierto, y allí supe lo que él quería decir con eso. Eso no era hipocresía, él lo decía desde su corazón que él me amaba. Y miré al pequeño bebé y a la madre. Y cuando entré al otro cuarto ella estaba llor… [Fin del disco.—Editor].

32 …Ir al hospital. Ella moriría antes que llegara allí. Había allí doctores presentes. Usualmente hay doctores que vienen a escuchar en los servicios. Y a su lado se estaba inflamando y se estaba tornando rojo, el apéndice fue roto y estaba listo para explotar en cualquier tiempo.

Ahora, muchas veces yo fui con el doctor Adair, el doctor de nuestra ciudad, el único que viene a mi iglesia. Y tuvimos la operación y abrimos. Y cuando ellos explotan sobre la mesa, y a veces sacan las palanganas y las rocían y las lavan, para que no les de peritonitis. Y cortan en una forma de V y ponen un tubo allí para colar eso. A veces ellos sanan. Pero ese niño podía… Ese apéndice se reventaría y ella tenía treinta y cinco millas o más aún para manejar. Y ella moriría antes de llegar allí.

33 Ahora amigos, la niña estaba mirándome y dijo: "Oh, Hno. Branham, ¿Cree usted que yo viviré?" Yo le dije: "Yo creo que tú lo harás." Pero ella… Yo le dije: "Ahora, ¿Crees tú?" Ella dijo: "Oh sí, yo creo, seguro, seguro, no me interesa lo que mi iglesia diga, yo creo. Y George Carter sanó". Dijo: "Yo sanaré también, estoy temerosa de la operación." Vea, algo como eso. Algunos de los vecinos se habían reunido allí.

34 Ahora mire, aquí es a donde quiero llevarles a ustedes sobre de esto. La niña pensaba que ella creía, así como muchos de ustedes al venir aquí a la línea, amigos. Usted piensa que usted cree, pero ella no creía.

Ahora, muchas de ustedes tienen problemas femeninos, y quizás algo o otro que… Quizás una úlcera del estómago, y usted tiene que tomar sus… Usted puede tener un poquito de tiempo.

Pero esa niña tenía que estar en una emergencia. Su vida estaba en peligro, algo tenía que ser hecho. Así que yo le dije: "Hermana, yo no quiero herir tus sentimientos, pero tú… tú no crees."

Ahora, es así como el Hno. dijo aquí, cuando usted tiene su cabeza alzada, no importa dónde esté usted en el edificio… Yo no digo esto amigos… recuerde, estoy diciendo esto a ustedes. Esto es para su bien. No soy yo, sino Dios. Y yo sé cuando usted tiene su cabeza levantada, yo lo siento. Ya sea que usted esté detrás de mí o donde sea. Es como uno anoche que estaba sentado con su cabeza detrás de mí, yo lo supe todo el tiempo. Y así que eso es entre Dios y el individuo. Usted vea, yo no puedo evitar eso. Ellos estorban a la gente. Muchas veces las cosas son estorbadas.

35 Así que entonces esta niña dijo: "Oh, yo creo, yo creo Hno. Branham." Bueno, ella pensó que ella creía.

Ahora, mire, ella tenía esperanza. Pero fe es la sustancia de las cosas que se esperan, la evidencia de las cosas que no se ven. ¿Ven lo que quiero decir?

Ahora, yo dije: "Hermana, es un caso ordinario, yo podía tener un poco de tiempo y dejar que usted tenga tiempo, quizás tomar esa fe y salir con ella. Pero usted tiene que tener inmediatamente atención, ahora mismo. Porque yo le voy a ser honesto. Usted no vivirá para ver el hospital."

Ahora, los padres no apreciaban mucho eso en ese momento, pero yo prefiero ser honesto con usted. [Fin del disco.—Editor].

Quiero pedirle algo y mostrarle algo más bien, que Ud. no tiene fe.

36 Ahora, escuche y tome cada palabra de esto. Estaba allí colgada una cuerda del candelero en el cuarto, y al final de esa cuerda estaba un pequeño brazalete, y tenía… Era un brazalete blanco con pequeñas cosas rojas allí, a donde un niño probablemente estuvo jugando con el en el cuarto, usted sabe, dándole vuelta. Quizás alguno de ustedes tranquilizan a sus propios bebés así, dándoles vueltas a algo como eso, para jugar con ello, para entretenerlos.

37 Y vi ese pequeño brazalete colgando, estaba… Le dije a la joven: "¿Qué tan lejos está usted de ese brazalete?" Ella dijo: "Como a quince pies de aquí." Le dije: "Ahora, todos ustedes adultos aquí, y todos los demás, sólo volteen su cabeza… [Parte en blanco.—Editor].

38 …A gente de libre albedrío. Usted es un ser humano. Usted puede… [Fin de el disco.—Editor].

39 Ser hecho para alguien. Yo sólo tengo que hablarle a esta niña porque ella tiene que agarrar la idea ahora. Y esa es la razón por la que estoy entrando a eso con ustedes en esta noche. Tenemos dos noches más, y algo tiene que ser hecho. ¿Ve usted? Ahora, no quiero que se vaya y diga cualquier cosa errada de esto, porque usted pudiera tener que contestar en el Juicio por ello.

Así que dije: "Algo tiene que ser hecho inmediatamente." Y dije: "Ahora, ustedes padres, ustedes sólo volteen sus espaldas." Y algunos de los vecinos estaban sentados con ella. Y ellos me voltearon sus espaldas y voltearon sus sillas alrededor.

Yo le dije a la joven dama: "Ahora, ¿Me dirás que tienes fe en Dios para creer todas las cosas?" Ella dijo: "Yo la tengo señor." Yo dije: "¿Cuánto tiempo has estado así desde que fuiste comida con esto?" Ella dijo: "Como tres días, no puedo aún conservar agua en mi estómago." Y usted sabe lo que es el apéndice, y una fiebre también que estaba con ella.

Y dije: "Ahora, si crees con todo tu corazón, y me pruebas que tienes fe, ahora, mira directamente a ese brazalete." Y él estaba colgando ahí en medio del aire, "Y tú haces que ese brazalete de vueltas alrededor y alrededor del cuarto. Entonces haces que gire para atrás y para adelante en el cuarto, y entonces se detiene. Yo creeré que tú tienes fe." Ella dijo: "Oh Hno. Branham, bueno, ¿Por qué me pide que haga algo como eso?" Yo dije: "Yo quería ver si tú tienes fe." Dije: "Jesús dijo: ‘Todas las cosas son posibles si usted cree’"

40 Ahora, esa es la fe pura amigos. Los amigos usan eso a veces para hacer trucos y todo lo demás, explotan vasos y cosas. Eso lo hacen, si usted cree. Pero yo estoy tratando de basar su pensamiento sobre la fe para que usted sepa lo que estoy hablando. Y quiero que usted se sienta tranquilo para que así usted agarre esto. Despierte usted para que cuando yo termine con ello usted sabrá de lo que es.

41 Entonces ella dijo: "Bueno, Hno. Branham, nadie podría hacer eso." Yo dije: "Oh sí, cualquiera que cree puede hacer eso." Ella dijo: "Bueno, yo no creo que alguien pudiera hacer eso." Yo dije: "Yo pensaba que tú dijiste que creías todas las cosas." Vea cómo ella fue atrapada ahí mismo. Yo dije: "Tú dijiste que creías todas las cosas, yo quiero que lo pruebes." Ella dijo: "Yo no creo que haya alguien que pueda hacer eso, eso es material, Hno. Branham." Ella dijo: "¿Podría hacerlo usted?" Yo dije: "Sí hermana." Ella dijo: "Bueno, ¿Pudiera haberlo hecho?" Yo dije: "Si usted lo desea." Ella dijo: "Yo lo deseo."

42 Entonces, por supuesto, yo puse mi mente en eso, e hice que ella viera eso y no yo. Y muchas veces en un servicio yo tomo cualquier niño con ojos cruzados que estén en ese servicio, usted lo trae allí sin orar por él, y sólo déjeme mirarlo con sus ojos derechos así, y yo haré que esos ojos se enderecen. Pero cuando yo volteo mi cabeza…. [Fin del disco.—Editor].

43 La usé a ella como una ilustración. Ella regresó, ella pensó que no iba a regresar en la línea, tomando dos o tres líneas antes de que ella regresara. Pero cuando ella vino en esa ocasión, ella dijo: "Hno. Branham, usted me dijo que yo me metiera en la línea." Hay cientos de personas por donde quiera parados en la… Eso fue muy temprano en la mañana, entró muy mojada viniendo de afuera, y vino para que se orara por ella. Y entonces cuando Dios sanó sus ojos allí, ambos ojos se enderezaron y ella estaba normal. Salió regocijándose. Usted vea, esa es la diferencia cuando su fe y la fe de Dios…

44 Ahora, entonces por supuesto, fijando mis ojos a ese brazalete, el cual usted mismo puede, si usted no dudara en su corazón, y comenzara a moverlo alrededor, y entonces eso se movería para atrás y para adelante o alrededor, de forma cruzada y se detendría. Ella dijo: "Hno. Branham, eso es espiritismo." Yo dije: "Yo pensé que quizás usted diría algo así." Bueno, no es extraño cómo la gente que profesa que ellos conocen a Dios y qué tan poco saben acerca de El. ¿No es eso correcto? Ella dijo: "¿Sabe usted que nosotros pertenecemos a la iglesia de Cristo?" Perdónenme, yo no quise decir esto, perdónenme, gente de la iglesia de Cristo, yo no quise decir eso, de todas formas dijo: "Nosotros hablamos a donde la Biblia habla y nos callamos a donde la Biblia calla." Usted sabe ese dicho. Yo lo he cuestionado algunas veces. Yo le dije: "Muy bien."

Ella dijo: "No hay tal cosa que pueda ser mostrada en la Biblia de algo como eso." Y yo dije: "Yo pensé que eso es lo que usted diría." Yo dije: "Seguro, eso está en la Biblia." Ella dijo: "Bueno, yo nunca... Yo no lo creo." "Muy bien." Dije: "Usted no lo crea."

Ella dijo: "No, usted muéstreme dónde está eso en la Biblia."

45 Yo dije: "Un día Jesús pasó junto a un árbol, El quería encontrar fruto en él, y no tenía. El puso una maldición sobre de ese árbol, y él comenzó a secarse. Y cuando él pasó como a mediodía el árbol estaba seco. Pedro remarcó eso y dijo que cuán rápido el árbol había sido secado. El dijo: "Si ustedes dijeran en su corazón a este árbol que sea desarraigado y arrojado hacia el mar y no lo dudaran, eso le obedecería." ¿Lo dijo Él? Ahora, yo dije: "El dijo, ‘Si ustedes le dijeran a este monte, muévete, y no dudaran en su corazón, eso vendrá a acontecer’" ¿Dijo El eso? Seguro que lo dijo. Yo dije: "Yo sé que su pastor incrédulo trata de justificar su incredulidad diciendo que era una montaña de pecado. Yo mismo fui a la escuela. El estaba arrodillándose sobre el monte de las Olivas. Eso fue el monte de las Olivas. Si usted le dijera en su corazón para que fuera movido y no lo dudara." Yo dije: "¿Cuánto más la fe?" Y El dijo: "Si tuvieran fe del tamaño de un grano de mostaza." Yo dije: "Ahora, si la fe del tamaño de un gramo de mostaza movería a esta montaña, ¿Cuánto más una fe más pequeña haría que usted tuviera para sólo mover ese brazalete?" ¿Ve lo que quiero decir? Ahora, yo frecuentemente me he preguntado por qué El dijo que una semilla de mostaza. Yo... [Fin del disco.—Editor].

46 Jesús no podía hacer muchas obras poderosas, ¿A causa de qué? Correctamente. Vea cuán poco la gente conoce de... qur poco la gente sabe acerca de la fe... Es sorprendente amigos, encontrar qué tan poco la gente conoce acerca de eso. Ellos hablan mucho de ello y saben tan poco.

47 Y entonces ella dijo: "Bueno, ¿Me quiere decir entonces...? ¿Qué parte juega eso con Dios?" Esa parte allí. Yo dije: "Ahora, mire, hubo un Angel que descendió al cuarto y me dijo allá atrás, aún antes de que yo naciera, que yo fui pre-ordenado para tener un don de sanidad Divina. Y El vino y me dijo en el cuarto una noche que Dios había enviado el don, y que era un don de sanidad Divina para la gente. Y que si yo podía hacer que la gente creyera en mí, (Creer en mí) y que yo fuera sincero cuando yo orara, que nada podría pararse durante la oración."

48 Yo dije: "Por lo tanto, hablando cara a cara con este Ser supernatural, yo lo creo con todo mi corazón. Y si yo puedo hacer que usted me crea con todo su corazón, que eso es lo que Dios mueve, y entonces usted es sanado, su fe la ha salvado. "¿Ve lo que quiero decir? Su fe tiene que creer que lo ha salvado. No lo que usted haya obrado y traído en su mente, sino lo que usted realmente conozca, la misma evidencia de las cosas que no se ven. ¿Ve lo que quiero decir?

Entonces la niña dijo: "Hno. Branham, yo verdaderamente sé que hay algo más arriba que de lo que yo he alcanzado." Ella dijo: "Trataré con todo mi corazón, que Dios tenga misericordia sobre mí." Ella dijo: "Déjeme creer." Y yo la tomé de su mano, entonces hubo una vibración siendo derramada desde ese apéndice roto. Tuve una oración por eso y se detuvo inmediatamente. Yo dije: "Dios le bendiga hermana, su fe ahora le ha salvado."

49 Unos cuantos momentos más tarde estaba sentado en una silla y me quedé dormido. El sol estaba subiendo y tenía que descansar un poquito antes de regresar a casa porque yo tenía miedo de chocar en algún lado en la carretera y tener un accidente. Yo estaba sentado allí. Cuando ellos habían llamado la ambulancia, les dijeron que no había necesidad. Cuando yo estaba... Cuando me despertó uno de la familia... Bueno, la niña estaba fuera de la cama y estaba comiendo un cono de nieve. [Fin del disco.—Editor].

50 Fe es el único sentido positivo y directo, y es el sexto sentido. Fe es más que vista, es más que sentir. Usted no siente la fe, usted no prueba la fe, usted no huele la fe, usted no ve la fe. Fe es la sustancia de las cosas que se esperan, la evidencia de las cosas que no se ven. ¿Ve esta Biblia? Ahora, yo quiero que esa Biblia... Ahora, estoy mirándola. Ahora, yo la quiero. Fe es la sustancia de las cosas que se esperan, la evidencia de las cosas que no se ven. ¿Ve lo que quiero decir?

51 Creo que tengo aquí en mi bolsa un viejo cuchillo que he cargado por años. Ahora, yo no veo ese cuchillo, yo no lo siento, yo no lo huelo, no lo pruebo; pero sé que ese cuchillo está aquí. ¿Cómo lo sabe? Porque yo creo que está aquí. Si no estuviera allí, la fe lo pondría allí, si no estuviera allí.

Eso como que lo sorprende a usted, yo sé, pero ¡Esa es la verdad! Si usted cree todas las cosas son posibles. Ustedes tienen miedo de tomar a Dios amigos, ustedes están temerosos. Ahora, yo pudiera haber dejado ese cuchillo puesto sobre el vestido a donde cambié mis ropas hace un momento. Pero tan seguro, si ese cuchillo estuviera sobre el vestidor ahora mismo, si yo creyera con todo mi corazón, él estaría en mi bolsa. Eso a usted lo sorprende. Pero Dios puede ponerlo allí si usted lo cree.

52 Quiero enseñarle algo aquí. Venga aquí reverendo Kitchen, ¿Es esta la Hna. Marti? ¿Se pararía aquí sólo un momento? Yo quiero mostrarles algo amigos. ¿Se pararía usted aquí si no le importa? No es para ser una demostración pública de usted hermana, pero es para la gloria de Dios.

Ahora, miren amigos, quiero enseñarles algo, yo creo que hay una mujer parada enfrente de mí. ¿Me diría usted si yo estuviera equivocado? [El Hno. Kitchen dice: "Usted no...] ¿Usted no oye a ninguna mujer?" —No, yo no escucho a ninguna mujer. (¿No siente usted ninguna mujer?") —No señor. ¿Cómo sé que hay una allí? (Usted no prueba ninguna mujer) ["No"] ("¿Cómo puede usted decir que hay una mujer allí?") —Porque el sentido de la vista me dice que hay una mujer. Humm. Bueno, ¿Está usted seguro? —Estoy positivamente seguro que hay una mujer allí parada. ¿Cree usted que estoy correcto? ["Sí"] Audiencia, ¿Piensan ustedes que estoy correcto? [Fin del disco.—Editor].

53 ...Cabello, es la mano de una mujer. Yo sé que es una mujer porque yo la siento. ¿Piensa usted que podría argumentar conmigo? ["No"] Eso es directamente, yo lo sé. Eso yo lo sé, que era una mujer. Yo tenía mi espalda volteada a ella, pero aún así yo sabía que era una mujer. ¿Ve? Porque el sentido del tacto me dice que hay una mujer allí. ¿Ve lo que quiero decir?

Ahora, la vista me dice que hay una aquí ahora. Yo no la siento. Eso es el sentido de la vista. Yo sé que ella está parada allí porque la estoy mirando. Yo cierro mis ojos, yo sé que ella está parada allí ahora, porque... No porque la vea, sino porque siento su mano. Yo sé que ella está aquí parada. Yo no la veo, pero aún así la siento. El sentido del sentir me declara que hay una mujer parada allí. ¿Ve lo que quiero decir?

54 Ahora, fe es la sustancia de las cosas que se esperan. La evidencia... Vea, positivamente directo, justamente lo mismo, así como mi vista es tan positiva, así como mi sentir es tan positivo; es la evidencia de las cosas que no se ven. Tan positivo como es eso. ¿Ve lo que quiero decir? Así que muchas personas tratan de obrar ellos mismos y decir: "Oh, yo tengo fe." Pero amigos, eso no está allí. Si lo estuviera, eso reaccionara. ¿Ve lo que quiero decir?

55 Ahora, mire... Gracias Hna. Martin, Dios le bendiga. Ahora miren, yo veo la mujer, mi sentido de la vista dice que ella estaba allí. Entonces yo supe que ella estaba allí por el sentido de la vista. Si yo cerrara mis ojos ya no tendría vista; entonces yo la sentiría por el sentido del tacto, que me diría que estaba allí. El sentido del tacto estaba tan directo, así como el sentido de la vista, porque era una evidencia directa. Ahora, fe es la evidencia directa de las cosas que no se ven: sentir, probar, oler, oír. No me interesa, yo voy a cerrar mis ojos ahora. Vigilen.

56 Ese era un jugo de naranja. [El Hno. Kitchen dice: "Usted no ve ninguna naranja."] No señor. ("Usted no oye ninguna naranja.") —No señor. ("Usted no siente ninguna naranja.") —No señor. ("Usted no huele ninguna naranja.") —No señor. (¿Qué es lo que le hace a usted pensar que es una naranja?) —Porque yo la probé. (¿Está usted seguro?) —Estoy seguro que era naranja, porque era jugo de naranja. Eso no podía haber sido limón, ni toronja. Ni jugo de toronja. Eso fue jugo de naranja porque el sentido del gusto me dice que fue jugo de naranja. ¿Piensa usted que estoy correcto? [Usted está correcto.] Seguro que si. Bueno, el sentido del gusto prueba que era jugo de naranja. Ahora, no importa cuánto me dijo usted que era agua, yo sé que era jugo de naranja. Yo lo probé. ¿Ve? Usted podría probarlo también. Y si usted tiene un sentido del gusto, usted sabría que es lo mismo. Y si usted tuviera fe, usted sabrá la misma cosa de la que estoy hablando. Ahora, vigile aquí de nuevo.

Yo huelo perfume, eso es perfume [El Hno. Kitchen dice: "Ud. no puede ver ninguno."] Yo no veo ningún perfume ("Ud. no oye ninguno.") —Yo no oigo ningún perfume. ("Ud. no prueba ninguno.") —Yo no pruebo ninguno. ("Ud. no huele ninguno.") Yo no lo huelo. (¿Qué es lo que hace pensar que es perfume?) Porque lo huelo. (Amén.) "Eso es cierto." El sentido del olfato me dice que era perfume ante mi nariz. [Fin del disco.—Editor].

57 [El Hno. Kitchen dice: "Música."] No señor. (Oh, ¿Qué es lo que lo hace que pensar que es música) —Yo la oigo y sé que es música. (¿Está usted seguro de eso?) —Estoy seguro. La dama está tocando: "Sólo creed." ¿Piensa usted que estoy correcto? (Está usted correcto) Trate de argumentar conmigo de eso. Yo no lo veo, no lo pruebo, no lo siento, no lo huelo; pero lo oigo. ¿Estaba yo seguro? ¿Sé que estoy correcto? ¿Por qué?

58 Ahora, allí están los cinco sentidos del cuerpo. Ahora, ellos están seguros, ¿Lo están? Usted sabe cuando ellos suceden. Usted sabe. Ahora, ¿Está usted mirando a la audiencia? Usted sabe que me está mirando a mí.

Bueno, entonces amigos, fe... ¡Aquí está.! Fe es la sustancia de las cosas que se esperan, la evidencia de las cosas que no se ven. Eso es seguro. Usted lo sabe. No hay necesidad de que alguien le diga a usted algo más de eso. Eso está tan declarado, así como alguno de los otros cinco sentidos del cuerpo. ¿Sabe lo que quiero decir? ¿Cuántos tienen un entendimiento general de lo que quiero decir? Veamos sus manos.

59 No es lo que usted trate de hacer a usted mismo así mismo creer. Por ejemplo, yo trataré de hacerme creer a mí mismo creer que estoy oyendo música. Yo podría hacerlo. Pudiera yo hacerme creer que estoy oliendo un perfume, y eso no estaría allí. Yo tengo que hacerlo absolutamente. ¿Ve usted lo que quiero decir? Y fe es así de segura. Es un acto positivo. Usted sabe de eso. Oh, yo espero que vea lo que quiero decir.

60 Vea, es la sustancia de las cosas que se esperan, la evidencia de las cosas que no se ven. Usted no la ve, usted no la huele. Alguien dice: "Yo no me siento mejor." Bueno, ¿Qué es lo que sucede? ¿No se siente usted mejor? Si usted tuviera fe, de acuerdo a su fe se le sería dado. ¿Es eso correcto? No importa cómo se sienta, porque usted de todas formas es sanado. No importa lo que usted vea, usted de todas formas está sanado. ¿Ve lo que quiero decir? Es un... Usted no sabe. No hay nada que pueda quitarlo de su corazón. Usted lo sabe. Es un acto positivo ahí mismo. Si ustedes pudieran verlo, amigos, algo acontecería; si usted sólo pudiera sabe de lo que estoy hablando, algo reaccionaría ahora mismo. ¿Ve? Eso es positivo. Está aquí mismo, tan seguro como los otros cinco sentidos. Esos son del hombre natural, pero la fe es de Dios. El hombre natural puede estar equivocado, pero Dios no puede equivocarse. ¡Oh!

61 ¿Por qué nos haría eso gritar? Piense de eso. ¿La gente me dice que tienen fe y que ellos pueden creer en sanidad Divina? Amigos, si usted no cree en sanidad Divina, está perdido. Eso es cierto. ¿Cómo va usted a...? Si usted no puede tener fe suficiente para que Dios remiende este cuerpo para justificarlo, ¿cuánto más usted va a tener fe para creer que Dios tomará este viejo mortal y hacerlo inmortal de ello para llevárselo hacia arriba? Eso es una sanidad Divina directa. Oh, va a haber algunos desengaños horribles en el día del Juicio, en la resurrección. Eso es cierto.

62 Fe: Tenemos que llegar a tal lugar hasta que seamos trasladados como Enoc lo fue. Eso es cierto. Fe, testimonio, al grado que eso agradó a Dios. Enoc tuvo... La siguiente escritura dice que Enoc tuvo un testimonio de fe, por la fe, él agradó a Dios. ¿Es eso cierto? Y la Biblia dice: "Sin fe es imposible agradar a Dios." Así que Ud. tiene... [Fin del disco.—Editor].

63 Ahora, un don de milagros, a pesar de que muchos milagros son obrados junto con eso. Pero es un don de sanidad. La gente sana, usted sale, se ora por eso, regresan y ellos son sanos. Espera hasta que yo deje la ciudad, amigos. Después de que yo me haya ido un buen tiempo, usted oirá a la gente venir a sus iglesias y decir: "Bueno, ese cáncer se ha ido." "Esa sordera que yo tenía, yo oigo ahora." "Bueno, mi enfermedad me ha dejado."

64 Eso es tan simple como eso. No es nada que usted pueda obrar. Yo noto que la gente viene a la línea, y se ellos mismos se estremecen y dicen: "¡Oh Dios, Aleluya, Amén, Gloria a Dios.!" No haga eso, usted interfiere con las cosas aquí, usted interfiere con Dios. Venga reverentemente y sólo levante su cabeza y crea. Eso es todo. Fe, usted no obra por sí mismo para hacerlo. Fe es algo que ya ha sido puesto en su corazón. Usted sólo viene y lo cree. ¿Ve lo que quiero decir?

Oh amigos, yo le amo. Yo no podría hablarles a ustedes tan directamente si yo no les amara. Pero yo les amo tanto para ver que usted esté sin esto. ¿Ve usted? Usted debe entender.

65 Ahora mire, yendo rápidamente a mi texto para que podamos apurarnos. Dios testificó de Abel. Dios siempre testifica de Sus dones. ¿Es eso cierto? Ahora, quiero que usted note. Cuando los hijos de Israel estuvieron en esclavitud 420 años en Egipto, llevados allí por José cuando ellos bajaron. Poco a poco se levantó un... Un Faraón que no conocía a José. Y entonces la gente entró en esclavitud. Y ellos tuvieron que hacer casas de paja y ladrillos y cosas de paja y rastrojos. Y entonces ellos comenzaron a clamar a Dios por un libertador. ¿Es eso cierto? Y ellos clamaron y clamaron. Y Dios pre-ordenó un libertador. ¿Es eso cierto? Moisés.

66 Y cuando Moisés vino a la edad de madurez él salió y vio a dos egipcios maltratando a un hebreo, y él mató a los egipcios y los enterró. Y al siguiente día cuando él se encontró a los hebreos discutiendo uno al otro, ellos dijeron: "¿Nos matarás así como lo hiciste con los egipcios?"

Ahora, mire, sea una gente quieta. Moisés, el mismo libertador, el don de Dios para la gente, ellos no lo entendieron. ¿Ve lo que quiero decir? Ellos no entendieron a Moisés. Y Moisés pensó seguramente que ellos entenderían que él era su don para libertarlos. Pero ellos no lo entendieron.

Y ahora amigos, no me tomen a mal. Pudiera decir esto con reverencia en mi corazón, sabiendo que soy una persona atada a la eternidad que me pararé ante ustedes algún día en el Juicio.

Miles de gente están fallando sus dones. ¿Ve? Ellos no pueden entenderlos. Y ellos miran y dicen: "Oh, él es sólo un hombre." Eso es verdad. ¿Fue Dios o Moisés el que libertó a la gente? Fue Dios en Moisés. ¿Ve? Ellos clamaban por el libertador. Y cuando Dios les envió el libertador, ellos fallaron en verlo porque él eso era por un... [Fin del disco.—Editor].

67 ...Mora en mí, El es el que hace las obras. ¿Ve usted? Pero él era el don de Dios al mundo. Dios lo dio a él para usted y para mí. ¿No está usted feliz de eso? Mire, Dios lo dio a él.

Bueno, ahora, la gente que creyó que Dios lo dio a él, ellos pueden ser salvos. Pero aquellos que no creen, ellos no podrán ser salvos. ¿Es eso correcto? Y no hay otra forma para todos de entrar al Reino, sino únicamente por El. ¿Es eso cierto? Bueno, ahora, si usted lo cree, usted puede ser salvo; pero si usted no lo cree, usted no puede ser salvo, porque él es el don de Dios.

Mire, la escritura dice: "Sabemos que Dios estaba con Cristo, porque nadie podía hacer las obras que El hizo si Dios no estuviera con El. ¿Es eso cierto? ¿Entonces qué fue eso? –Dios estaba testificando de que El era Su único hijo primogénito. ¿Es eso cierto? Dios testificó eso, El dijo: "Este es mi hijo." El dijo: "Si ustedes no creen en Mí, creed por las mismas obras." ¿Es eso cierto? El dijo: "Los hombres testifican de ellos mismos." Usted sabe cómo la escritura dice: "Pero si ustedes testifican y lo que dice él no es verdadero, entonces no lo crean, pero si yo testifico y lo que yo digo es verdadero, mi padre testificará de eso." Y si Yo les digo a ustedes acerca de un don de sanidad Divina y Dios no testifica de eso, déjelo ir, eso está equivocado. Pero si Dios testifica de eso, créalo, es el don de Dios a usted. Eso es cierto. ¿Ve usted lo que quiero decir?

68 Tengo que traer eso así amigos. Estoy confiando que usted lo está entendiendo entre líneas. Ahora, vea, es el don de Dios. Después de Jesús, cuando El se fue y fue tomado arriba, mucha gente vino a Jesús que nunca fue sanada. El oró por muchos quienes nunca tuvieron resultados de eso, porque ellos no creyeron. Ellos no creyeron que El era el hijo de Dios. Ellos dijeron: "Bueno, El se hace a si mismo Dios, El perdona pecados sobre la tierra, es una blasfemia." ¿Ve usted?

69 Ellos dijeron eso acerca de Elias, ellos dijeron lo mismo de Moisés: "Bueno, mejor nos hubiera dejado morir en Egipto que habernos traído aquí para morir en el desierto." Vea, el mensajero de Dios siempre ha sido rechazado. Usted sabe de lo que estoy hablando. ¿O no? Espero que lo haga amigo. Dios bendiga sus corazones. Yo quiero verlo amigos.

70 Ahora, entonces ellos estaban en necesidad de un Salvador. Dios envió a Cristo al mundo como un Salvador. Entonces después de que Jesús se fue, mucha de la gente amada de Dios estaban enfermas y afligidas. Dios le dio a Pedro el don de sanidad Divina. Ahora, la gente sanó porque Dios testificó a través de Pedro del don de... [Parte en blanco.—Editor].

71 Cosas materiales. Dios está en el hombre. El Espíritu Santo nunca cayó sobre organizaciones, cayó sobre el hombre. Mucha gente dice: "Ellos no pertenecen a mi fe". Bueno, si usted es la fe de Cristo, es toda la misma. A Dios no le interesa acerca de su organización, no significa nada para El. Y la gente llegan a un lugar, que solamente es un gran mundo organizado. Y esa es la razón que yo preferiría tenerlo en un auditorio.

72 Si es una iglesia unitaria, la trinitaria no vendrá. Si es en una iglesia trinitaria , los unitarios no vendrán. Si es en una iglesia metodista, los bautistas no vendrán. Si es en una iglesia bautista, los metodistas no vendrán. Un cuerpo. Una persona dijo: "¿Deberíamos ser bautizados de nuevo para poder venir y que se ore por nosotros?". Misericordia, eso es tan pagano así como lo tuviéramos. Eso es cierto. ¡No! por un Espíritu somos todos bautizados en un cuerpo. Eso es cierto. No importa quien sea usted y donde esté. Eso es cierto. Así que eso no hace ninguna diferencia a que organización de que usted es. Usted no tiene que pertenecer a la iglesia bautista o metodista, o a la pentecostal o lo que fuera. Usted tiene que tener fe en Dios. Eso es cierto.

Ahora, francamente usted no tiene que pertenecer a ninguna iglesia, pero si usted es sanado y va y peca de nuevo eso regresará a usted de nuevo peor que como fue en el principio. Usted vaya a algún lado, entonces a una iglesia y sirva a Dios. Dios no le sana a usted para la gloria del diablo. El le sana a usted para Su gloria.

73 Ahora, mire como la gente falla. Moisés sintió…yo me imagino como él se sintió. No le gustaba salir y decirle a la gente lo que…porque él pensaba que eso sería una exaltación a sí mismo. El pensó que la gente diría: "Ahora, miren a ese hombre".

Hoy en el mundo hemos tenido mucho de eso. Hemos tenido un montón de gente que viene y que dice: "Dios ha hecho esto, y ha hecho aquello". Pero Dios no registró eso. Si Dios lleva un registro, El respetará Su don. ¿Es eso correcto?.

74 Si señor, Dios honró el don de Abel, El honró el don de Moisés. Y Moisés pensó que la gente lo entendería. Pero ellos no lo entendieron. Y hoy seguramente parecería como que una persona no tendría que venir y más cerca delo que usted está ahora mismo para saber de lo que estoy yo hablando. Muy bien, pero eso va sobre la mayoría de la cabeza de la gente, Y amigos, yo le amo a usted y quiero que usted sane.

Ahora, cuando ellos llamaron por un libertador, Dios envió un libertador y ellos fallaron en verlo. Moisés era el don de Dios a Israel. ¿Usted lo cree?.

75 Hacia abajo, Eliseo el profeta, ellos eran el don de Dios, se levantaron muchos falsos profetas, allí mismo en los días de Eliseo se levantaron falsos profetas, pero Dios testificó de la profecía de Eliseo. Si es de Dios, El testificará de eso así como fue Eliseo y él era el don de Dios para Israel. ¿Usted lo cree?. El aun era el pastor de Acab. El era el pastor de Jezabel. Ella no quería admitir eso de que él era su pastor, pero él era el hombre que le dijo ella como estaba viviendo. Eso es cierto. El era su pastor. Ella lo odiaba, pero aun así él era el don provisto para ella allí, para hacerle saber de sus pecados, y ella falló en verle. ¿Sabe lo que estoy hablando?.

76 Después vino Jesús. Escuche. Jesús era el don de Dios para Israel, para el mundo. ¿Es eso cierto?. Eso fue el don de Dios. "Dios amó tanto al mundo que dio a Su único hijo unigénito". ¿Usted lo cree?.

¿Usted piensa que Moisés no era libertador porque era Moisés?. ¿Sus habilidades y toda su inteligencia?. Bueno, él dijo que él era un hombre de hablar lento. Era Dios en Moisés, un don para la gente. Era Dios en Cristo. El dijo: "No soy Yo, es Mi Padre El que mora en Mí".

Es la razón que Martha dijo: "Señor (el sermón de anoche). Dijo: "Yo se que Tú eres el Cristo, el hijo del Dios que debería venir al mundo". Ella lo creyó, y allí la gente creyó en El.

77 Y mire a Pedro cuando él estaba caminando, bueno, él era un mortal. El nació de carne pecadora, así como usted o yo. Eso es cierto. Pero la gente tenía necesidad de un sanador, así que ellos enviaron… Dios envió a Pedro para hacer ese trabajo específico. Juan fue amor. Pedro no tenía el amor que Juan tuvo. Juan era la agencia del amor de Dios. ¿Ve?. Mire aquí, cuando El tomó a Pedro, a Jacobo y a Juan (esperanza, fe y caridad). ¿No lo ve?. Esos tres, la esperanza, fe y caridad.

La esperanza estaba en Jacobo, él era el que puso la iglesia en orden. Fe estaba en Pedro. Y la caridad en Juan. Esperanza, fe y caridad. Eran los representantes de Dios sobre la tierra.

Y la gente se recargaba en la sombra de Pedro y eran sanados. ¡Oh! Amigos. No piense que estoy gritándoles a ustedes amigos. Usted pudiera pensar que estoy excitado, pero no lo estoy. Estoy tratando de llegar a mi punto lo suficientemente para que puedan ver de lo que estoy hablando.

78 Ahora, la gente pentecostal, por la cual se ha orado, por los últimos treinta o cuarenta años, para un don de sanidad.

Nosotros estamos viviendo los días cuando tenemos la mejor ciencia medica que jamás tuvimos. Tenemos los mejores hospitales que jamás hemos tenido. Tenemos los mejores doctores que jamás hemos tenido. Tenemos las mejores medicinas con las que jamás hemos practicado. Y tenemos más enfermedades que las que jamás hemos tenido. Hay miles de cientos de miles de santos preciosos de Dios sufriendo en ésta noche. Y ellos han llorado y clamado por años, para que Dios restaure el don de sanidad divina a la iglesia. Y cuando Dios movió las órbitas, treinta y siete años atrás, y pre-órdeno eso y lo envió, muchos cientos de gentes están pasando por eso sin reconocerlo, amigos.

79 Ahora eso ha venido a acontecer. Odio decir esto. Dios tenga misericordia. Mire amigos, a través del resto del país, allí en Phoenix, en Houston, en San Antonio, en Arkansas, a través del país, miles están siendo sanados, viniendo a través de ahí con todo tipo de enfermedades y males. Oakland, ¡conoce tu día!. Eso es cierto. [Fin del disco.—Editor].

80 ...Yo iba a entrar a la farmacia, y cuando entré, noté a un hombre mirándome extrañamente. Entré a la tienda y salí de nuevo, y yo tenía el sombrero puesto, yo nunca olvidaré acerca de él. Yo aun tenía puesto mi uniforme.

Y él puso sus… el hombre puso sus manos sobre mi hombro, y él me miró y me dijo: "Señor, veo que usted es un oficial, y yo pensé que podía hacer una pregunta. Usted pudiera pensar que yo estoy loco". Y yo dije: "¿Qué es lo que sucede señor?". El dijo: "Yo vivo en Paducah, Kentucky". El dijo: "Yo he estado fallando en mi salud por dos años". El dijo: "La semana pasada, yo tuve un sueño peculiar". Dijo: "Yo soñé que yo debería venir a Jeffersonville, Indiana y conseguir a alguien apellidado Branham, para que orara por mí, ¿Usted sabe a donde hay algún Branham, que viva por aquí?". Bueno, usted no sabe como me sentí, yo pensé: "Oh, Dios está testificando de esto". Y yo dije. "Si señor, yo se donde vive un Branham aquí". El dijo: "¿Usted sabe si hay alguien que ora por los enfermos?". Yo dije: "Yo soy él". El solo me miró así, y lagrimas comenzaron a caer por sus mejillas. Y él solo me tomó por la mano. Yo lo tomé por la mano, me quité mi sombrero, puse mi pistola en mi sombrero y me arrodillé en la banqueta de la calle y comencé a orar por él ahí mismo. Cuando me levanté ahí, había madres paradas, cargando a sus pequeños hijos, y los hombres con sus sombreros quitados esperando por la oración. Había habido muchas cosas hechas en Jeffersonville, y ellos sabían lo que estaba aconteciendo. Y cuando nos levantamos, todos ellos estaban allí parados con sus cabezas agachadas escuchando la oración. Yo me levanté, y el Hno., y el puso sus brazos alrededor de mí, comenzó a palmearme así. Yo nunca lo he visto desde ese día. Dios lo sanó.

81 Y yo estaba parado en Houston, Texas, en los cultos del reverendo Kitchen. Y una mañana estando allí, oh, yo estaba pensando, orando. Estaba teniendo un servicio de día. Y allí estaban cientos de personas viniendo a la línea, siendo sanados. Y de repente hubo una dama que corrió allí, oh, el edificio era tan largo como este auditorio, como este piso principal aquí, y la dama corrió hacia atrás y ella tenía un muchachito en sus brazos, y ella se sentó. Y ella estaba muy inquieta, y la línea de oración con cuatro en fila que estaban viniendo de esta manera. Y ella se levantó y dijo: "Espere un minuto, solo un minuto". Y todos se detuvieron. Ella dijo: "A mí no me gusta detener esa línea de oración, pero yo quiero decirle a usted…" Ella estaba realmente nerviosa y llorando, como excitada.

Ella dijo: "Yo vivo en oeste de Houston". Ahora, Houston es una ciudad bastante grande, cruza por varias millas, y nosotros estabamos en el lado este. Ella dijo: "Esta mañana mi vecina, la madre de éste niñito, su padre era un viejo predicador metodista, y él ha estado muerto por veinte años". Y dijo: "Antes de que él muriera, él solía ir alrededor y predicar, diciendo que algún día Dios mandaría los dones de regreso a la iglesia para los gentiles antes de el fin de la dispensación gentil, así como El lo hizo por los judíos". Y dijo: "Este es el bebé de su hija, ella está débil".

Y dijo que esta mañana después de limpiar su casa, ella tomó su trapeador, y estaba acostada en la cama descansando. Y dijo: "De repente ella tuvo un sueño, ella vio a una grande nube blanca levantándose y saliendo de esa nube, comenzó a moverse para atrás, y allí vino su padre muerto. Y él dijo: "Levántate y toma al niño y ve al tabernáculo del evangelio de Houston, el don de sanidad divina está allí". Bueno, ella pensó que solamente era un sueño, nunca había oído del tabernáculo del evangelio de Houston, así que estaba allí acostada un poco, y se quedó dormida de nuevo, y ella soñó eso la segunda vez. La grande nube negra vino. Su padre muerto vino caminando, saliendo de la nube. Ella dijo: "Bueno, eso es extraño, yo soñé a papá la segunda vez". Dijo: " El dijo, toma al bebé". Bueno, ella se levantó y vio algo, permaneció alrededor de la casa y regresó y se recostó de nuevo , y cuando ella regresó, ella soñó eso la tercera vez. La gran nube blanca viniendo [Parte en blanco.—Editor].

82 Yo no creo en todos los sueños, así que entonces, llamó, pero dijo: "Los mancebos verán visiones, sus viejos tendrán sueños". Y entonces ella llamó a la oficina, y él dijo: " Sí, hay un tabernáculo del evangelio en Houston, allá el lado oeste, en la calle sesenta y siete". Y él dijo: "Este, calle sesenta y siete". Y la dama, la madre estaba tan débil que ya no podía…Ahora, el hijo tenía una parálisis infantil, sus piernitas estaban invalidas, y ella no podía traer al niño. Pero ella tenía a la vecina, y la vecina se la pasó cambiando autobuses y carros hasta que ella se bajó de un carro a dos cuadras de la iglesia. Y allí estaba un policía parado, y ella le preguntó: " ¿Sabe usted donde está el tabernáculo del evangelio de Cristo?". Dijo: "Sí, señora. Allí está, allí a un lado a donde está la gente parada en la calle. Ellos están teniendo un servicio de sanidad".

83 Bueno, la pobrecita estaba tan débil, que cuando llegó allí, ella podía… imagínese como se sintió. Caminó allí dentro y vio eso y yo dije: " Tráigame al bebé",

¡Oh!, ¿sabe lo que pasó, o no?, seguro. Y yo pensé: " Aun los ángeles del cielo saben esto de la gente. Dios testificará de eso. Sus obras serán declaradas, no importa lo que la gente piense de eso. Eso es cierto, es verdad, amigos. Dios bendiga su corazón.

84 Aquí en Camden, Arkansas, con el Hno. Adams. Creo que uno de los Hermanos Adams está aquí en esta noche. Y en el lugar de él, él estaba sacándome, habíamos tenido miles asistiendo a los servicios. Y ellos estaban sacándome del servicio un día. Y yo me mantuve oyendo a alguien gritando: "Tenga misericordia, tenga misericordia. Oh, ¿Dónde está usted reverendo?" Y yo me voltee, el Hno. Adams dijo: "No pueden detener al hombre de color, usted sabe." En Arkansas, si usted saluda o estrecha las manos de un hombre de color, ellos lo ponen en la cárcel. Así están ahí. Eso está en la ley que tienen allí. Usted puede platicar con él, pero no puede poner sus manos sobre él.

Ahora, ¡Eso no está bien! Eso no es, él es un humano tan bueno como yo o usted o alguien más. Eso es exactamente correcto. Yo no sé lo que él piense acerca de eso, pero yo quiero descargar mi alma acerca de eso. Eso es cierto. Seguro. Yo estoy con Abraham Lincoln, y todo eso está bien, y mire…

85 Y ahí este pobre hombre de color estaba parado gritando: "Oh reverendo." El Hno. Adams dijo: "Vamos Hno. Branham, mire esa multitud, ellos nos están empujando." Y ellos me sacaron de la multitud. Ellos no querían ser rudos, pero ellos tratan de tomar… Porque amigos, a veces usted va ahí y ellos casi lo aplastan. Y ellos sólo lo jalan a usted. Y yo los amo. Dios bendiga sus corazones. Me gustaría pararme aquí y tocar a cada uno de ellos y orar por ellos hasta que yo sólo… Y que el aliento salga de mi cuerpo. Anoche cuando dejé el edificio, ellos tuvieron que ponerme casi en el carro. Aún mi corazón y todo lo demás, sólo estremeciéndose y brincando así.

86 Usted no se da cuenta de la corriente de la fuerza de sostener esos demonios cuando ellos salen y están en el cuarto. Y usted es responsable. ¿Qué si algo sucediera en el edificio? Bueno, ellos lo pondrían a usted en la cárcel y detendrían los servicios. Eso… ¿Ve lo que quiero decir? Usted no conoce la responsabilidad de eso. Y aquí, entonces… Estoy tan cansado de todas formas después de ir por seis meses.

87 Entonces yo dije: "Espere un minuto." El estaba clamando, pobre individuo. El tenía su sombrero en su mano, cabello gris; él estaba diciendo: "Reverendo, reverendo." Su esposa dijo: "Tú no puedes llegar a él, querido, tú no puedes llegar a él." Y yo dije: "Espere un minuto, sólo un minuto." Y así que miré alrededor y lo miré a él, y dije: "¿Qué es lo que sucede señor?" Y el Hno. Adams y otro hombre me llevaron hasta donde él estaba, y yo dije: "¿Qué es lo que sucede?" Y él dijo: "Reverendo, reverendo." Vea, él estaba agarrándome así. Dijo: "Reverendo." Poniendo su mano sobre mí. Yo dije: "¿Sí?" El dijo: "Espere un minuto reverendo…" [Fin del disco.—Editor].

88 El dijo: "La antenoche, mi vieja mamá había estado casi muerta por veinte años." Y dijo: "Ella era una mujer cristiana. Y había estado ciega por más de doce años." El dijo: "Y antenoche, yo soñé… [Parte en blanco.—Editor] … Que Dios había enviado Su don de sanidad Divina, y eso estaba en Camdem, Arkansas, y que yo no lo dejara a usted pasar." Dijo: "Reverendo, por favor no me pase." ¿Piensa usted que yo podía pasarle? A mí no me interesa quién era él. Es Dios. No me interesa cuánto ellos pudieran ponerle en la cárcel.

89 Entonces estando ahí parado cerca de ese pobre hombre anciano, tomándolo de sus manos. Sus ojos habían sido reventados por una explosión. Tomándolo de sus manos y estaba orando por él, su esposa estaba llorando, las lágrimas bajando sobre su abrigo así. Ella estaba ahí parada. Después de que terminé de orar, él sólo… Sus ojos, él miró tan sorprendido. El miró alrededor, comenzó a parpadear sus ojos. El dijo: "Querida, ¿No es ese un automóvil que está ahí?" Y ese era nuestro carro en el cual estábamos. Lágrimas bajando de sus ojos, fuera de sus ojos. El comenzó a levantar sus manos y regocijarse.

90 Oh hermano, Dios testificará de Sus dones. El cielo y la tierra pasarán, pero Dios va a moverse, va a haber alguien que lo reciba (Si señor) si Ud. viene y respeta lo que Dios ha hecho por usted. Dios testificará de Su don, es tiempo ahora mismo para empezar.

No hace mucho estaba en Illinois, escuche, mientras hablábamos de este hombre, esto vino a mi mente. Había...estaba en un gran coliseo, muchos saben de donde hablo, y al mirar ahí, vi diferentes cosas, vi a un hombre de color con un anillo de cabello canoso en su cabeza, y el vino allí así, mirando. Y después de un rato vino a algo, se detuvo, se quitó su sombrero, lo sostuvo detrás de el, inclinó su cabeza y vi que estaba orando. Caminé a el después que terminó, y le dije: "Señor, yo soy un ministro, vi que estaba orando. ¿Que era tan importante acerca de esa caja? Me miró con sus viejas mejillas endurecidas y arrugadas, y lagrimas cayendo por los lados de las mejillas. El dijo: "Rev... Predicador". El dijo: "Solo mire aquí". Y yo me levanté y miré allí, y se miraba como que un viejo vestido estaba allí. Yo dije, se miraba como un viejo vestido allí, yo dije: "Yo solo veo un vestido". Eso es lo que mucha gente ve, las señales naturales. Yo dije: "Yo solo veo la vestimenta". El dijo: "Usted noto que tipo de círculo ¿Está en ello predicador?. Yo le dije: "Si señor". El dijo: "Toque aquí a mi lado, allí hay marcas del cinturón de un esclavo. Esa es la sangre de Abraham Lincoln". Dijo: "La sangre de Abraham Lincoln me quitó el cinturón de esclavitud fuera de mi. ¿Porqué no debería yo de quitarme mi sombrero y decir una oración?". Y en esta noche, yo pienso si un hombre de color, por la libertad de sus derechos, podría quitarse su sombrero a la sangre de Abraham Lincoln, ¿Ustedes cristianos que deberían de hacer por la sangre de Jesucristo?". ¿Ve?. ¡Oh! Amigos, yo espero tener más fe en Oakland y en Los Angeles también.

91 Les diré que la gente que lo recibió no hace mucho, fueron la gente hispana de Arizona. Ellos agarran la idea rápidamente. Ellos supieron que era el don de Dios para ellos. Ellos vinieron a la plataforma. Y yo veía a esos queridas y viejas madres hispanas desmayarse y salirse de la línea antes de que ellas pudieran llegar a mi, ellos creyeron.

Una de ellas vino, ella tuvo un sueño de que... ella ni aun hablaba inglés. Y ella vio al Ser supernatural parado. Usted tiene aquí la carta, ¿La tiene? Muchos... ¿Porqué?, Dios testificará de su don. ¿Es eso cierto?. ¡Oh! Amigos, usted sabe de lo que estoy hablando. ¿Entiende usted ahora de lo que estoy hablando? Fe, créalo. Venga, no es el hombre, es Dios en el hombre. Usted sabe lo que estoy diciendo.

92 [Fin del disco.—Editor]... Por favor, ¡Oh! Dios, mucha gente viene en esta noche así como lo hicieron en el día de los apóstoles. Muchos de ellos vienen entendiendo que este es el tiempo apostólico para ellos. Esta es la hora que lo que ellos han pedido ahora está presente. El Espíritu Santo en la forma de sanidad para sus cuerpos. Lo que ahora ellos preguntaron está presente, el Espíritu Santo en la forma de sanidad para sus cuerpos. Permítelo querido Dios. Que mucha gente pueda ser sanada en esta noche, ten misericordia Padre. Y que pueda cada uno venir en esta noche, y venir así como lo hicieron cuando pasaron por Tu humilde siervo, Simón Pedro. Ellos se recostaron en Su sombra, y fueron completamente sanos, porque ellos reconocieron a Dios en el hombre, que puedan ellos reconocer a Dios así como lo hicieron en Moisés. Dios estaba en Cristo reconciliando el mundo en sí mismos. Que ellos puedan reconocer a Dios en Su gente. Permítelo Querido Padre. Ten misericordia y bendice a cada uno de ello. Y Querido Dios, en éste tiempo yo oro por mi pequeña iglesia allá en casa, que apenas tuvo servicios ésta noche, estaban llorando y pidiendo que yo viniera a casa. Oh Dios, la gente reuniéndose de diferentes partes del país… cuida a mi niñito huérfano. ¿Lo harás querido Dios?. Oh, yo estoy aquí esforzándome, tratando de hacer lo mejor, querido Dios, para obedecer lo que fue dicho. Y que esta gente pueda ver que es un sacrificio, y que lo que haz hecho por la gente. Y que puedan ellos reconocer éste día y que muchos sean sanados, y mejorarse de sus enfermedades y testificar en la ciudad. Porque lo pedimos en el nombre amoroso de Jesucristo, Tu amado hijo. Amén.

93 Amigos, ellos sólo caen de lado a lado. Oh, como yo desearía que usted…yo se que usted lo hará. Dios bendiga sus corazones. Yo tengo confianza en creer que usted la tiene. Cantemos todos ahora, mientras los músicos tocan "solo creed". Todos ahora, levanten sus voces alto. Vamos.

Solo creed, solo creed ,todo es posible, solo creed.

94 Solo un momento, ¿Usted cree que Dios está en nuestros medios en ésta noche? ¿Usted lo cree?, ¿Usted que El envió a su gente que clamaron por liberación?, ¿Usted cree que El envió sanidad a usted?, ¿Usted cree con todo sus corazones?. Entonces vamos a cantar este con nuestras manos, sobre nuestros corazones diciendo… "

Señor, yo creo. Todas las cosas son posibles, yo creo.

…Nuestra hora ha venido, creemos que Tú estás viniendo pronto. Que Tú has enviado Tu don, para glorificar a Tu hijo santo. El está estirando su mano santa para sanar por la agencia de Su iglesia. Ayuda a la gente en ésta noche aquí. Mientras la música está tocando suavemente y tiernamente, que pueda la gente cree, Padre, si yo he dicho algo equivocado, perdóname. Yo oro que Tu dejaras que la gente entienda, que esto es el tiempo que Tú has testificado. Y que ellos puedan saber que Tú siervo no vino porque es mi deseo, fue Tú voluntad que yo viniera, Padre. Que puedan ellos dejar a un lado cada mente escéptica, cada pensamiento y que puedan venir ésta noche a ser sanados, porque lo pedimos en el nombre de Jesús y para Su gloria.

95 ¿Ahora, usted pondrá a un lado cada pensamiento escéptico?, ¿A usted olvidado todo acerca de sus ideas escépticas?, ¿Usted va a venir y ser sanado ésta noche?, ¿Usted lo cree?, diga Amén. "Todos los que…..Dios Le bendiga, amigos.

Ahora, ellos van a tomar una fotografía. Y le diré a usted lo que sucede con esas fotografías. Yo las cuelgo en mi cuarto. Cada noche cuando yo estoy en casa, como yo oro por ellas. ¿Cuántos quieren que yo ore por usted, cuando yo mire éstas fotografías?. Dios les bendiga en su corazón.

96 Ahora, ¿Está seguro de no fallar mañana por la noche al servicio, y la próxima noche?, es la historia de mi vida, la próxima noche y quiero que usted la oiga. Dios le bendiga a usted ahora, mientras estamos parados reverentemente por un momento, ellos van a tomar la fotografía. Ahora. El fotógrafo le dirá a usted que hacer [el fotógrafo habla]. [Ellos continúan tomando la fotografía.—Editor].

97 Por fe, Abel ofreció a Dios un más y excelente sacrificio que Caín, por eso él obtuvo testimonio de que él era justo. Dios testificando de Su don. Padre celestial, yo te doy gracias por Tu testimonio ahora, testificando de eso que Tú has hecho a través de nuestro amado Jesús. Que fue del ángel que me habló esa noche, en el cuarto, estar cerca de Tu siervo, cerca al lado de Tu siervo en ésta vez, para confirmar la palabra, con muchas señales y maravillas siguiéndole. Entendemos que Satán está… y que puedan mucha gente ser sanadas en ésta noche, y que puedan su fe, ser levantadas en éste tiempo para creer en el testimonio. Y que puedan ellos sanar de todo tipo de enfermedades. Has que cada espíritu sea sujeto a Tu Siervo, para la gloria de Dios, lo pedimos, en el nombre de Jesucristo. Amén.

98 Ahora… Dios mediante ellas, sanará…hermana. Yo te conjuro a ti por Jesús…Poderoso Dios, yo oro que Tú, bendecirás a nuestra hermana aquí, que está sufriendo, y que pueda ella a éste… darse cuenta que es… gente que ustedes testifican de éste don. Sal fuera de ella, tu demonio, en el nombre de Jesucristo.

99 Ahora, ¿cree con todo su corazón, hermana?, querido Dios, es imposible para que ella no sea sanada, y ella dice que cree con todo su corazón. Y Tú me dijiste, que si yo hacía que la gente me creyera, que Tú haz enviado para éste propósito, y que fuera sincero en oración, que ninguna enfermedad pudiera pararse ante la oración. Oh Dios, más que….he testificado del don en más de once estados, y ahora, oro Padre permitas…nuestra hermana, pueda ser contada con los que tienen fe. Sal fuera de ella, tú…

100 Padre celestial, yo estoy pensando, como Tú trabajaste en ultramar, con los santos amorosos… humillándose a sí mismo para creer en Dios…Y yo oro que Tú bendecirás a nuestro querido Hno., así como él…está en necesidad… por favor, Dios, ten misericordia de él. Sal fuera tú de él demonio, en el nombre de Jesucristo…¿Usted cree con todo su corazón?… Esa es la verdad, usted quiere estar bien ¿O no?, ¿Usted cree que Dios oye la oración de el Hno. Branham?. Muy bien.

101 Padre celestial, así como ésta niñita está… con sus pequeños ojos azules mirándome… y sonriendo… fue para creer que ella va a recibir lo que pide. Y ésta vibración… se misericordioso a… tú demonio, sal fuera de ella, en el nombre de Jesucristo.

102 Nuestro Padre Celestial se misericordioso, una niñita amorosa sufre ésta noche, y Tú estas aquí para ser...[Fin de disco.—Editor] ¿Usted cree…? Padre celestial se misericordioso, para nuestra hermana que está sufriendo…entender que el Poderoso Dios ha… y El está testificando de Su...Tu demonio... sal de ella, en el nombre de Jesucristo. Amén

Querido Dios... yo creo que ellos... yo oro padre esta noche por mi querido Hno. que está sufriendo, Satán está tratando de quitar su vida, bendícelo querido Dios... tu demonio, sal fuera de él en el nombre de Jesucristo...arriba en los balcones mantenga su cabeza agachada por favor. Eso salió de él y entonces regresó a él. Y yo supe que había alguien que tenía su cabeza alzada. No haga eso... Ahora, solo un momento... incline su cabeza y créalo con todo su corazón. Padre celestial, Tú que has prometido... sanar a la gente. Yo siento que el gran mensajero, el Angel de Dios que está parado cerca del púlpito esta vez. Por lo tanto con toda la fe que Tú tienes... porque mi Hno. está en... como este demonio que ha venido a enviarle prematuramente a la tumba. Sal fuera de él...en el nombre de Jesucristo... cada vibración se detuvo en mi mano...vaya, Dios le bendiga con...

103 [Las palabras son difíciles de entender.—Editor]...Si no hubiera vibraciones... [cinta en blanco.—Editor]... Vaya, y créalo. Mi Hno.... La Biblia plenamente dice... que si usted cree todas las cosas son posibles si usted cree... han pasado mil novecientos años, El ascendió a lo alto y le dio dones a los hombres, y aun Dios está testificando de su don. Por lo tanto en obediencia a lo que fue comisionado... yo conjuro este demonio, sal fuera de él en el nombre de Jesucristo...

104 Pudiera darle un resto a la audiencia, levante su cabeza, si alguien de ustedes le gustaría ver... ¿Cuántos me han oído explicar de las vibraciones aquí a donde...? déjeme ver su mano. ¿Cuántos aquí entienden como el don vino, la vibración sobre mi mano? Veamos su mano. Ustedes todos ven lo que...

105 [Las palabras son difíciles de entender.—Editor]...éste hombre... yo pensé que yo estaba... la vibración aquí. ¿Ve? Pero es... ahora, cada uno tiene su cabeza... y ore, ahora recuerde, esto puede pasar de uno al otro, esté seguro de mantener su cabeza agachada. Padre celestial, Se misericordioso Dios, a nuestra querida hermana, que tiene un derecho, Padre, en esta noche para ser sanada, ella vino a reclamar sus privilegios dados por Dios de ser sanada por El, Salvador Jesús de Nazaret. Por lo tanto Padre, dale a Tu siervo fe. Que pueda escalar ahora hacia esa fe... y ahora en el nombre de Jesucristo, yo te amonesto, Satán, déjala...

106 Por favor no levante sus cabezas amigos. Ahora, está sobre la dama. Esto de es muy - debe ser un cáncer en lugar de un problema femenino, porque es muy, muy provocado. Ahora, mantenga su cabeza inclinada... ustedes crean con todo su... usted crea con todo su corazón de que yo puedo hacer esto a través de Jesucristo. Ustedes que creen todo lo que tienen que hacer es simplemente creer... hay cabezas levantadas por todos lados, amigo. Mantenga sus cabezas inclinadas...Querido Padre celestial, Se misericordioso en nuestras... [Fin del disco.—Editor].

107 Si hubiera algo que sucediera en la... así, ahora, que sería si usted tuviera un... ¿Ve? Yo a veces solo me pregunto. Me gustaría en sus casas... pero yo... una persona muriéndose quería que yo fuera en un avión, rentar un... una mujer llamándome allí en Missouri, dijo, colgándose en el teléfono, arrodillada, llorando, pidiéndome que orara...sobre ese teléfono, que no colgara... quería rentar un avión para que yo viniera allí, a donde un bebé estaba muriendo... Bueno, es patético, pero ¿Qué puede hacer una persona? Eso lo haría enloquecer pensar que [Fallas en el disco.—Editor]... Cosas así que vienen de todos lados. Yo hablaba con mi esposa y ella dijo que hay muchas gente y todo lo demás, y como quinientas cartas que llegaron en diez días a mi...

108 Ahora, esta niñita está ciega, no hay vibración en su mano, ella está paralítica, y por supuesto que no hace una vibración, es solamente un germen de enfermedad. Ahora, ¡yo solo tendré que creer!...creo que Dios la sanará... ¿Usted cree, recuerde, yo digo... yo no quiero que usted... Dios nos hablará... tengo que decirle a la iglesia algunos cuantos testimonios de algunas cosas. Ahora, usted mantenga su cabeza inclinada, y yo le pediré a Dios con todo mi corazón que... recuerde que yo no soy sanador, es Dios.

109 Niñita, tú amas a Jesús, ¿O no querida?, bueno, yo voy a pedir a Jesús que te deje tener tu vista de nuevo, que te haga caminar... Querido Jesús, el hijo, manda Tus bendiciones divinas sobre la niñita, y sobre esos ojos que ahora están ciegos, que ellos puedan ver de nuevo, que este cuerpo que ahora está paralítico pueda ser sanado de nuevo. Yo oro Padre, que Tú lo permitirás en el nombre de Tu amado hijo Jesucristo. Puedes... ¿Ves esas luces?... ¿Ves eso?. Ahora, mira aquí... Ahora, mira hacia mi... ¿Ves allí? ¿Ves allá? ¿Ves aquella sombra aquí?.

Muy bien, audiencia ustedes pueden levantar su cabeza. [Fallas en el disco.—Editor]... Los lentes y todo lo demás estaba perfectamente cubiertos sobre como con... Había suficientes arrugas... cuando algo muere eso se arruga. ¿Es eso cierto? Hay suficientes arrugas sobre los ojos de la niña hasta que ella pueda ver las luces en el cuarto y pueda decirme de mi mano ante su cara... mirando así. [Fallas en el disco.—Editor].

110 [El disco no es claro.—Editor]... Digamos: "Alabado el Señor"... ¡Oh!...Ahora, vamos a poner su testimonio para que ella pueda verlo en el periódico, para que así pueda ver. ¿Cómo se llama hermana? Ronna Mae Promise. Véalo en el periódico...Su cáncer es... Muy bien. ¿Cuántos creen ahora? Dios bendiga su corazón...

111 Ahora... hay un sordomudo, hay una gran vibración. Es su mano. Muy bien. Inclinemos nuestras cabezas cada uno. Ahora, aquí está la vibración. Esto es lo que yo le puedo decir como...ponga su señal sobre de eso... tiene que tener fe, solamente mi propia fe para creerlo. Ahora, yo quiero que incline su cabeza en todos lados.

¿Cuántos en esta audiencia creen que puedo hacer esto a través de Jesucristo, levantará su mano? Muy bien, Si hay tantos que creen, usted verá la gloria de Dios. Incline su cabeza por donde quiera.

112 [Alguien dice que él nunca le dijo al Hno. Branham cual era el problema en el hombre.—Editor]. Usted no tiene que decirnos amigo, eso es conocido. No hay secretos con Dios, y El revela sus secretos a Sus siervos. Usted ha visto cosas que has sido hechas, aun hábitos y cosas. Hubo una persona que pasó hace unos momentos que tenía un hábito, cuando la miré, yo no sabía como llamarlo. Enfermedades venéreas o hábitos, yo no tengo que hacer eso. Usted entienda, a menos que usted quiera que lo haga. Si usted me pide, si quiere que sepa... por supuesto, tan pronto como usted lo hizo, yo sentí esa vibración...allí en sus oídos.

Ahora, cada uno incline su cabeza, sea muy amoroso y quieto y solo sea reverente y usted verá la gloria de Dios.

113 Padre celestial, ¡oh!, tengo que correr hacia esta ciudad y salir. Y parece ser que... el tiempo en que tenemos que llevar a la gente a un lugar donde ellos comiencen a creer y cosas serán hechas, entonces nosotros tendremos que dejarle de nuevo. Yo oro que Tú quizá nos enviaras de regreso aquí. Y ahora, estando aquí ante mi, este hombre está parado aquí, y Satán ha cerrado sus oídos para hacer que él camine ante un vehículo, o algo así, y ser matado, ¡oh!, tratando de hacer daño a este pobre hermano., pero aquí está él para ser sanado Padre. Y ahora, yo le he hablado a la gente en esta noche concerniente a Tu visitación del ángel de Dios. Y que puedas Tú confirmarlo ahora ante sus ojos para que esta línea de fe comience... [Falla en el disco.—Editor].

B

 

 

 

 

A los creyentes de este Mensaje:

Con este mensaje predicado el 12 de abril de 1947 estamos empezando a traducir e imprimir en español el inicio del Mensaje. Este es el primer sermón registrado de los 1120 que Dios nos dejó grabado, primero en discos y después en cintas magnetofónicas para conformar la estructura de este querido Mensaje del día final traído por el Profeta de Dios William Marrion Branham y que es dirigido directamente a la simiente elegida de Dios. 1947, un año después de que el Angel del Señor vino al Hno. Branham en mayo 7 de 1946 y lo envió con un Don de Sanidad, la primera parte de su ministerio. Cuando el mundo había salido de la Segunda Guerra Mundial, y había muchas enfermedades y aflicciones, y la ciencia medica no podía contenerlas. Cuando la Iglesia estaba orando para que Dios enviara un Don que viniera a ayudarles. Cuando lo Sobrenatural tenía que ser mostrado para probar que Jesucristo es el mismo, ayer, hoy y para siempre. Allí envió Dios Su Angel, Su Don, Su Profeta, para ministrar esa fase de redención. Cuando estaba en proceso este Ministerio para luego venir con la Voz de aclamación para preparar al pueblo para Su segunda venida. "He aquí, yo os envío a Elias el profeta, antes que venga el día de Jehová, grande y terrible" (Mal. 4:5) Creemos que estos mensajes serán de tremenda ayuda espiritual, y de gran gozo, para aquellos que en verdad creen todo el Mensaje, y lo escudriñan todo de principio a fin. Para los que en su corazón han deseado tener en sus manos toda esta información del mensaje completo, para los que Dios permite manejar esto con revelación de lo alto: ¡Para los predestinados!

 

 

Fe Es La Sustancia

Este mensaje es una predicación directa del Hno. William Marrion Branham y fue grabada inicialmente en disco con la voz del Profeta de esta Edad, y de allí traducida al español por "Fondo para Alcance Misionero", lo mas fiel posible a la grabación original, y apegándose lo mejor posible a nuestro idioma, y a la forma de expresarse del Mensajero. Cualquier error en la impresión no es intencional. Esta obra de traducción es solo para ayudar a que el Mensaje de este día final sea traducido e impreso lo mas posible, y llegue a la simiente predestinada.

Estos Mensajes están siendo impresos gracias a los esfuerzos de algunos creyentes de este Mensaje.

Si alguno desea reimprimir estos mensajes, le agradecemos nos comunique, y de ser posible le enviaremos el máster original.

Traducido y Editado en México por:

Fondo para Alcance Misionero

Tabernáculo "El Olivo"

Hno. Julián Córdova Cervantes

Capulín Nº27 Col. El Olivo.

Tlalnepantla, Edo. De México.

C.P.54110. México.

Publicado en 1997

106 [La siguiente porción fue gravado previamente y puesta en este sermón.—Editor]. Esta vez vamos a tener un especial de trompeta por mi buen amigo, el Hno. F.F Woswort. [El Hno. Woswort toca un canto en la trompeta.—Editor].

Bueno, eso estuvo muy bonito, el Hno. Woswort. Ciertamente apreciamos eso, y yo me pregunto mientras ustedes afinan aquí, si pudiéramos tener un pequeño coro de "Allí en la cruz", es una de mis favoritas. Yo me pregunto si pudiéramos tocarlo. Muy bien Hno. Woswort. [El Hno. Woswort toca "Allí en la cruz".—Editor].

Bueno, eso suena como en los viejos tiempos de avivamiento, hace mucho tiempo. Bueno, nosotros estamos realmente disfrutando aquí en esta pequeña visita con el hermano y la Hna. McAnally en esta noche. Yo me pregunto, si el Hno. Hooper, si tiene una palabra que decir o algo aquí en este micrófono. [El Hno. Hppper dice unas cuantas palabras.—Editor].

Si Señor, el Hno. McAnally es casi el mejor cazador de jabalíes por aquí. El es el mejor cuando yo no estoy.

Muy bien. Quiero tener unas palabras de mi esposa aquí. Muy bien. Querida, ¿Qué vas a decir? [La Hna. Meda dice: "Ciertamente estoy contenta por el privilegio de estar en Arizona, y contenta por el privilegio de haber conocido amigos como el Hno. y la Hna. McAnally.—Editor].

Hno. Woswort, ¿Qué piensa usted acerca de Arizona y la gente aquí? [El Hno. Bosworth dice unas cuantas palabras.—Editor] [El Hno. McAnally comenta sobre un viaje de cacería.—Editor] [El Hno. Bosworth toca otro solo.—Editor].

Hno. Mc todo lo que usted ha hecho por nosotros desde que estamos aquí en este viaje, yo confío que el Poderoso Dios algún día podamos regresar de nuevo. Dios le bendiga hermano. Yo siempre quería oír la voz de su esposa, la Hna. McAnally, puede ser que este alejado muchas millas, pero cuando usted toque esto piense de mi.

[La Hna. McAnally dice unas palabras.—Editor]. Muy bien, muchas gracias Hna. McAnally. Eso estuvo muy bonito. Ella es una mujer muy tímida. A mi me gusta eso. ¿El Hno. Bosworth tiene otro canto aquí en la trompeta?. Solo queremos oír una del Hno. Mac y ellos. Dios les bendiga hermanos. [El Hno. Bosworth toca otro canto.—Editor]. Muy bien hermano, muchas gracias. Hno. Hooper ¿Usted tiene otra palabra que decir? ¿Nada?. Querida, ¡oh!, Mac, díganos algo rápidamente en este micrófono, ¿Lo hará? [El hermano dice algo de la cacería.—Editor] Muy bien ¿Usted Hno. Bosworth? Diga algo más [El hermano habla minuto y medio.—Editor].

Compartir esta página

Repost 0
Published by

Presentación

  • : El blog de william branham_en _cozumel
  • El blog de william branham_en _cozumel
  • : william branham la palabra pura la verdad amor don de sabiduria amor fraternal los 7 angeles de dios cozumel
  • Contacto

Enlaces