Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
29 enero 2010 5 29 /01 /enero /2010 09:21

LEY

LEY Por William Marrion Branham NOVIEMBRE 5, 1955. CHICAGO, ILLINOIS, U.S.A. …había una niñita quien apareció en el servicio, muchos de Ud. lo vieron. El artículo fue sacado en: “Nosotros la gente”; y en otros. Así que ellos… la niñita se trabó de mí y sólo se sostuvo así. Ella era una niñita que usaba lentes, estaba muy ciega. Y ella podía ver sombras, pero yo creo que eso era todo lo que podía ver. Y no… perdón, creo que ni aún podía ver las sombras. Yo creo que difícilmente podía. No recuerdo al caso ahora, pero una noche antes, un niñito descalzo que había estado en abrazaderas por años. Y el Espíritu Santo habló y les dijo cuánto tiempo, cuatro, cinco años que eso había estado de esa manera, y lo que iba a suceder. Y entonces la madre caminó allí, soltó al niño y él vino caminando a través de la plataforma normalmente. 2Eso es donde un hombre en una silla de ruedas… La Sra. Morgan había sido la enfermera en el Hospital Mayo a cual fue sanada de cáncer. Ella está en la lista de muertos, ellos piensan que ella ha estado muerta por ocho años. Pero ella aún es enfermera. Bueno, eso es porque el Señor Jesucristo la sanó. Y ella había estado interesada en este hombre. Bueno, nosotros le podemos dar a él una tarjeta de oración, pero no podemos llamarlo a la línea de oración. Porque eso tiene que ser hecho soberanamente por Dios. Nosotros solamente repartimos las tarjetas cada día y debidamente. Y lo que viene a mi mente, yo solo llamo a algunas personas y siento que eso es lo que Dios quiere, vea Ud. lo que El escoja. Esa es la razón que no hay ninguno que sepa dónde será. Los hermanos que reparten las tarjetas, Billy, y algunas veces el Hno. Woods que le ayuda algunas veces, ellos no saben dónde va a ser. Y yo no sé. Sólo vengo y escojo allí. 3Y cada noche en los servicios este pobre hombre no lo obtenía. Y esa era la última noche del servicio. Y ellos lo habían cargado y lo habían puesto allí. Y él estaba tratando de menearse, él estaba sobre su espalda. Y yo vi una visión, vi al Señor Jesús sanándolo. Y yo en la visión tenía que ir y tocarlo. Yo no sé por qué, eso no… sólo obedeciendo lo que Dios dijo que hiciera, eso es todo. 4Así que el ir y tocarlo allí, allí estaba un hombre que estaba todo encorvado con artritis, y en un estado retardado a donde sus dedos y cosas estaban nudosas. Y al pasar, el hombre tan pronto como él fue tocado se levantó y comenzó a brincar hacia arriba y hacia abajo fuera de su silla de ruedas adonde lo tenían sentado. Este otro anciano amablemente tocó mis ropas, o algo así que pasó. Ahora Ud. sabe que no hay nada en mi saco o ropa para sanar. No hay nada de mí. Fue algo en donde él podía descansar su fe, vea Ud., algo en lo que él creía. 5Y como una semana más tarde el hombre que fue sanado de la silla de ruedas estaba manejando por el camino en su carro por el campo y allí estaba un hombre arando con un tractor, y ellos se reconocieron uno al otro. El hombre que estaba allí era el que estaba en la camilla. Así que ellos sólo se bajaron del auto y del tractor y corrieron a abrazarse uno al otro, y empezaron a brincar y alabar al Señor. Y eso fue a través de la sanidad de este hombre de la silla de ruedas, por el cual fui llamado a orar por el Rey Jorge de Inglaterra. Y él envió a su secretario privado, el cual era un amigo de él, para que se orara por él. Y el rey fue sanando de esclerosis múltiple. Y yo creo que él solo podía permanecer de pie cierto tiempo, o algo así, no me acuerdo. Yo lo tengo en carta con su sello puesto sobre ella ahí en la casa. 6Ahora, la niñita ciega esa noche, ella recibió su visita. Cómo el bendito Señor Jesús le dio... le restauró la visita a esa niñita y fue ciertamente una cosa milagrosa. Y ella estaba tan feliz por eso. Y eso causo un gran alboroto por dondequiera. Y “Nosotros la Gente” lo publicó. El libro esta impreso en muchos idiomas, uno de los más grandes… bueno, tiene artículos ahí acerca de ciencia y religión y todo lo demás. Y entonces apareció también en todos los periódicos de Uds. Asambleas de Dios. Y también en muchas revistas de sanidad lo publicaron. 7De eso toda la gloria es dada a nuestro Señor Jesús Quien lo hizo. 8Oí al Hno. Boze decir hace unos cuantos momentos: “La gente viene de millas de lejos.” Ellos lo han hecho. Quizá yo tengo ahí cartas de la gente de sus hoteles y cosas, que vienen de diferentes partes del país y dicen: “Bueno, nosotros manejamos caminos largos, y venimos, trajimos un niño enfermo.” Entonces como testimonio, quizá el día siguiente yo recibo otra carta que dice: “El Señor lo sanó anoche en el camino. Regresamos a casa felices.” Y así que estamos agradecidos por todas estas cosas. El Señor sea alabado. 9Y ahora noto que sólo hay una silla de ruedas que queda en el edificio, o ya no más. Y la dama me acaba de decir que la otra noche fue sanada de algo de los Hnos. Mayo. Fue vista una visión de ella que fue sanada. Y ahí está sentada una niñita en una silla de ruedas. Querida hermana yo tengo una niñita también en la casa, y ella sólo tiene ocho años, pero yo pienso, que si fuera ella la sentara en silla de ruedas, yo estaría feliz si Jesús la sanara. Y yo estaré feliz si El te sana a ti. Yo puedo únicamente decir lo que El me diga que haga, Ud. entiende. Ud. ore. Yo creo que es Su voluntad que se haga si su fe solo puede escalar a esa altura, eso terminará y será hecho. 10Esa es una de las cosas que nunca sabemos cómo eso se asiente en el edificio y vea algunos, quizá vea aquí uno que está escondido o afligido. Y uno sentado aquí que no está muy enfermo, sino solo afligido. Uno será sanado y este otro enfermo sentado. Y algunas veces el afligido se sienta y el que no está tan mal sea sanado. 11Hace unas pocas noches aquí, quizá está aquí en el edificio la persona en esta noche. Ellos son de esta gran escuela aquí o colegio. Y ellos escribieron una carta y dijeron: “Hno. Branham, tratamos de hacer contacto con Ud. por todo el país, por el…” la niña que se había ido y estaba perdida por un año o dos, o algo así. Y el F.B.I. la dio como muerta, o algo así. Ella se fue de alguna clase de… oh, me supongo que ella era una drogadicta o algo en lo que ella había estado. Ella se fue con algún hombre, o algo, y eso era todo lo que habían visto de ella. 12Y ellos pensaron que posible si ellos pudieran pedirme que orara y el Señor me mostraría una visión de lo que sucedió. Y así como hay aquí muchos de diferentes lugares, Ud. sólo piensa de Ud. mismo y piense de algún lugar donde Ud. haya visto a alguien más hablar de ellos, de cada ocasión cuando El dice lo que va a suceder, de esa manera. Así que Ud. vea que no es su hermano porque yo solo soy hombre. 13Pero ese día, yo tenía muchas cosas por las cuales orar, niños enfermos y afligidos y todo lo demás. Y pensé: “Vaya.” Entré esa noche y oré casi hasta las once de la noche. Fui a mi cuarto y me fui a la cama. Me desperté a la mañana siguiente como a las tres o cuatro y pensé: “Bueno, me pregunto para qué me levantó El a esta hora.” Me levanté, encendí la luz, leí un capítulo de la Biblia y esperé un poquito. Y después comencé a recargarme. Y miré hacia arriba y vi a una dama joven viniendo, caminando. Ella estaba vestida con un traje que se miraba como terciopelo café, creo que Uds. así lo llaman. El saco y la blusa están separadas, Ud. sabe. Y así que ella estaba caminando de esa manera, con cabello como rojizo, arenoso, cabellos rojizo oscuro. Una joven de apariencia atractiva, más bien fuerte. Y ella estaba sonriendo. Ella estaba caminando de regreso a casa. 14Así que yo pensé que eso sería algo que el Señor deseaba. Así que tan pronto como amaneció nosotros tuvimos nuestro…. Más bien mi esposa llamó a una hermana quien había recibido la carta; pero ella no daba ninguna descripción. Y ella llamó y esa era la muchacha. Esa era ella; así era la descripción. Cabeza rojiza, cabello rojo arenoso. Y estaba regresando a casa. Cuán maravilloso es el Señor. 15Esa mañana me mantuve viendo a un bebito ante mí. Yo llamé a la oficina y ellos leyeron todas las listas de lo que aún no habían enviado. Y pensé: “Oh, Dios, ¿dónde está este bebé?.” Miré otra vez, me llevé la lista a casa, la leí otra vez, y no había ningún bebé. La única cosa que tenía era un bebé como de cinco años, con cáncer en ambos ojos, allí en Kentucky. Pero eso se refería a un bebé infante. Yo me mantuve mirando, pensando dónde podía estar ese bebé. . No había visión, pero yo sabía que estaba allí, era un bebé infante. 16Y lo que sucedió fue que recordé estando sentado en el tabernáculo como dos semanas antes de eso, a una niñita que me susurró al oído, y dijo: “Ore por mi hermanita.” Yo pensé: “Esa es la hija del Reverendo Lepords.” El es un evangelista Bautista. Estoy seguro que eso es quién es. Y me dijo eso. Bueno, yo llamé, encontré su nombre en el directorio telefónico, y llamé al Reverendo Lepords. Pero él no estaba en casa. Así que llamé a mi oficina y la secretaria dijo: “Bueno, él se casó con una joven de aquí de la ciudad, con el nombre de….” Lo olvidé… Thompson, creo que ese era, o algo así, como Jackson. Jackson. Así que él dijo… ella me dio el nombre de su padre; Thomas Jackson. Así que yo les llamé a ellos y les dije: “Soy el Hno. Branham, y no quiero que Uds. piensen que estoy mal mentalmente, pero…” 17Y ella me dijo: “¿Porqué Hno. Branham?.” 18Yo le dije: “Bueno, por las últimas dos horas de esta mañana, viniendo del estudio, solo está ante mi un bebé infante. Y tan pronto como yo pensé de la niñita… su nietecita, que me susurró en el oído, la hija del Reverendo, que su hermanita estaba enferma.” Yo le dije: “El Espíritu Santo sólo me ha avisado que ese era el bebé.” 19Y ella comenzó a llorar. Y ella dijo: “Hno. Branham, seguro que yo lo conocía a Ud. Yo he ido a su iglesia.” Por supuesto yo no estoy aquí lo suficiente para saber quien viene. Ella dijo: “Yo entiendo cuán maravilloso es nuestro Señor.” Dijo: “El bebé ha estado inconsciente por los últimos diez días. No se puede hacer nada por ella. Los doctores la han desahuciado y está en el hospital y le están dando transfusión de sangre en esta mañana. Y la razón que el padre y la madre no contestaban es porque ellos están esperando que el bebé se vaya en cualquier momento.” 20Y yo sé cómo ellos le dan una transfusión de sangre a un bebé, es desde el… ponen la aguja en la cabeza aquí, parece como que es muy doloroso para los niñitos, pero eso es donde ellos pueden tomar la vena allí. Y yo le dije: “Bueno, esperaré como una hora hasta que termine la transfusión de sangre y entonces iré al hospital.” 21Ella comenzó a llorar y dijo: “Hno. Branham, Ud. cree que el bebé…” Yo le dije: “No lo dude, el bebé vivirá .” Yo le dije: “Yo sólo sé eso.” Ella dijo: “Oh, Hno. Branham, yo creo eso con todo mi corazón. Si Ud. dijo eso, yo lo creo.” 22Yo le dije: “No lo diga porque yo lo dije, dígalo por que es una revelación, no una visión. Yo olvidé acerca del bebé, pero Dios lo reveló otra vez.” Así que yo le dije: “Voy a orar por el bebé ahora, y oraré por una hora, y entonces iré al hospital.” 23Y amigos, bueno, el hospital podría darle a Ud. un informe; el padre y la madre también. Yo fui como una hora más tarde, o posible una hora y media más tarde al hospital. Y la madre estaba parada esperándome. Una gran sonrisa estaba sobre su rostro. Yo le dije: “¿Cómo está Ud.?.” Le dije: “¿Es Ud. la Sra. Lepord, la esposa del Reverendo D. W. Lepord?.” 24Ella dijo: “Yo soy.” Dijo: “Ud. es el Hno. Branham, ¿no me recuerda Ud.?” Yo le dije: “Creo que la he visto a Ud. hermana. “ Ella dijo: “Bueno, hemos venido a la iglesia muchas veces. Por supuesto desde que Ud. se fue. Mi esposo ha predicado en su iglesia.” Yo le dije: “Bueno, estoy agradecido por eso.” Y las lágrimas comenzaron a rodar por sus mejillas. Yo pensé: “Bueno, algo debió haber acontecido.” 25Así que ella dijo: “Reverendo Branham, mi madre me llamó hace apenas una hora y me dijo lo que Ud. había visto y lo que había sucedido en esta mañana.” Dijo: “Yo estoy aquí con el bebé, ellos estaban esperando que muriera en cualquier momento. Los doctores ni aún saben lo que estaba mal con él. Sólo una cosa sabemos, y es que estaba diabético.” Y solo tiene cinco meses de edad. Y dijo: “Es una diabetes, y yo olvidé lo que todos ellos encontraron, pero ellos no sabían lo que estaba causando esa semi—inconsciencia.” Y dijo: “Yo le hablé a mi madre, cuando mi madre me dijo eso, en mi corazón yo sabía que mi bebé viviría.” Dijo: “Cuando yo volteé, el bebé estaba pateando y sintiéndose bien y riéndose.” Y dijo: “Venga y véalo. Sólo estoy esperando que el doctor venga y lo dé de alta.” Ese es el doctor Rovera de Jeffersonville. 26Así que entré allí y la bebita tenía su mamila hacia arriba de esta manera bebiendo. Me miró a mí y se rió con esa boquita sin dientes, se rió de esa manera y puso la mamila otra vez en su boca. Su madre trató de jalarle el biberón. Oh no, ella la agarró otra vez. El doctor entró y examinó a aquel bebé y dijo: “Llévenle a casa. No hay nada mal con ella”, vea. Es mejor seguir la guianza del Espíritu Santo. Si nosotros los cristianos solamente nos aquietáramos a nosotros mismos, ¿ve? Yo estaré en tal precipitación. El aquietarnos nosotros mismos. Un llamado del Señor significa más que diez mil de nuestros propios esfuerzos humanos. Creamos en El con todo nuestro corazón, El es tan amoroso. 27Ahora, en esta noche, es noche de sábado, mañana domingo Ud. se levantará para ir a la Escuela Dominical . (¿Podemos subirle un poquito más el volumen? Me pregunto, me temo que a aquellos que están atrás les es un poquito difícil escuchar) El que se encarga del sonido o quien sea. 28Ahora, quiero que volteen conmigo para leer una Escritura. Y ahora nosotros confiamos que Dios nos encontrará en Su Palabra. ¿Cree Ud. que Dios está en Su Palabra? Siempre lo está. Ahora, usualmente mañana en la noche sería nuestra última noche. Usualmente con cinco noches las que permanecemos. De tres a cinco noches. Pero vamos a continuar la próxima semana, si el Señor lo permite, continuando adelante. Así que nosotros…. Yo quiero tratar de no arrojarlo todo dentro de una cosa. Hablar de la Palabra y relajarme por completo. Así que ahora en el Libro de Hebreos, el capítulo 10, si deseáramos leer una porción de la Palabra. Y sólo tomar veinte o treinta minutos, si el Señor lo permite para hablar sobre esto. Y no es premeditado, es sólo a lo que el Espíritu Santo nos guíe en esta ocasión. Ahora, yo amo la lectura de la Palabra porque “la fe viene por el oír. Y el oír por la Palabra de Dios. “ Y yo la amo porque se que es la Palabra de Dios para nosotros. Pablo está aquí escribiendo, creemos que es Pablo, a los Hebreos. Y se lee esto: Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se allegan. De otra manera cesarían de ofrecerse; porque los que tributan este culto, limpios de una vez, no tendrán más conciencia de pecado. Empero en estos sacrificios cada año se hace conmemoración de los pecados. Ahora el verso 11: Así que cada sacerdote se presenta cada día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados. Pero este, habiendo ofrecido por los pecados un solo sacrificio para siempre, está sentado a la diestra de Dios, Esperando lo que resta, hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies. Porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados. 29Nos gustaría pensar en esta noche en los términos de esta maravillosa carta del apóstol Pablo, como creemos nosotros, no está determinado todavía por los escolares exactamente quién escribió el Libro de Hebreos, pero creemos que fue San Pablo. Cómo es que él estaba tratando de mostrar y él estaba usando más o menos…. Él estaba siendo un tipologista aquí. El estaba tratando de mostrar que la Ley era una sombra de las cosas buenas por venir, Y no la imagen misma, la cosa misma, eso era solo una sombra. 30Y muchas veces yo he oído a la gente citar el Salmo 23 y dicen: “Sí, aunque yo camine a través de la sombra oscura del Valle de muerte.” Y si Ud. se fija, eso no es la sombra oscura, es la sombra. La oscuridad no está en ella. “La sombra del valle de muerte.” Ahora, eso no pudiera estar oscuro y aún tener una sombra. Porque allí tiene que haber un cierto porcentaje de luz antes que pueda haber una sombra. Si eso estuviera perfectamente oscuro allí no habría una sombra. Así que “aunque yo camine a través del valle de la muerte.” Ahora, allí tienen que haber suficiente luz para formar una sombra. Si estuviera oscuro aquí mi sombra no estaría sobre este púlpito. Pero siendo que hay luz, entonces eso forma una sombra, vea. Así que la muerte es oscura en una cierta manera, pero es solamente una sombra, vea. “El valle de la sombra de muerte. “ Así que allí tiene que haber una cierta cantidad de luz en la muerte para hacerla una sombra. ¿No está Ud. feliz de que eso se así? Que allí hay luz en el valle. 31Algún día todos llegamos a ese camino, amigos. Cada uno de nosotros estamos en nuestro camino a allí en esta noche. Y cada vez que nuestro corazón late es una vez menos entonces que jamás latirá otra vez. El solo tiene tantos latidos que va a dar en esta jornada. Y él dará su último latido uno de estos días. Entonces tenemos que descender a través de la sombra de muerte. Así que estamos felices de que se nos ha prometido que la Estrella de la Mañana nos encontraría allí para iluminar el valle y darnos el… una luz para cruzar el río. 32Yo tengo que venir a ese camino alguna vez. Eso es porque yo quiero poner toda mi luz para el Señor Jesús. Todo lo que yo pueda hacer por El. Y yo puedo únicamente servirle a El mientras le sirvo a Su pueblo. Ud. únicamente puede amarle a El mientras Uds. se aman uno al otro. Yo puedo únicamente amarle a El mientas le amo a Ud. y Ud. me ama. Y juntos amamos a Dios. Y nos convertimos en Sus hijos en lo que yo le sirvo a Ud., y Ud. me sirve a mí. Y así es como servimos a Dios. Jesús dijo: “Por cuanto lo has hecho a uno de estos pequeñitos, Me lo has hecho a Mí.” Así que si queremos una bendición, seamos una bendición a alguien más, y las bendiciones retornarán. 33Es como echar su pan sobre las aguas, y él retornará. Y eso es verdad. En todos los pasos de la vida Ud. encontrará eso. Ud. usualmente cosecha lo que Ud. siembra. Así que hagamos lo bueno. Hablemos bien y seamos amables. Y la gente que habla de nosotros dirá cosas buenas y cosas amables, y cosas buenas vendrán a nuestro camino, si nosotros las repartimos. 34Ahora, Pablo hablando aquí del valle, o de la sombra, quiere decir, la ley siendo una sombra de las cosas buenas por venir, nunca podían hacer al adorador perfecto. Entonces él va adelante para mostrar lo que es la perfección. Ahora, es una cosa extraña que esto es tanto pensamiento de la gente, y ellos dicen: “Bueno, soy débil, mi fe ni es mucha, no soy muy cristiano.” Eso es solo lo que el diablo quiere que Ud. diga. Ud. sólo está hablando su lenguaje allí mismo, vea. Ud. nunca debe decir eso. Nunca permita que su testimonio sea negativo, deje que sea positivo todo el tiempo. “Yo soy salvo. Tengo a Dios en mi corazón.” ¿Cree Ud. en sanidad divina? “Con todo mi corazón.” 35Deje que su testimonio siempre y sus pensamientos, y todo… nunca permita que un pensamiento negativo venga a su mente si Ud. puede evitarlo. Cuando eso empieza, no lo entretenga. “Bueno”, dice Ud.: “Yo no puedo evitar que vengan los pensamientos.” Bueno, eso será como el granjero que dijo que él no podía detener… El no podía evitar los pensamientos cuando ellos vienen, pero no los entretenga. Sólo páselo adelante. No señor. Diga: “Jesucristo es mi Salvador, todas las cosas son mías por Dios. Y voy a guardarlas. Voy a testificar de ellas.” Y Dios puede únicamente bendecirle a Ud. mientras que El lo ha hecho para Ud. Vea, El es el Sumo Sacerdote de nuestras confesiones. ¿Es eso correcto? 36Hebreos 3, dice: “Si El es el Sumo Sacerdote de nuestra confesión”. El puede solamente hacerlo por nosotros mientras aceptemos y creamos eso y lo confesemos. 37Oh, cuán….. Quizá mañana en la noche si el Señor lo permite, quiero abordar de algo que esta en mi mente tan fuerte ahora mismo, sobre cómo recibir al Señor Jesús. Pero posible eso será mejor en la lección de la Escuela Dominical de mañana en la tarde. En esta noche queremos hablar sobre La Ley. Ahora, bajo el Antiguo Testamento muchos piensan que la ley o el derramamiento de la Sangre comenzó en la Ley. Pero el sacrificio por el pecado fue antes de la Ley. Y tan pronto como ellos fueron sacados del Jardín del Edén, Abel, ofreció a Dios un cordero. Lo cual era un tipo del Señor Jesús. 38Ahora, Abel fue y obtuvo su cordero, lo envolvió en una ropa, o no en una ropa, quizás en aquellos días no sabían lo que era el cáñamo, para hacer una ropa de él, pero posible diría que tenían una vid de uva alrededor del cuello del corderito y llevarlo al altar, la roca acostarlo allí, golpear su cuellito con una roca hasta que la sangre comenzara a bañar su lana y que estuviera balando y muriendo. ¿Alguna vez ha oído morir Ud. a un cordero? Oh, es la cosa más patética que usted jamás a oído. Y ese corderito muriendo allí estaba tipificando al Señor Jesucristo. Ahora, puede parecer extraño que… 39¿Ha notado Ud. en la Escritura como fue guiado Jesús? ¿Ha notado Ud. alguna vez y se ha preguntado por que El no nació en una casa y en una cuna como nace un bebé? El nació en un pajar; en un establo. Los corderos no nacen en cunas, ellos nacen en establos. El era el Cordero de Dios. Y ellos guiaron… Abel guió a su cordero, y Cristo fue guiado. El Cordero siendo guiado al matadero. 40Y así fue como Abel sacrificó y tipificó al cordero en el altar y al golpear su cuello, y su sangre saliendo de sus venas y regándose sobre su cuerpecito y su lana blanca convirtiéndose en roja, y él balando, y balando, y balando y poniéndose más débil hasta que finalmente dejó de estremecerse y murió. Eso tipifica al Señor Jesucristo en el Calvario herido, sus cabellos llenos de sangre, goteando sobre Su cuerpo y clamando en un lenguaje que solo podía ser interpretado por una interpretación espiritual: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué Me has abandonado?” El murió hablando en lenguas, Jesús lo hizo. El era un Cordero hablando un lenguaje como el cordero de Abel. El no podía entender… este crucificador del cordero, Abel, no podía entender lo que su cordero estaba diciendo. Y ni los crucificadores entendieron lo que el Cordero de Dios estaba diciendo. Pero por interpretación fue: “Dios mío, Dios mío, ¿porqué Me has abandonado?” Todo en tipos lo cual duró a través de los años. 41Y en el Antiguo Testamento, si un hombre hacia cualquier cosa equivocada, él tenía que venir bajo la sangre para ser justificado otra vez. Porque sin derramamiento de sangre no hay remisión de pecado. Cuán hermoso, cuán tremendo viene eso a nosotros hoy en día. Sin derramamiento de Sangre no hay remisión de pecados. No importa a cuál iglesia Ud. pertenezca, a qué denominación, a qué organización, cuán buen padre, o madre Ud. haya tenido, es un asunto individual. Cada hombre o mujer hoy en orden para ser salvo no tiene que estudiar teología, no tienen que aprender cierta clase de oración, la única cosa que tienen que hacer es aceptar la Sangre derramada del Señor Jesucristo que ha sido preparada. Entonces a través del derramamiento de Sangre, allí viene la remisión del pecado, o los pecados remitidos. 42Ahora en el Antiguo Testamento vemos un bello cuadro del pecador viniendo a ofrecer un sacrificio por sí mismo; todos sabemos aquí en el tipo que él debía encontrar un cordero sin defecto, debía de traerlo como una ofrenda del pecado… tenía que ser de las primeras ovejas, la primer oveja de la vieja madre oveja. Y debía ser sin defecto. Y debía ser traído y sacrificado, y morir por los pecados del pueblo. 43Note, entonces si el hombre que había hecho algo mal, que había cometido adulterio, o había tomado el Nombre del Señor en vano, o había quebrantado los mandamientos; él traía el cordero al sacerdote. Y ahora lo primero… el cordero era lavado y todo lo demás, tipificando el bautismo en agua. Entonces él traía el cordero y confesaba sus pecados ante el sacerdote, lo que él había hecho, lo malo que había hecho. Y entonces el sacerdote… se hacía una nota de eso y era puesta en un libro. Y si ese hombre hacía ese mismo pecado dos veces en un año, él moría sin misericordia. Si él era sorprendido cometiendo adulterio y el cordero era ofrecido una vez, mientras la ofrenda del pecado que había rociado la silla de misericordia estaba expiando por él, entonces él no podía ofrecer otro cordero por eso. Hebreos capítulo 10 dice: “El que despreciare la ley de Moisés por testimonio de dos o tres testigos muere sin ninguna misericordia.” Y dice: “Y tuviere por inmunda la sangre del testamento, en la cual fue santificado e hiciere afrenta al espíritu de gracia.” Ellos no podían hacerlo. Debía ser una vez por todo, hasta que otro cordero fuera matado a final del año. 44Ahora, yo pudiera preguntarle a Ud. esto Quiero que considere esto. En el capítulo 10 de Hebreos como por el versículo 40, en algún lugar allí. Yo quiero preguntarle si alguna vez Ud. ha pensado u oído a la gente hablar de lo que era le pecado imperdonable. Mi madre me solía decir que el pecado imperdonable era el caso de aborto. En otras palabras, una mujer que se estaba deshaciendo de sus bebés antes de que ellos nacieran. Tomar la vida del niño antes de que aún ellos tuvieran una oportunidad, que ese era el pecado imperdonable. 45Pero eso… Yo creí eso por cuarenta años porque se me fue dicho por mi madre. Ella solo tomó eso por… Ella no era una cristiana en aquel tiempo, y así que ella solo se suponía que eso era lo que él era, que estaba haciendo eso. Otro decían que era matar. Un hombre que mataba no podía ser perdonado por ello. Después de leer la Biblia por mí mismo, me di cuenta que quitar la vida humana es perdonado. Ahora recuerde dama, eso es una vida horrible. 46No hace mucho tiempo una mujer vino a mi casa, y ella dijo: “Reverendo Branham, me estoy volviendo loca.” Yo le pregunté: “¿Qué es lo que pasa?” 47Ella me dijo de las vidas de esos bebitos que ella había quitado de ellos antes de que nacieran, aún antes que maduraran, de que fuera el tiempo para que nacieran. Y ella dijo: “Cada vez que yo me acerco a mí misma puedo oír llantos de bebés en mis oídos.” Y ella dijo: “Cada vez que yo me siento a escribir una carta o algo, puedo sentir pequeñas manos tocando mi cabello.” 48“Lo que tú siembras, eso segarás.” Recuerde eso. Viva correcto. Confié sus errores ante Dios, entonces aléjese de ese camino y camine como los hombres y mujeres siervos de Dios deberían de caminar y vivir. 49Pero aún así ese no es en pecado imperdonable. Jesús dijo, cuando El estaba aquí en la tierra… Un montón de hombres vinieron a El y le dijeron: “El echa fuera demonios a través de Belcebú. El príncipe de los demonios.” Y Jesús les dijo: “Ustedes pueden hablar una palabra en contra del Hijo del hombre, y les será perdonado. Pero cualquiera que hable una palabra en contra del Espíritu Santo no le será perdonado en este mundo o en el venidero.” 50Cualquiera que hable en contra del Espíritu Santo. 51Porque ellos estaban llamando… vea, la expiación, la célula de Sangre; así como llegaremos a eso en un momentito, aún no era rota, así que eso podía ser perdonado entonces. El Espíritu Santo no se había perforado a Sí Mismo de esta célula de Sangre. Pero una vez después que viniera de allí, es lo imperdonable. 52Ahora, Pablo también lo toma en Hebreos 10:40 creo que es [26.—Editor] y dice: Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda sacrificio por el pecado. Sino una horrenda esperanza de juicio, y hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios. El que menospreciare la ley de Moisés por el testimonio de dos o tres testigos, muere sin ninguna misericordia. (No importaba quién fuera él) ¿Cuánto más pensáis que será más digno de mayor castigo (ministro, quien quiera que él pudiera ser), el que hollare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del testamento, en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al espíritu de gracia?. (Estoy citando la Escritura. Regresemos al comienzo ahora) Porque si pecáramos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad… 53Ahora, yo entiendo que en esta noche pudiera haber sentados aquí dos docenas de ministros. Quizá lo están, de diferentes clase de fe. Yo quiero preguntarles esto: ¿que es pecado? Si nosotros pudiéramos darnos cuenta de lo que es pecado, entonces nosotros pudiéramos entender lo que eso es si lo hacemos voluntariamente. Fumar, beber, cometer adulterio, vivir con lascivia, esas cosas no son pecado. Ahí estan los atributos del pecado. Ud. hace eso porque es un pecador. 54Yo no soy un legalista, no soy un Armenio o un Calvinista. Pero yo creo que cada uno tuvo una doctrina. Pero ellos se tiraron en el lado profundo de ello. Ellos sólo permanecieron con eso y no balancearon la cosa. Hay una calzada y un camino, y el camino es la carretera. Una Calzada tiene un poste de camino, por aquí y un poste de camino más allá pero en medio de esta calzada viene una carretera. Ud. llega ahí al… Ud. puede estar en una calzada y estar en una cuneta. Pero estar en el camino. Isaías dijo: “Habrá una calzada y un camino”. Y es una conjunción la cual trae a la calzada ahí hacia un camino. Y aquí es donde Ud. viaja, es en el camino. ¿Recuerda Ud. cómo ellos lo llamaron el camino en la Biblia? Todo eso fue encontrado en “este camino”. Todo eso fue llamado el camino. 55Note, ahora: “El que pecare voluntariamente…” Ahora el pecado está embotellado en esto. Hay dos elementos. Uno de ellos es la fe. Y el otro es la incredulidad. E incredulidad es pecado. Ese es el único pecado que hay, y es la incredulidad. Piense en eso. La incredulidad. Jesús dijo en San Juan 3, El dijo: “El que no cree ya es condenado.” Vea, Ud. no tiene una oportunidad. Ahora, allí no hay cristianos a medias. O Ud. es un creyente o no es un creyente. 56Ahora, eso es creencia. ¿Qué es creencia? ¿Qué es fe? “Fe es la sustancia de las cosas que se esperan, la evidencia de las cosas que no se ven.” Ahora, si Ud. cree, Ud. vive la vida de rectitud. Si Ud. no cree, Ud. puede vivir una vida a medias, o hipocresía. En otras palabras, jugando el papel del hipócrita. O Ud. puede manufacturar, pretender que Ud. es. Pero si Ud. es realmente un creyente, Dios ha hecho un camino para que Ud. sepa que Ud. es un creyente. Ahora, Jesús Mismo dijo: “Estas señales seguirán a los que creen. En Mi Nombre echarán fuera espíritus malos; sanarán a los enfermos”, y todo lo demás. 57Ahora, si esto se le es presentado a Ud., ahora mire: “Porque es imposible,” vea, “para aquellos que una vez fueron iluminados, y hechos partícipes del Espíritu Santo, y recayeron otra vez. Porque si pecáramos voluntariamente, descreemos voluntariamente,” deje que eso empape. “Si descreemos voluntariamente después que hemos recibido el conocimiento de la Verdad, no queda más sacrificio por los pecados.” 58Si la Verdad del Evangelio se le ha sido presentada a Ud. en tal manera que Ud. tiene que verla, y a causa de la popularidad, o algo más. Ud. voltea su espalda a Ella y se aleja y no quiere verla, allí es donde Ud. cruza la línea. “Porque el que descreyere voluntariamente después de que él ha recibido el conocimiento de la Verdad, no queda más sacrificio por los pecados.” 59Ahora, para eso viene el creyente, suplicando, traía su cordero y lo colocaba. El confesaba sus pecados. Qué hermoso tipo aquí. Entonces el sacerdote cortaba su garganta, y el creyente ponía sus manos sobre el cordero moribundo. Y cuando él lo sostenía, y veía patear al animalito, su sangre saliendo a chorros, su cabecita sacudiéndose, y el animalito tratando de balar, y la vena yugular de su garganta cortada mientras él balaba, muriéndose, temblando, y luego muerto. El pecador miraba hacia arriba a Dios y decía: “Ese debería de ser yo. Pero yo Te estoy ofreciendo este cordero y su muerte en mi lugar.” Conociendo que él era culpable de las transgresiones a la ley de Dios. Por lo tanto, él debía morir. “Porque el día que tú comieres de él, ese día morirás.” 60Y cuando él confesaba sus pecados y un cordero inocente tomaba su lugar, él entendía, con sus manos puestas sobre el cordero, sintiendo que él moría en su lugar, en su conciencia él sabía que él era el culpable y el cordero era inocente; pero un sustituto inocente tomaba su lugar. Entonces si él despreciaba eso, o hacia desgracia de ello, para el fin de aquel año, él moriría sin misericordia. 61Ahora, un hermoso tipo del creyente viniendo hoy en día, creyendo, ¡poniendo sus manos sobre la cabeza de Cristo!. Y allí en el altar o en su asiento, o dondequiera que El encuentra a Cristo, poniendo sus manos, poniendo sobre El en el calvario y entendiendo que toda esa agonía y sufrimientos le pertenecen a Ud. Y en lo profundo de su alma viene el dolor y la tristeza. Con sus manos sobre El, Ud. es cambiado, Ud. nunca será el mismo. Eso quitó la condenación de Ud. El bajo la ley siendo una sombra, el hombre se alejaba justificado, pero aún con el mismo deseo. 62Digamos que él es sorprendido cometiendo adulterio, y él ofrecía un cordero. Y el cordero moría en su lugar. El salía allí atrás del edificio con el mismo deseo en su corazón con el que entraba. “Porque la sangre de toros y machos cabríos,” dice la Escritura: ”no quitaba el pecado”. Porque eso era solamente un tipo, o una sombra de las cosas buenas por venir. Porque la vida en la célula de sangre del animal que moría, el sustituto, era solamente la vida de un animal. 63Pero en este caso, aquí esta, en este caso, esa no era sólo la vida de un humano, ¡sino que era la vida de Dios! Aquel entró al vientre de la virgen en la forma del Espíritu Santo, el Creador mismo condensándose a Sí Mismo en una célula de Sangre. El no tenía padre terrenal. María no fue tocada por el hombre. Ella era una virgen. Y Dios Mismo hizo sombra sobre ella; o en otras palabras la “Inmaculada Concepción.” Aquel Mismo Dios creó una célula de Sangre. Y la vida viene del macho, y Dios era el Macho en este lugar, el Espíritu Santo, Dios Mismo descendiendo dentro del vientre del vientre de una mujer y formó alrededor de El una célula de sangre. Oh,, crea eso y vea lo que sucede a sus ojos ciegos. Crea eso y vea lo que le sucede a su cáncer. 64Esta célula de sangre que Dios Mismo creó y metió allí, como cuando El hizo la primer célula. Y el Mismo creó una célula. Y eso comenzó a brotar la Vida y trajo la luz al Hijo Cristo Jesús. Y cuando una lanza romana, por el pecado y la condenación, atravesó su corazón sagrado en la cruz, rompió esa célula de Sangre a un rocío, echando abajo la mitad del muro de las peticiones y trayendo al creyente dentro del cuerpo de Su Propio Ser a través del derramamiento de la Sangre. 65Ahora, la sangre no podía ser perfecta por medio de un animal. Pero la Sangre de Cristo fue perfecta. Ahora, yo nunca seré perfecto. Y Ud. nunca será perfecto. Yo nunca seré perfecto en su vista. Y Ud. nunca será perfecto en mi vista. Pero hagamos eso a un lado. Pero ¿qué acerca de la vista de Dios? Yo lo miro a Ud. como un humano. Yo lo miro a Ud. como un hermano. Pero Dios lo mira a Ud. a través de la Sangre del Su Hijo como uno redimido. Jesús dijo: “Sed vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.” Y no lo que Ud. ha hecho, Ud. no tiene nada para merecer eso. Sino que es lo que Cristo, hizo por Ud. 66Oh, ¿lo ve Ud.? “Porque por…” Si estas ofrendas hubieran continuado, bueno, no tendríamos nosotros necesidad de ningún otro sacrificio. “Porque el adorador una vez purgado…” Deje que eso empape muy profundo. “El adorador una vez purgado no tendría mas conciencia,” o deseo “de pecado”. Si es realmente purgado. Ud. sabe lo que es purgar cualquier cosa. Si eso ha sido purgado, el creyente una vez purgado, no tiene más deseos de pecado. Eso hubiera sido Así que por lo tanto la sangre de las cabras y ovejas y el sacrificio ardiente, era la vida que fue encontrar al Creador como una creación animal. 67Pero la Vida que vino de la célula de Sangre del Hijo de Dios, ¡No era otra cosa que Dios Mismo! Quien había descendido y estaba en Cristo reconciliando al mundo a Sí Mismo. El gran Jehová. Esa no era vida humana, era la Vida de Dios. La Biblia dice que somos salvos por la Sangre de Dios. Porque no hay otro Macho sino Dios y Dios es un Espíritu. Eso no pudiera haber sido por sexo. ¡Eso tenía que venir a lo sobrenatural!. Eso es el porqué Su Iglesia hoy en día cree en lo sobrenatural. 68Y un hombre que alguna vez ha confesado sus pecados parado poniendo sus manos sobre la cabeza del Cordero moribundo, Cristo, y mirando hacia el Calvario, no puede ser ya más él mismo. Eso es correcto. “Porque por un sacrificio,” Hebreos 10:14: “Porque por un sacrificio El ha perfeccionado para siempre a aquellos que están santificados,” o limpiados por la Sangre del Cordero. 69Pecador vea eso y mire a eso. Ud. ciertamente. No trate de lograr ser mejor, Ud. no puede lograr ninguna mejoría, sólo venga en la manera que Ud. está. No importa lo que Ud. haga, Ud. nunca podría merecer nada. La única cosa que Ud. puede hacer es creer en El que justifica al impío. Cuando Ud. hace eso, Ud. es salvo. Oh qué cambio ha sido obrado en mi vida, Desde que Jesús entró a mi corazón; E iré a morar en aquella ciudad de arriba, desde que Jesús entró a mi corazón. 70Qué diferencia hizo esto. Eso inclina al más bajo, a la prostituta. Eso va al borracho, al jugador, al millonario, al aristócrata, al miembro de la iglesia. “Cualquiera que desee, venga, beba de la Fuente de agua de Vida gratuitamente.” 71Observe el gran plan de Dios: Jesús siendo el Cordero de Dios inmolado desde la fundación del mundo. Antes que el gran pensamiento se convirtiera en una palabra, Dios procede; pensó con anticipación estas cosas antes de la fundación del mundo. Mire en el Jardín del Edén, Dios nunca nos puso aquí para tener servicios funerales, El nos puso aquí para ser hijos felices, para regocijarnos para siempre. Y aunque el pecado manchó el cuadro, la Sangre redentora de Jesucristo lo limpia. 72¿Ud. sabe lo que la Sangre de Cristo hace al pecador confesado? ¿Alguna vez ha tomado…? Uds. mujeres. ¿Podría Ud. imaginarse que tuviera una tina de lavar llena de blanqueador y tomar un gotero lleno de tinta, y Ud. lo gotea, y esta tinta cae dentro de esta tina de lavar llena de blanqueador? ¿Qué le sucede a la tinta? ¡La tinta se convierte en blanqueador.! ¿Qué sucedió? Ella no afecta al blanqueador un poquito. Solo toma sobre sí eso y se convierte en blanqueador. ¡Eso es lo que hace el pecado confesado!. Cuando es confesado sobre la Sangre del Señor Jesucristo, él cambia su color y se convierte en rectitud. Porque Ud. desea reconocerlo y aceptar la manera provista por Dios para que Ud. sea salvo. Nada se compara con eso, amigos. 73No en balde en el viejo Ejército de Salvación solían cantar: “¿Qué puede lavar mi pecado? Nada sino la Sangre de Jesús.” No el unirse a la iglesia, o comenzar una nueva cosa, o leer una vez en un momento alguna literatura o algo: Nada sino la Sangre de Jesús; ¿Qué puede hacerme íntegro otra vez? Nada sino la Sangre de Jesús. Oh preciosa es la corriente Que me hace blanco como la nieve; no conozco otra fuente, sino la Sangre de Jesús. 74Yo pienso en eso en esta noche. Pienso en el canto redentor: “A través de muchos peligros, fatigas, y asechanzas por las que ya he venido, es la gracia la que me ha traído a salvo así de lejos, y gracia me llevará adelante.” 75Atrás en el Jardín del Edén, un cuadro aquí ante Ud. solo por un momento. Mire a los pequeños hijos de Dios a Adán y Eva corriendo alrededor en el Jardín. Amorosamente. No había enfermedad, ni tristeza, nada que los dañara o los destruyera, nunca se hacían viejos. Y cuando Adán despertó aquella mañana, cuando Dios tomó de su costado una costilla e hizo una mujer. Yo sé que el artista Griego y diferentes artistas del mundo pintan el cuadro de Eva como una bestia horrible. Eso está equivocado. Solamente lo común, cada día el conocimiento le permite a Ud. conocer diferente de eso. Aunque ellos podrían mirarse de esa manera ellos no pueden evitarlo, y sienten lástima por ellos. 76Pero yo creo que Eva fue la mujer más hermosa que Dios alguna vez puso sobre la tierra. Yo puedo verla a ella sentada allí, y sus ojos tan azules como las estrellas de arriba; el cielo, la centella. Su cabello largo colgando sobre su espalda. La más perfecta apariencia de mujer que jamás estuvo sobre la tierra. Allí ella… 77[Cinta en blanco.—Editor]... Para obtener la piel. Vea, eso tenía que ser sustitucional. Algo tenía que sustituir el lugar del hombre culpable. Y ese cordero que El había matado allí era Cristo Jesús; hablando en figura. Y El trajo las pieles de cordero, las arrojó hacia dentro de los arbustos y Adán y Eva se las pusieron, Aquí ellos salieron para pararse ante Dios el Padre. 78Mire aquí ahora. Mire a este cuadro. Yo quiero que Ud. vea especialmente lo externo de Cristo en esta noche, para mirar a esto. Allí están ellos. Ellos están condenados, parados allí. Y Dios le dijo a Adán: “¿Porque hiciste esto?.” Y así como todos los hombres tratan de pasárselo al otro: “La mujer que Tú me diste.” La mujer dijo: “La serpiente me engañó.” 79Pasándoselo del uno al otro. Entonces mire lo que Dios dijo. Yo puedo ver al gran Jehová, aquel Torbellino de Luz. En las copas de los arbustos hablándole a Adán y a Eva, mire esto, y El dijo, a causa de que ellos habían hecho eso, le dijo: “Serpiente, que se desprendan tus piernas. Sobre tu vientre andarás toda tu vida. Serás odiada. Y así el polvo será tu alimento. Maldita sea la tierra, Adán. Espinas y cardos vendrán y tú tendrás que arar la tierra. Y con el sudor de tu frente te mantendrás. Y porque Yo te saqué del polvo, al polvo retornarás.” 80“Y mujer, a causa de que tú sacaste la vida del mundo, tú tendrás que traer vida en el mundo. Yo multiplicaré tus dolores, y tus deseos serán para tu marido, y todo lo demás.” 81Todas esas cosas. El no podía soportarlos en Su vista ya más. ¡El pecado!. Ahora, miremos a esta bonita y pequeña pareja. Adán, con sus grandes hombros varoniles y su cabello áspero colgándole por su cuello. Eva, quizá su cabello rubio colgándole por la espalda. Sus ojos azules. Adán, allí ahora, su gran cuerpo musculoso estaba temblando y estremeciéndose. ¿Qué? Algo había sucedido. Ahora note mientras eso se agrupa por sus mejillas aquí, ¡lágrimas! Ahora era mortal, él tenía que morir. Las lágrimas goteando por sus mejillas sobre la cabeza de Eva. Mezclándose con las de ella mientras ellas corrían por su cuerpo. ¡El pecado!. La cosa horrible. Dios dijo: “Apartaos.” 82Y fíjese, yo puedo mirarlos mientras salen del Jardín del Edén, fuera de la Presencia de Dios. Mire eso mientras ellos van allí, aquellos grandes, fuertes y varoniles músculos en sus piernas mientras él comienza a moverse alejándose. Las lágrimas están rodando por sus mejillas. La pequeña Eva con sus brazos alrededor de él. Y él con sus brazos alrededor de Eva. Llorando mientras se van. Alejándose de la Presencia de Dios. Cada pecador hará la misma cosa, alejarse de Su Presencia. 83Entonces mientras ellos comenzaron a caminar en aquel camino, fíjese, yo apenas puedo escuchar esas viejas pieles de oveja rebotando contra las grandes piernas de Adán y mientras ellas dan golpes contra sus piernas así como él se va, alejándose, saliendo. Apartándose de Dios. Entonces yo puedo escuchar a Dios, toda la gran eternidad, la cual lo forma a El, todo el espacio, toda la luz. Yo puedo ver que todo eso desciende a cuatro letras A-M-O-R. Esa es la única cosa, la única esperanza que tenemos en esta noche, y está en el amor de Dios. No es extraño que el poeta dijo: Oh amor de Dios, cuán rico, ¡cuán puro! Cuán insondable y fuerte; El perdurará para siempre, los ángeles y los santos lo cantan. 84Ud. no puede describir o medir cualquier cosa lo que el Amor de Dios realmente significa. Eso fue comprado allí en el Jardín del Edén por amor. El dijo; “Yo pondré enemistad entre su simiente y la simiente de la serpiente. El herirá su cabeza…” (de la serpiente) “Y la serpiente herirá su talón.” 85Cambiemos nuestro cuadro por unos cuantos minutos. Tomemos cuatro mil años más tarde. Entremos a Jerusalén. Es una mañana, son como las ocho en punto. Yo escucho un ruido en la parte de afuera. Todos nosotros estamos hablando. ¿Qué está pasando? Oh, un gran montón de alboroto. Algunos silbando, algunos llorando y algunos mofándose. Vayamos y jalemos la cortina para atrás y miremos y veamos qué hay allí. Bueno, mire, viniendo por la calle. Allí viene un Hombre. Y El tiene a dos malhechores siguiéndole. El tiene una cruz en Su espalda. “Bueno, quién es aquel?.” Yo le digo a mi compañero en el piso de arriba. 86Ellos dicen: “Ese es Jesús de Nazaret, ese impostor, ese sanador divino. Aquel que inquieta a nuestras iglesias y crea problemas en ellas. Enseña cosas de las que el sacerdote no cree. ¡Ese es El!. ¡Ellos Lo llevan al Calvario!. ¡Ellos van a crucificarlo!.” 87Esos grandes y viejos guijarros mientras El sale de la puerta, esa cruz golpeteando arriba y abajo sobre Su hombro. Y mientras ellos Lo llevaban hacia delante, yo me fijé que El tenía una vestidura, y estaba tejida completamente sin costuras, y por toda esa vestidura brotan pequeñas manchitas rojas. ¿Ella está manchada? ¿Es ese su color natural?. No, ella era blanca. ¿Porqué esas pequeñas manchitas?. Observémosle a El. Mientras El continua en dirección al Calvario esas pequeñas manchas comienzan a hacerse más grandes, y más grandes y más grandes. Y después de un rato todas ellas desembocan en una gran mancha roja. ¿Qué es eso?. Sangre. 88Y mientras El comienza a subir al Calvario, allí puedo escuchar algo yendo. ¿Qué es eso? El segundo Adán, el Redentor, la Sangre del Justo, sangrando por el pecador para cubrir nuestro pecado. Y nosotros se la escupimos de regreso a El. Nosotros meneamos la cabeza y decimos. “Yo tengo mi propia manera acerca de religión. Yo tengo mi propia religión, yo no tengo que tener esa cosa.” ¡Sin eso está Ud. perdido! Sin esperanza, sin Dios, sin Cristo, muriendo en el mundo yendo a la tumba de un pecador y al infierno del diablo, sin eso. 89Dios hizo una preparación para Ud. Yo puedo verlo a El subiendo la colina cargando esa Cruz, Su cuerpecito débil tambaleándose mientras El subía la colina. La primer cosa que Ud. sabe, era ese torbellino alrededor de El; la muerte lo estaba mordiendo duro, y El está moviéndose hacia delante con una cruz sobre Su espalda, moviéndose en dirección al Calvario. Bajo… ¿Qué? ¿Por que El tenía que hacerlo? No, porque el amor lo llevó a El hacia eso. 90Allí, piense en eso. Ellos decían: “El salvó a otros y a sí Mismo no se puede salvar.” Eso era un cumplimiento. El no podía salvar a otros y a Sí Mismo. ¿Ha pensado Ud. alguna vez en eso? El era el Padre. Amén. El era el Padre Dios como un sacrificio. Esa es la razón que yo amo ese canto. Hermano, cuando Ud. trata de hacerlo a El solo un profeta. El era más que un profeta, El era Dios manifestado en carne. 91¿Porque no podía El…? El dijo que podía conseguir doce legiones de ángeles. ¿Porqué El no los llamó? ¡El no podía!. Esa es la razón que Sus propios hijos estaban clamando por Su Sangre. ¿Podría Ud. imaginarse a sus propios hijos clamando por la sangre de Ud.? Si El los condenaba, El condenaría a Sus propios hijos. El dijo: “Yo no los condenaré ante el Padre.” El dijo: “Ustedes tienen uno que los condenó y los acusó ante Dios, ese fue Moisés, y ustedes creen en él.” El no los condenó. El dijo: “Perdónalos Padre, ellos no saben lo que están haciendo.” 92Y yo podía ver ese aguijón de muerte peleando alrededor de El como una abeja. Clavándoselo a El aquí, clavándoselo a El allí. El estaba muriendo como un malhechor. El no conocía el pecado, pero El tenía todos los pecados del mundo, estaban sobre El. Cada mancha de pecado, cada castigo por el pecado, cada gota de lágrimas, cada angustia, cada desilusión estaba descansando sobre Sus hombros. Ese aguijón yendo alrededor. ¿Porqué era Dios El? Tenía que ser hecho carne para así tomar el aguijón de la muerte. 93Ud. conoce a una abeja… Ud. sabe lo que es una abeja. Una abeja tiene un aguijón. Y esa abeja puede aguijonear. Pero si esa abeja alguna vez ancla ese aguijón, ese es el fin del aguijón. Y cuando ella se aleja, deja el aguijón. Y la muerte tenía un aguijón dentro de ella, y un temor hasta ese tiempo. Pero cuando esa abeja de muerte aguijoneó a Jesucristo, Dios hecho carne, ella ancló ese aguijón de muerte. ¡Y la abeja no tiene más aguijón en ella ahora! ¡La muerte no puede aguijonear a un creyente! No en balde dijo San Pablo: “Oh muerte, ¿dónde está tu victoria? Pero gracias sean a Dios que nos da la victoria a través de nuestro Señor Jesucristo.” 94“Sin el derramamiento de sangre no hay remisión de pecados. La ley teniendo sombra de las cosas buenas por venir.” Cada cordero que murió bajo la ley era importante para el Cordero de Dios en el Calvario. Y es a través del poder de la resurrección de la Deidad Misma, que levantó Su cuerpo porque no es posible porque eso no es posible que debiera ser guardado de ella. Porque David dijo en el Espíritu: “No dejaré que mi Santo vea corrupción, ni dejaré Su alma en el infierno.” Así que El se levantó al tercer día para nuestra justificación. Prometiendo las promesas del Padre: “Yo enviaré al Espíritu Santo sobre ustedes el cual habitará con ustedes para siempre, aún el Espíritu de Verdad, el cual el mundo no puede recibir.” ¡Correcto!. 95El bendito Espíritu Santo está en este edificio en esta noche en el poder de la resurrección del antitipo de cada cordero que murió, aún desde el Jardín del Edén. “Jesucristo es el mismo ayer, hoy, y para siempre.” Cristo muriendo por los pecadores, muriendo por la enfermedad. Bendito sea Dios para siempre por Su misericordia y Su bondad. El es el mismo Dios, hermana, que puede sanarle a Ud. de esas venas varicosas, a Ud. sentada allí. ¿Cree Ud. eso?. ¿Lo aceptaría Ud.? Bueno, entonces levántese sobre sus pies y sea sana en el Nombre del Señor Jesucristo. El Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Dios no hace excepción de personas. 96Allí está sentada una mujer anciana, una Cristiana anciana, una mujer de color que me está mirando. Como Ud. podría decir, una iletrada mujer de color. Pero la gracia de Dios es con ella. Ella tiene cáncer en su seno derecho, el problema. ¿Es eso cierto dama? Sentada allí mismo, ¿Cree Ud. que Dios la sanará de ese cáncer, ese problema en su seno? ¿Lo cree Ud. con todo su corazón? ¿Piensa Ud…? Hay otra persona sentada detrás de ella que tiene un problema en la nariz y en la boca. ¿Cree Ud. que Dios la sanará de eso? La única cosa que Ud. tiene que hacer es recibir al Señor Jesucristo, ¡Crea en El con todo su corazón!. Ud. tendrá cualquier cosa que pida. 97Cristo, el amoroso que se ha levantado de los muertos. El está aquí en esta noche. ¿Qué es esto aquí que está haciendo estas cosas? ¿Qué es Eso que cada noche conoce los secretos del corazón, que puede llamar a la gente de la audiencia? Cuando ahora Eso está apenas colgando ahora como una corriente láctea. ¿Qué es Eso?. Es la Vida que estaba en la célula de Sangre reventada en el Calvario. Hay una fuente llena con la Sangre, sacada de las Venas de Emmanuel, donde los pecadores se sumergen debajo de ese torrente, y pierden todas las manchas de culpa. El ladrón moribundo se regocijó al ver Esa fuente en su día; Ahí puedo yo, aunque tan vil como él Lavar todos mis pecados. Desde entonces por fe yo vi esa corriente Sus heridas fluyentes abastecen, Amor redentivo a sido mi tema, Y será hasta que yo muera. Entonces un noble y dulce canto, Yo cantaré Tu poder para salvar, Cuando esta pobre lengua balbuceante y tartamuda, esté silente en la tumba. 98Oh, amigo pecador, resbalado, tibio que nunca ha ido a través de la Sangre todavía. ¿no desea Ud. venir en esta noche? Hay una fuente abierta para Ud. ahora mismo. ¿No le gustaría venir? Si el Dios Todopoderoso pudiera levantarlo aquí y tomar a un pobre e ignorante arados, que difícilmente conozca el ABC. Que tengo que practicar leyendo la Biblia antes que yo venga al púlpito. Pero aún con un corazón sumiso a El Quien me ama, El mostrará Su poder fuera de allí a través de ese mismo canal. Y hace al ciego ver, al sordo oír, al cojo caminar, y probar que Su Espíritu Santo obra en la misma manera que El lo hizo cuando estaba aquí, porque yo creo en El y le amo. Ud. crea que El le salvará en esta noche mientras inclinamos nuestras cabezas. 99Dios Todopoderoso, ten misericordia en esta noche, Padre de los necesitados aquí. Concédelo Señor a través del Nombre de Jesús. Muchos aquí están enfermos y afligidos. Oramos que Tú los sanarás. Señor, hay muchos aquí que están perdidos. Oh, enfermos espiritualmente. Ellos saltaron de iglesia en iglesia y de lugar a lugar, tratando de encontrar paz, tratando de vencer. Y parece como que ellos sólo no pueden hacerlo. Deja que ellos capten este Espíritu que está aquí en esta noche. Jalado al interior de esa célula de Sangre solo con Dios, sellado allí. La cubierta alrededor de ellos por el Espíritu Santo. Concédelo Señor. 100Con nuestras cabezas inclinadas, y me pregunto si hay un pecador, hombre o mujer que levantaría su mano y diría: “Hno. Branham, ore por mí. Yo quiero entrar en esa célula de Sangre con el Señor Jesús.” Dios le bendiga, a Ud., a Ud., y Ud. Oh, hay manos por dondequiera. 101Ahora, aquí a mi mano derecha, ¿habrá alguien que levantara su mano y dijera: “Recuérdeme”? Dios le bendiga. Dios le bendiga. Alguna persona tibia e indiferente, ¿levantaría su mano y diría: “Hno. Branham, yo siempre he deseado vivir una vida cristiana real y genuina.?” ¿Levantaría su mano y diría: “Ore por mí, Hno. Branham?” Oh, Dios le bendiga. 102Ahora, con sus cabezas inclinadas, todos sean reverentes, si lo desean. Cada uno, si Ud. cree que Dios está parado aquí viendo, yo sólo soy su hermano, yo le amo a Ud., esa es la razón por la que estoy aquí en esta noche. Eso es lo que estoy haciendo aquí. Yo no estoy tratando de lograr que Ud. se una a alguna iglesia, estoy tratando de que Ud. venga a Esto que yo sé que es la Verdad. Vaya a cualquier iglesia que Ud. desee, pero yo quiero que Ud. realmente sea salvo, yo quiero que Ud. venga a ese rocío. Y estar encerrado allí una vez con Jesucristo, porque El ha perfeccionado para siempre a aquellos que han venido al rocío de la Sangre, dentro del cuerpo de Cristo. Aquellos que están deseando la oración ahora, ¿se pondrían de pie? Hay por dondequiera. Pecadores, ¿se pondrían de pie para unas palabras de oración? Que cada uno mantenga sus cabezas inclinadas, excepto aquellos que están parados. Sólo Uds. se paran y dicen: “Por esto que digo, yo quiero que Dios sea misericordioso conmigo, un pecador.” ¿Se pondría Ud. de pie por dondequiera? Eso es correcto, eso es correcto. 103Todos en oración ahora, los que no son pecadores. Todos los Cristianos nacidos otra vez estén en oración. Dios les bendiga. Veo a gente anciana levantarse, de cabello gris. Gente joven de cabello negro y lustroso. Niños pequeños, damas jóvenes, gente anciana por dondequiera aceptando a Jesucristo como su Salvador. No piense Ud. que el gran Espíritu Santo está aquí mirando sobre esto solo ahora. ¿No sabe El que esto es Su voluntad? 104Ud. que está ahora como tibio y nunca ha estado asentado en su vida, en su corazón acerca de Jesús. Ud. quiere realmente… Si Ud. cree que Dios oirá mi oración por los enfermos, seguramente El la escuchará por el pecador entonces. ¿Se pondría Ud. de pie y diría: Por esto, Señor Jesús, Tú conoces mi corazón yo quiero ser nacido de nuevo. Yo quiero venir realmente a la Sangre de Tu Hijo el Señor Jesús en esta noche y ser lleno con Su Espíritu y entrar al Cuerpo de Cristo. Estoy viniendo a la célula de Sangre. Y Señor, por fe yo me levanto ahora para aceptarlo.?” ¿Lo haría? ¿Se pondría Ud. de pie ahora mismo para esta palabra de oración? Dios le bendiga. Sólo permanezca de pie cada uno de Uds. 105“Te estoy aceptando ahora, Señor Jesús.” “La fe viene por el oír, y el oír por la Palabra de Dios. “Esta es la Palabra de Dios, lo mejor que yo conozco de cómo traerla al mundo en mi pobre y humilde manera, que “De tal manera amó Dios al mundo, que dio a Su Hijo.” Y El dio a Su Hijo y el murió en el Calvario y la Sangre fue traída de Su cuerpo para redimirle a Ud., un pecador. Trayéndole de regreso al compañerismo del Padre. Dios le bendiga. ¿Hay alguien más que le gustaría pararse con este grupo masivo que está parado ahora para oración? Uno más. ¿Lo haría Ud. mientras tenemos nuestro…? Dios le bendiga hermano. Yo siento que hay alguien más. Eso es correcto, Dios le bendiga, Dios le bendiga, hermana, Dios le bendiga, eso está bien. 106Yo no soy una persona fanática, yo trato de probarle eso a Ud., o Dios lo hace seguramente, que no soy un fanático, sino que siento que quizá hay otros aquí que les gustaría ponerse de pie. No… Ud. dice: “Bueno, yo me paré antes.” Sólo hágalo una vez más, ¿lo hará? Sólo párese esta ocasión y diga: “Dios, sé misericordioso conmigo.” Dios le bendiga. Dios le bendiga. Padre, sé misericordioso ahora. ¿Lo concederías Tú Señor? Sólo manténgase de pie. Sólo manténgase de pie. Están por dondequiera, Yo quiero que Ud. sea recordado en oración ahora mientras estamos trayendo esta parte del servicio a una culminación. Párese. Muy bien, ahora Uds. tienen sus cabezas inclinadas. 107Nuestro Amable Padre Celestial, yo oro por misericordia Divina sobre éstos quienes te aceptan ahora como su Salvador personal. Oh Dios, si Tú puedes mirar en esta audiencia y ver las enfermedades de la gente y sus… y quiénes son ellos. Tú les está hablando ahora a los corazones aquí. Tú ves a estos que están de pie. Ves a aquellos quienes debería de haberse puesto de pie. Padre, sólo háblales a ellos la Palabra, ¿lo harías?. Perdónales cada pecado e infracción. Que la Sangre de Tu Hijo Amado, el Señor Jesús, los limpie ahora mismo de todas sus injusticias. Y que sean humildes y amorosos, salvos para Tu gloria. 108Ahora, con nuestras cabezas inclinadas, el órgano tocará muy suavemente, algún canto por un momento. [Alguien canta.—Editor] Cuando yo llegue al río al final del día. Cuando los últimos vientos de pena han soplado, Ahí habrá alguien esperando para mostrarme el camino, Yo no tendré que cruzar solo el Jordán. Yo no tendré que cruzar solo el Jordán, Jesús murió para expiar todos mis pecados; cuando yo vea la oscuridad, El estará esperando por mí, Yo no tendré que cruzar solo el Jordán. 109Ahora, al estar aquí, mientras el canto continúa, ¿vendría Ud. al altar solo un minuto para una palabra de oración? Todos los que están de pie, muévanse hacia el altar. [Cinta en blanco.—Editor] Moviéndose sobre la audiencia ahora. Estoy observando esa Luz mientras se mueve por entre la gente. ¿Qué está haciendo Ella ahora? Seguro, está sanando a enfermo, hablándole a los corazones de la gente. ¿Qué podría El hacer sólo en esta vez si la gente solamente se lo permitiera? Algunos más han entrado desde que yo comencé a hablar. ¿Hay alguien más? Solo en un momento para una palabra de oración. Ellos quieren ser nacidos de nuevo, ellos están aquí para aceptar al amoroso Señor Jesús, el Hijo de Dios, el Mesías. Muy bien. 110Padre, oramos que Tú bendecirás a estas personas porque ellos están parados reverentemente aquí en el altar, confesando todos sus errores dándote gracias por perdonarlos. Padre, Tú estás bajo obligación a Tu Palabra. Tú dijiste: “Cualquiera que desee, que venga, dejad que venga.” Y: “Ningún hombre puede venir excepto que Mi Padre lo traiga. Y todo el que viene a Mí, no le echaré fuera. Yo les daré Vida duradera y lo levantaré en el último día.” Tu Palabra lo expresa de esa manera, Padre. Yo sé que Tú les das Vida duradera y estamos agradecidos contigo. Ahora, Padre, muévete entre la audiencia mientas nuestro hermano y la gente está orando. En el Nombre de Jesús. Esté en oración mientras nuestro hermano canta el siguiente verso. 111[Cinta en blanco.—Editor]… para la gloria de Dios el Padre y para la representación de Su Hijo Jesús. Yo ahora tomo todo espíritu aquí bajo mi control para la gloria de Dios. 112¿Cómo está dama? Ahora, suba aquí si lo desea, dama. Es la primer noche que estamos hablando, y eso se le estaba haciendo muy rudo a la primer persona. Así que eso es el porqué me toma un poco de tiempo antes que yo… Antes que eso comience a ungirme. Yo soy sólo un hombre. Uds. están conscientes de eso. Soy sólo un hombre. Pero El es el Señor. Ahora, si El estuviera aquí y Ud. tuviera algo que necesitara, o deseara. Y si es una cosa que pertenece dentro de la expiación, y ¿qué pertenece a la expiación? Cualquier cosa de la que Ud. tenga necesidad, vea. Porque él cumplió todo lo que perdió en Adán, El lo cumplió al sufrir por otro en el Calvario. Allí es donde El pagó el precio completo. Ahora, todo… El dijo: “Cualquier cosa que Uds. deseen, cuando oren crean que Uds. lo reciben y lo tendrán.” 113Ahora, si El estaba aquí y estaba hablándole a Ud., la única cosa que El pudiera hacer ahora en esta noche, si Ud. dijera, bueno, quizá Ud. diría: “Yo tengo necesidad, estoy casi por perder mi hogar y he tenido que conseguir algún dinero para mi hogar.” 114Bueno, El le diría a Ud.: “Tú cree en eso?” Ud. diría: “Sí”. Entonces El le diría a Ud.: “Si tú lo crees, lo obtendrás.” Y si Ud. dice: “Bueno, he sido tan maltratado y mis enemigos están oprimiendo.” O algo como eso. El diría: “Perdónalos, y ellos vendrán a ti,” vea. 115Pero si esa fuera une enfermedad, o quizá algo mal en su vida, algún acto inmoral o algo. El lo sabría. Pero es para… si eso fuera por sanidad, él podría decirle lo que está mal con Ud., pero El no podría sanarle porque El ya hizo eso. ¿entiende Ud. eso?. Eso es correcto. Bueno, entonces si El está aquí, y yo creo que El lo está. Entonces El contestará en la misma manera, o ¿no lo hará El? Uds. cristianos, ¿creen eso?. 116No esté apresurado, vea Ud. Sólo sea reverente. La mujer está muy enferma, porque hay una sombra negra que cuelga entre ella y yo. Ud. está lista para una operación, o ¿no lo está?. Esos son tumores. Están debajo de su brazo. Es serio. Solamente Dios puede ayudarla. Esa es la Verdad. ¿O no lo es? ¿Puede Ud. creer ahora que El está aquí para ayudarla? Inclinemos nuestras cabezas. 117Padre Dios, en el Nombre de Tu Hijo, el Señor Jesús, yo pongo mis manos aquí donde un bisturí va a cortar. Si eso fallara en encontrar el lugarcito, lo último de ellos, Satanás regresaría allí mismo como un león rugiente. Pero Tú sabes exactamente en dónde está eso, está expuesto aquí mismo en la plataforma. Dios todopoderoso y lleno de gracia, salva la vida de esta mujer, ¿lo harás por favor Padre? Ella sabe que está parada aquí en la Presencia de Algo que la conoce; y Eso eres Tú Dios. Escucha la oración de Tu siervo. Ha sido dicho en la Biblia: “La oración ferviente y eficaz de un justo vale mucho.” Y sólo el mirar a hombres y mujeres que están orando, ella en esta ocasión. Oh Dios, por favor, en el Nombre de Jesús salva su vida y déjala vivir. Y Te alabaremos por eso. En el Nombre de Jesús. Amén. Dios le bendiga, hermana. Vaya feliz ahora. 118¿Cómo se siente dama? Ahora está un poquito diferente. La dama que estaba allí iba a ser la primera en unos pocos minutos cuando entendió que allí era donde ella estaba parada, y ella pudiera decir los efectos que eso tenía sobre ella. Ud. puede entenderlo ahora. Eso no es su hermano, yo sólo soy un hombre. Yo nunca la he visto a Ud. en toda mi vida y quizá Ud. nunca me ha visto. Nosotros somos extraños el uno al otro. ¿No es eso cierto? [La mujer dice: “Sí”.—Editor] Si Dios me ayuda y me dice por qué está Ud. aquí, si Ud. está sufriendo o lo que sea. Si El me revela eso a mí, ¿lo aceptará Ud. a El como su Sanador?. Eso es todo lo que yo pudiera hacer con el Don Divino. 119¿El resto de Uds. allí dirían: “Yo…”? Esta mujer, esta es nuestra primera ocasión de encontrarnos, ¿lo es dama? Esa es la verdad, ¿o no lo es? Esa es la verdad. No sabemos nada el uno del otro, no tenemos contacto, no hay nada, somos totalmente extraños. Y aquí nos encontramos. 120Ahora miren amigos, ¿no pueden entender lo que esto significa—lo que quiero decir? Ahora hay algo que tiene que estar aquí, de alguna manera yo tengo que tener un conocimiento acerca de esta mujer. Allí ella se mira como una mujer saludable, eso ni aún podría ser salud por lo que yo sé. Pero entonces otra vez eso podría ser, yo no sé. Pero si el Espíritu Santo viene y solo le dice a ella, ahora, en cuanto como Sanador, si es enfermedad, yo no podría hacerlo. Yo no tengo poder para hacerlo. Nadie más lo tiene. Eso tiene que venir de Dios. 121Ahora, Ud. cree que esta es Su Palabra, ¿o no?. Ud. cree que El se levantó de los muertos, ¿o no? Ud. cree que El dijo: “Las cosas que Yo hice, así Uds. las harán.” El dijo: “Yo no hago nada hasta que el Padre Me lo muestra.” Y las mismas cosas que El hizo estarían aquí esta noche… si es enfermedad para sanarla a ella. El no pudiera, El ya lo ha hecho. La única cosa que El pudiera hacer sería de alguna manera lograr que ella lo creyera. ¿Es eso correcto? ¿Cuántos saben que esa es la Verdad? Sólo lograr de alguna manera que ella acepte lo que El ha hecho por ella. 122[El Hno. Branham continúa el servicio y ora por los enfermos, usando el discernimiento.—Traductor] Ley Este mensaje es una predicación directa del Hno. William Marrion Branham y fue grabada inicialmente en cinta con la voz del Profeta de esta Edad, y de allí traducida al español por Fondo para Alcance Misionero, lo más fiel posible a la cinta original, y apegándose lo mejor posible a nuestro idioma, y a la forma de expresarse del Mensajero. Cualquier error en la impresión no es intencional. Esta obra de traducción es sólo para ayudar a que el Mensaje de este día final sea traducido e impreso lo más posible, y llegue a la simiente predestinada. Estos Mensajes están siendo impresos gracias al esfuerzo de algunos creyentes de este Mensaje. Si alguno desea reimprimir o copiar estos mensajes, por favor no quite estos datos, ya que somos responsables de esta traducción. Le agradeceremos nos comunique, y de ser posible le enviaremos el máster original. Traducido y Editado en México por: FONDO PARA ALCANCE MISIONERO TABERNACULO EL OLIVO Hno. Julián Córdova Cervantes Capulín Nº27 Col. El Olivo. Tlalnepantla, Edo. De México. C.P.54110. MEXICO.

Compartir este post

Repost 0
Published by SANN777 - en religion
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de william branham_en _cozumel
  • El blog de william branham_en _cozumel
  • : william branham la palabra pura la verdad amor don de sabiduria amor fraternal los 7 angeles de dios cozumel
  • Contacto

Enlaces