Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
16 octubre 2009 5 16 /10 /octubre /2009 10:37

En Tu Palabra

 Predicado por William Marrion  Branham

Marzo 5, 1948. Phoenix, Arizona. USA.

Serie Año 1948

 

 

 

Y entrando en uno de estos barcos, el cual era de Simón,

le rogó que lo desviase de tierra un poco; y sentándose,

enseñaba desde el barco a las gentes.

Y como cesó de hablar, dijo a Simón: Tira a altamar, y

echad vuestras redes para pescar.

Y respondiendo Simón, le dijo: Maestro, habiendo trabajado

toda la noche, nada hemos tomado; mas en Tu palabra

echaré la red   Lucas 5: 3 al 5

A

 …Victoria sobre cada demonio que ha poseído a la gente de este... [Cinta en blanco.—Editor] estar juntos, Tú eres nuestro salvador y nuestro Dios, y nuestro sanador. Oh ven Señor con tal poder que conmuevas el edificio. Que pudiera haber un derramamiento de... [Cinta en blanco.—Editor] Que pudiera cada corazón ser llevado hacia ese séptimo cielo, Señor, sobre todas las cosas terrenas para vivir y... Danos la aseguranza en ésta noche de esto, al enviarnos el Espíritu  Santo en ésta hora. Ayúdame, habla a través de estos labios mortales ahora, porqué te lo pedimos en el nombre de Jesucristo, el hijo de Dios viviente. Amén.

2              Algún día antes de que no sea muy tarde vamos a ver a quien es el invisible en nuestros medios en ésta noche. En este lugar de la lectura de la escritura, el ministerio de Jesús se había hecho muy popular. Cerca del setenta por ciento de Su ministerio estaba basado sobre sanidad Divina. El sanó a la gente, no para mostrar Su autoridad, sino para cumplir la escritura. Porque ella decía que muchos de ellos salieron a Él y dijeron: “Queremos señales.”       El dijo: “Ustedes hipócritas, pueden discernir la señal de los cielos, pero la señal de los tiempos no pueden discernir.” El dijo: “Cuando es la tarde del día, decís: Sereno, porque el cielo tiene arreboles y todo lo demás.” Pero El dijo: “Ahora, si pueden discernir eso, deberían conocer sus días, porque los  profetas lo han dicho. ”El profeta Isaías dijo: “El mudo hablará, la lengua del mudo cantará.” Y ese fue el día en que esa gente vivió para ver la manifestación del testimonio de Dios concerniente a su hijo, Jesucristo.

3              Y Dios es el mismo. Cristo había reclamado de que El era el Yo soy. Y El dijo: “Por lo tanto, el testimonio de dos en la ley era correcto: ‘Dos o tres testigos, consistirá cada palabra.’” Y El dijo: “Si yo testifico lo que...” El hizo Su reclamo. Y Dios testificó en El, entonces eso tenía que ser así.

Bueno, ¿No es el mismo en ésta noche? En los días de Su visitación, El tenía gente quienes buscaban allá atrás por Jehová, así como fue con Moisés en el desierto. Pero El dijo: “Creéis en Dios, creed también en Mi.” Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo a Sí mismo. El dijo: “Ustedes creyeron en El allá atrás cuando El estaba en la forma de Espíritu, ahora el Padre está en Mi, y Yo soy en el Padre, y el Padre en Mi. Ahora, crean en mi por las mismas obras.”

4              Ahora, mucha gente está buscando hacia adelante... Algunos  dicen: “Yo creo que Dios puede hacer todas las cosas.” Cualquiera que tiene la mente correcta sabe que Dios puede hacer todas las cosas. Si El no lo puede hacer, entonces El no es el poderoso Dios; pero El es el poderoso Dios, el puede hacer todas las cosas. Por lo tanto, el problema ésta noche con la gente, es que ellos  buscan a Dios millones y millones de millas allá lejos, cuando Dios está aquí mismo en nuestros medios. Piense en eso. El que usted ama, al que usted sirve está aquí. El habló estas palabras: “Donde estén reunidos dos o tres en Mi nombre, ahí estaré con ellos.” Eso es tan verdadero como el resto de las escrituras.

5              Ahora, El prometió que El haría dos cosas: Enviaría señales y maravillas. Y ahora, Dios ha hecho eso conocido a la gente. Ahora, si usted puede tomar la visión de esto, y creerlo, en ésta noche será su noche para ser sanado. Ahora, si usted lo duda, no importa... Si Cristo mismo usara mi traje y mis zapatos, y El estuviera aquí, y usted tuviera la... Usted se alejaría tan enfermo como usted está ahora. El no puede salvarle en contra de su propia voluntad, El no puede sanarle en contra de su propia voluntad. Usted debe creer que El es, y ser un galardonador de los que diligentemente le buscan. Amén.

Ahora, El está aquí para sanarle en ésta noche. ¿Por qué El sanaría a algunos y dejaría a otros? Vea, no es la voluntad de Dios que algunos de ustedes no sean sanados. No es la voluntad de Dios que algunos de ustedes no sean salvados. El lo hizo. El vino a coger un... [Cinta en blanco.—Editor]... Y la enfermedad está porque... El pecado está a causa de la enfermedad.

6              Ponga a un lado todos los divorcios y aléjese de ello. Dios divorcia cualquier cosa de El... [Cinta en blanco.—Editor] Sobre el humano... Cuando Cristo murió en la cruz una perfecta liberación... Viva con todo... [Cinta en blanco.—Editor] El estaba libre de pecado, libre de enfermedad. Unicamente a través... Cristo en la cruz... [Cinta en blanco.—Editor] Eso sería la... Tener a Dios... Libertarle... [Cinta en blanco.—Editor] Ahora, allí el ministro estaba hablando ante mí, construyendo a la gente su fe, predicando sobre el tema del Dios milagroso. El dijo... Ahora, ustedes han visto los ojos de esos que nacieron ciegos, parados aquí viendo, y contando las luces, y preguntando lo que era, y diferentes colores, sordos, mudos, paralíticos, gente que ha sido...

7              Un hombre vino de Texas con su esposa en una silla de ruedas. Había estado allí por dieciséis años en ella. La trajo por avión. Y unos cuantos momentos después se oró por ella y ella pudo caminar por los pasillos glorificando a Dios. A la siguiente noche el hombre vino a la línea de oración. Yo no lo sabía. Yo miré sus manos y no había vibraciones. Yo miré hacia arriba y él estaba llorando. Y él dijo: “Ahora, Hno. Branham, yo creo que he hecho la parte de un hipócrita porque entiendo que usted es un hombre pobre y quiero darle una ofrenda para el Señor.” Yo dije: “Yo no recibo ofrendas.” Y él dijo: “Bueno, aquí está un pequeño cheque...” [Cinta en blanco.—Editor] Dijo: “No es por la oración.” Dijo: “Mire, mi madre ahí había estado sentada por dieciséis años paralítica.” Yo dije: “Bueno, yo nunca la sané a ella. Cristo lo hizo.” Y él dijo: “Bueno, yo sólo hice aquí este cheque.” Un cheque que fue hecho por cinco mil dólares. El era un petrolero rico. Yo lo rompí. Yo no quería nada, usted vea, lo que yo quiero es su fe.

8              Mire, en unos años desde ahora, yo diría que en unos cinco años mas o menos, su dinero no valdrá lo que vale el papel donde está escrito. No valdrá nada. Hoy en Rusia, tienen sus casas valoradas en miles de dólares. Eso no vale nada. Una confederación... cierto. Y nosotros estamos viniendo a lo mismo.

Un misionero aquí en Miami, estaba caminando conmigo el otro día El caminó por las calles de Londres Inglaterra, a donde íbamos a estar allí en el salón de Londres, él dijo: “Yo tenía seiscientas libras en mi bolsa.” Los cuales eran dólares. Y dijo: “Mi niñita quería unas galletas, y esos seiscientos dólares no podían comprar esas galletas. Yo tuve que tener primero un sello, está racionado eso.” La marca de la bestia. Ningún hombre puede comprar o vender excepto el que tuviera la marca. Y eso está viniendo aquí mismo. Usted escuche, usted probablemente lo estará viendo antes de que yo regrese aquí de nuevo. Está a la puerta, y nosotros estamos cerca del fin.

9              Así que no piense del dinero, no piense de lugares y tierras. Piense de Cristo Quien está viniendo. No hay nadie en quien podamos poner nuestras esperanzas, sino en Cristo ahora. Eso es cierto. Todo nuestro completo futuro está en la venida del Señor. Eso es cierto. Esa es la esperanza de aquellos quienes están durmiendo, y de aquellos que están vivos.

Ahora, note esto, en ese servicio aquí que este ministro había hablado a ellos, sobre... [Cinta en blanco.—Editor] Dios milagroso; como es que Dios descendió en el principio y creó los cielos y la tierra. Como El vino sobre una serpiente de metal. Y por supuesto, cuando se hicieron esos reclamos, ellos dijeron: “Bueno, ¿Quién alguna vez oyó de eso?” Usted no podía probarlo por la Biblia. Pero Dios le dijo a Moisés que hiciera una serpiente. ¿Por qué lo hizo El? Para que la gente tuviera algo para mirar. Ahora, eso es sólo humano, algo humano para que alguien mirara algo. El ojo humano tenía que ver algo.

10             Ahora, la serpiente no era un sanador. Pero Dios puso Su Don de sanidad sobre la serpiente. ¿Cree eso? El lo hizo. Y ahora, si alguien mirara, por supuesto no creería. Pero alguien miraría y creería. Y cuando ellos lo hicieron, las mordeduras de serpientes fueron curadas, y entonces otros comenzaron a mirar y a creer. Ellos creían que Dios estaba testificando a través de la serpiente, que El era Jehová-rapha, el sanador. Y El es aún Jehová-rapha, el sanador. El no es el Yo fui, El es el Yo soy. No algo que era, algo que es ahora; estado presente.  Muy bien. Ahora, cuando ellos miraban a la serpiente de metal, ellos eran sanados. Eso era milagroso. Entonces después de esos días de la serpiente de metal, Él descendió con Su ángel sobre el estanque de agua.

11             Ahora, mire, la serpiente de metal no podía orar por cualquiera, ¿Podía? No podía poner sus manos en nadie. Aún así ellos reconocían a Dios en esa serpiente de metal, el Don. El estanque no podía orar por nadie, ¿Podía hacerlo? Aún así Dios puso Su ángel sobre ese estanque, y la gente que reconocía eso al entrar a él era sanado. ¿Es eso cierto? Ahora, el Dios milagroso.

Entonces él sigue adelante diciendo que Dios descendió y moró en Cristo. Dios también envió Su Don en Pedro, el apóstol, también en Pablo. Aún para ponerlos en sus sombras y ser sanados. ¿Es eso cierto? Ellos reconocían a Dios, sus milagros. Y entonces él dijo: “Ahora, no es extraño que el Dios allá atrás en los días de la liberación prometida a Israel, después de viajar allí por cuatrocientos años lo cumplió cuando la gente estaba necesitada de sanidad o de liberación. El trajo una liberación a ellos. Ahora, la gente de Dios quienes tenían necesidad de sanidad. Y Dios prometió enviar el Don. ¿No es ese un hecho positivo que Dios mantendrá Su palabra? Seguro que El lo hará.”

12             Entonces El dijo: “El hombre puede hacer un reclamo de cualquier cosa, pero si Dios no testifica de eso, eso está mal.” El dijo: “Ahora, Dios ha...” [La calidad de la cinta es muy mala para incluir los próximos textos, a causa de que no es entendible.—Editor].. Yo diría cualquier cosa si tuviera, e ir a algún lado y sentarme y escuchar un viejo sermón en la forma antigua, lleno del Espíritu Santo siendo predicado. Y... pero parece como que cuando llega allí aún falla... Y entonces orar por los enfermos.

13             Yo vine la otra noche y escuché unas niñas cantando. Quiero llegar muy temprano mañana por la noche para oír más de eso. Eso me ayuda, me da ánimos. Me gusta escuchar eso, me gusta oír buenos predicadores. Me hubiera gustado escuchar cuando Jesús fue por la orilla del mar esa mañana a hablar sobre lo que Dios iba a hacer por El. Me hubiera gustado escucharle esa mañana, ¿A usted no? El fue allí y la gente lo presionó para escuchar la Palabra de Dios. Ahora mire, la fe viene por el oír, y el oír por la Palabra de Dios. ¿Es eso cierto? Y El era la Palabra, en el principio era la Palabra, el Logos que salió de Dios. Y la Palabra fue hecha carne y moró entre nosotros. El era la Palabra de Dios manifestada sobre la tierra. ¿Usted lo cree? Aquí va El. Y ellos estaban parados allí oyendo la palabra. Algunas de las hermanas... [Cinta en blanco, Editor]

14             Eso no trabajó sólo en El. Ellos oyeron que iba a haber un servicio allí en el río. Así que ellos fueron al río. Algunos de los hermanos, ellos no iban para ahogarse esa mañana, fueron al río para oír a Cristo. Había algunos de ellos que no creían que El fuera el Cristo. Así como algunos hoy no creen en sanidad Divina para recibir su sanidad. Ellos no creen en una restauración de los dones. Eso no impide que así sea. Alguien va a escucharlo, alguien va a creerlo. Ellos no creían que El fuera el hijo de Dios, pero Dios se manifestó a Si mismo a través de El y lo probó por señales y maravillas. Y El prometió que en los últimos día habría una iglesia de burladores. Y nosotros los tenemos. Y El prometió que habría una iglesia que habría señales y milagros siguiéndole. Y nosotros la tenemos. Eso es cierto. Así que eso estaba en el otro lado la otra noche. Y cada uno de nosotros aquí estamos en un lado o en el otro. Eso es cierto.

15             Ahora note, cuando ellos todos presionaban para escucharle, había un... Dos o tres pescadores que habían estado pescando toda la noche, uno de ellos era Simón. Yo siempre creí que Cristo sabía ahí mismo lo que iba a acontecer cuando El supo que Simón estaba allí. Y eso había sido dicho. Ellos jalaron toda la noche y no habían agarrado ni un pez. Yo creo que ustedes aquí en... Allí en los desiertos no saben mucho acerca de la pesca, pero de todas formas, es la cosa más desanimosa ir a pescar y no atrapar nada. Así que ellos jalaron...los veo riéndose. Ahí había algunos pescadores. Así que jalaron toda la noche y no atraparon ningún pez. Y ahí estaban sentados lavando sus redes. Y entonces puedo escuchar a Pedro decirle a Andrés: “Bueno, aquí viene ahora ese sanador Divino.” Se oye mucho acerca de El. “Oigamos lo que El tiene que decir.” Yo puedo verle a El, se sienta sobre un tronco,  ahí en algún lado del río. Cuando algunos vienen a los servicios la primer noche están escépticos. El estaba tan lejos allá atrás como podría estar... Muy bien, El se sienta allí, usted sabe, preguntándose qué es lo que iba a acontecer.

16             Y puedo oírle comenzar a hablar de cómo Dios prometió que sanaría a la gente a través de El. La profecía de Isaías estaba cumplida. El era el que iba a venir, El Mesías. El estaba hablándoles sobre esos temas. Diciéndoles cómo Dios había sanado por El en otras partes del país. Ahora,  El estaba sanando a través de El, trayendo salvación, liberación a la gente y todo lo demás. Y puedo ver al viejo apóstol levantarse, acercarse un poquito más. Oh, mi me gusta acercarme un poco más, ¿A usted no? Puedo verle moverse hacia atrás diciendo: “Ven Andrés, vamos a acercarnos un poco más, entonces lo primero que usted sabe...” El se paró con el resto de ellos y comienza a escucharle.

17             Bueno, a mi me gustaría escucharle hablar, ¿A usted no? El no hablaba como los escribas, El hablaba con autoridad. Y El comenzó a hablar y a decirle a la gente, no lo que alguien más decía, sino “Yo.” Ahora, yo puedo oír a Simón decir: “Tú sabes, hay algo acerca del habla de ese hombre que parece un poco... Me gusta, me gusta la manera en que El trae ese mensaje.” Yo puedo verle a El caminar un poquito más cerca, y entonces Jesús termina de hablar, El estaba en el bote de Simón. Puedo oírle decir: “Ahora Simón....” Ahora, me pregunto qué es lo que El pensó: “Simón, confía, tú sabes, hacia las profundidades, tira a alta mar, y echan vuestras redes para pescar.” Ahora, eso fue un poco peculiar: “Ve a las profundidades, tira a alta mar” Bueno, “mire nosotros somos pescadores. Ahora, nosotros no somos alguien que ha tirado un línea en las riberas... Nosotros pescamos. Sabemos qué tipo de... Cómo son las señales para atrapar peces y hemos pescado aquí por mucho tiempo. Y no hemos pescado nada”. Sólo piense, toda la noche y no habían pescado nada.     Sólo piense... Así como Pedro... Vigile. Aquí hay una prueba de fe. Ahora yo creo que  Dios siempre prueba a la gente que... Primero los prueba. Prueba todas las cosas. Entonces un genuino cristiano puede decir... Una prueba de fe [Cinta en blanco.—Editor] Yo no creo que Dios, El toma Su...

18             Entonces cuando El vino aquí, al lado de la montaña. ¿No es eso algo? Yo creo que el apóstol dijo que nuestras pruebas son mejores que el oro.  Piense de eso. Dios puede dejar que usted enferme para darle un testimonio de que El puede sanarle, de que  puede pararse sobre Su Palabra. Entonces cuando usted alcanza lo opuesto, puede decir: “Yo sé.” Más allá de cualquier sombra de duda, usted está... Oh. “Testifíquenme en Jerusalén, en Judea, en Samaria”. Un testigo es quien realmente ha hecho algo, que ha estado en algún lado, y ha visto algo. ¿Es cierto? Ahora recuerde, un testigo, tiene que ser un testigo. Un testigo ocular para saber de lo que está hablando, no puede ser algo secundario.  Si usted va aquí a la corte y dice: “Yo vi un accidente en la calle, y usted lo mira a través de un vidrio de una ventana, no podría ser un testigo. Usted tiene que estar allí personalmente, usted no pude doblar las cosas, tiene que ser un testigo correcto.

Ahora, ¿No es ese un pensamiento que debería tener usted hermana sentada con los ojos ciegos, con los lentes puestos, probablemente con mala vista, o usted no estaría usándolos. Ahora, ¿No es eso saber que Dios deja que la vista esté en esa condición para que pueda dar un testimonio? ¿No es eso maravilloso? Para que nosotros pudiéramos saber que El viene.

19             ... Bueno, ¿Quién pecó? ¿El o Su Padre? Dijo: “Este caso, no fue nadie sino para que las obras de Dios pudieran ser hechas.” Dios quería algunos testigos. Ahora, El envía Su Don para sanarle a usted, para que usted salga y sea un testigo, entonces soportar la prueba de fe, salir y reclamar que Dios le ha dado a usted un privilegio. Seguro. Eso es cierto.

Ahora, entonces yo puedo ver cómo El dijo: “Tira a altamar, y echar vuestras redes para pescar.” Ahora, El estaba educando a ese hombre, para que así él supiera cómo... Después de un rato, él había tenido una gran prueba, recuerde, muchos de ellos. Pero él tuvo que ser educado.

20             Ahora, quizás usted también tenga que ser educado, quizás eso es el por qué la enfermedad está sobre usted. Que Dios tiene que enseñarle un lugar donde El está, y un galardonador de aquellos que diligentemente le buscan. Quizás para eso se le es dado su fe. Esa es la razón porqué las enfermedades vienen sobre usted para probar su fe. Y entonces usted puede caminar aquí en Phoenix, o en Douglas, o de donde usted sea. Y decir: “Yo no sé, nadie puede decírmelo, yo sé que El es el salvador.”

¿Cuántos de aquí han sido sanados por sanidad Divina, veamos... ¿Lo sabía usted? Es verdad. Amén, es verdad. Ustedes son Sus testigos. Ahora, aquí estamos, quiero que usted lo note. Y entonces El dijo: “Tira a altamar.” Así que El dijo... Pedro dijo: “Señor, hemos trabajado toda la noche.” Hemos pescado en estas aguas.” En otras palabras: “Hemos pescado y pescado y no hemos atrapado ni un pez.” Aquí está, tómelo. “Pero en Tu Palabra Señor, yo arrojaré la red.” ¿Ve? “Yo sé que hemos hecho todo lo posible, todos... Nuestro conocimiento, nuestra habilidad, estamos al final; pero en Tu Palabra Señor, yo arrojaré la red.”

21             Ahora mire, usted probablemente ha estado con doctores, usted ha tenido alguna operación, ha tratado todo. Pudiera haber pasado a través de líneas de oración antes. Pero: “En Tu Palabra Señor, en ésta noche yo voy a arrojar mi red, voy a venir a Ti en ésta noche bajando la red, voy a...” Bueno, usted dice: “No hay peces allí.” “Tú has trabajado Pedro, tú has trabajado toda la noche y no hay peces ahí.” Si Dios dijo: “Arroja la red.” El pondrá ahí los peces. ¿Ve? Yo creo en ésta noche, que si el doctor dice que usted no puede ser sanado, y la Palabra de Dios dice que usted puede ser sanado, Dios puede poner cualquier cosa... El puede poner nuevas células, El puede poner nuevos ojos, lo que sea, El puede ponerlo allí. ¿No lo cree usted?

22             Cuando El se encontró con Abrahán [Abraham en el idioma inglés y en la Biblia pero de acuerdo al idioma español es Abrahán.—Traductor], en el capítulo 6 de Génesis ahí, lo encontró en el nombre de Jehová o Dios, el poderoso. Ahora, la palabra del hebreo viene de “El Shaddai,” que quiere decir: “El pecho, el amamantarse.” Así como la mujer amamanta a su bebé, Abrahán tenía noventa y nueve años de edad; no tenía hijos. Su esposa Sara pasaba de ochenta. Ella tenía... Ella no tenía hijos. Pero Dios le dijo: “Yo soy El Shaddai, Yo tengo el pecho, soy el poderoso.” En otras palabras: “No importa cuán débil estés, yo puedo amamantarte de nuevo para sanidad y salud.” El aún es el poderoso Dios, en ésta noche El es El Shaddai. Usted dice: “Yo estoy viejo hermano Branham, ¿Hay sanidad para mí?” Sí, el que pueda, déjelo que venga.” Y usted dice: “Yo pertenezco a los Metodistas.” No me interesa a lo que usted pertenezca, la sanidad es para usted, si usted cree, el Shaddai, el poderoso; arroje la red, Señor. Usted dice: “Bueno, yo estoy viejo, si tuviera ésta enfermedad, este problema femenino, si lo he tenido por años y años y he visto doctores y todo lo demás; pero en Tú Palabra, Señor, yo arrojaré la red.”

23             Vea, si usted tiene algo sobre qué pararse... La Palabra de Dios habla de sanidad, dice que hay sanidad. Y eso es... Y yo no tuviera el... No fuera en ésta noche, le pediría al Señor que yo voy a arrojar la red... [Cinta en blanco.—Editor]

Había una mujer con flujo de sangre. Ella había estado... Gastó todo lo... para usarlo con los doctores, y no mejoraba. Algunos de ellos por supuesto... Algunos tratan de ir más lejos. Quizás se había orado por ella, quizás ella había ofrendado... [Cinta en blanco.—Editor] La línea de oración estaba muy grande, ella no podía pasar por ella... Así que ella dijo en su corazón... “Si yo pudiera tocar el borde de Su vestidura, yo sería sanada.” Y ella presionó a través de la multitud y tocó el borde de sus... entonces El se volteó y dijo: “...Pedro dijo: “He aquí la multidud...” El dijo: “Yo percibo...” [Cinta en blanco.—Editor] ... Eso se ha ido.... Amigos, me debilitó. El aún es el mismo en ésta noche.

24             El maniático de Gadara, su mente se había ido, toda esperanza se había ido, y él había dejado a su familia, él era un maniático. Se fue a las tumbas en la soledad. El panteón, un buen lugar para un diablo genuino, un viejo lugar muerto así. Muy bien. A ellos aún les gusta ese tipo de lugares.

Note. Pero el... Los doctores... [Cinta en blanco.—Editor] Ellos fallaron. Quizás él sabía que Dios... Que El Mesías vendría... [Cinta en blanco.—Editor] En su mente correcta.

El aún es Dios en ésta noche, el mismo así como fue en aquél día. Amigos, despierten, la hora... [Cinta en blanco.—Editor] Sus dones, el poder, la promesa de Dios está cerca en ésta noche para todo el que quiera venir. Y si eso trabaja en otros, entonces el... Dios testifica de eso. Y si  Dios testifica de eso, eso es verdad. No deje que pase por usted, tome a Dios por Su Palabra. Si señor.

25             Había un hombre, su bebé había muerto, su niñita de doce años de edad. Jesús iba en Su camino hacia Jairo para sanar a su hija. Y el mensaje vino de que la niña ya estaba muerta: “No molestéis al Maestro.” Puedo ver Su semblante caer. El pensó: “Mi hija está muerta.” El se unió así mismo con los incrédulos, pero todo el tiempo él quería ver a Jesús. Hay muchos en ésta ciudad  ésta noche que quieren creer el Evangelio completo, pero tienen miedo de su posición. Eso es cierto. Ellos lo quieren. Ellos tienen hambre de tener suficiente salvación para gritar: “Gloria a Dios.” [El hermano Branham lo dice en español.—Traductor] Eso es cierto. Hay muchos de ellos así, pero el problema es que ellos piensan más en su orgullo y en su dignidad  que del amor de Cristo y de Dios. Pero aquí está El, El aún es Cristo. Y El prueba así mismo que El les dará el Espíritu Santo al que venga a la forma provista de Dios para recibirlo. Amén. Eso es cierto. El sanará los que vengan en la forma provista de Dios para recibirlo.

26             Ahora, note. Es la gran diferencia... Y esa gente ahora, así como ellos vinieron. Este pequeño Jairo, su corazón destrozado: “La niña está muerta, no molestéis al Maestro.” Puedo ver Sus ojos sacros moverse y decir: “No temáis, sólo creed.” Oh, El sabía dónde estaba parado, El sabía que esa niña sería levantada, porque Jairo tenía fe verdadera para venir en medio de todos los que dudaban. Yo puedo verles a ellos caminar hacia atrás, y uno de ellos decir: “¿Qué les dije de ese sanador Divino? ¿Qué les dije  de eso? El siguió allí ahora y ha traído desgracia sobre la iglesia.”

Pero Jesús se movió exactamente en la línea. Cuando El fue al cuarto El dijo: “La hija... La niña no está muerta, sino duerme.” Ellos se rieron de El hasta burlarse. Ellos aún se reían de  El, y El los sacó. Y hoy, aquéllos que se ríen del Poder eterno de Dios, siendo omnipotente, ellos son sacados del reino. Muy bien.

27             Y cuando ellos vinieron a un lugar, El entró y sacó a todos excepto a Pedro, Santiago, Jacobo y Juan. Tomó El... [Cinta en blanco.—Editor] Liberó... Mire, todo se había ido. Lo humano había sido sacado. El conocía Su fe. Pero El estaba poseído. ¡Agárrelo! Eran poderes. Tomó de este Su cuerpo mortal, hacia la tierra de espíritus, y llamó el espíritu de esa niña de regreso, que había estado muerta por horas. Allá fuera en esa tierra... Estoy tan agradecido ésta noche de conocer ese mismo quien puede llamar los espíritus de la tierra de los espíritus allá atrás hacia la vida.

Y El estaba parado allí en la tumba de Lázaro. Todas las esperanzas se habían ido. Lázaro había estado muerto por cuatro días y estaba en una tumba, apestaba. Mirando al... Ellos oyeron que Jesús.. salieron... Yo creo... El nacimiento virginal... Poderoso Dios... [La calidad de la cinta es muy mala, y muchos de los textos no son incluidos  porque no son entendibles.—Editor]

28             Ahí estaba Dios levantándolo de los muertos. Sí señor. Dijo que El tenía hambre cuando bajó de la montaña, buscó en el árbol y no había higos para comer. Ellos dicen que El tenía hambre como un hombre. Yo sé que El era un hombre hambriento cuando estaba mirando. Pero cuando El tomó cinco emparedados y alimentó a cinco mil, El era Dios. Correcto. Yo sé que es verdad. Yo sé que cuando estaba allí una noche en el bote, a donde creo que había como diez mil demonios sobre el mar que habían jurado que lo ahogarían; El estaba recostado durmiendo, cansado y agotado de los servicios de sanidad, recostado en la parte trasera del bote. Dios sabe que yo tengo una idea de lo que El sufrió. Estando allí acostado profundamente dormido. Aún las olas y el viento no podían despertarlo. El estaba profundamente dormido. Y entonces, cuando El estaba allí acostado, El estaba durmiendo como un hombre, eso es cierto. Y cuando lo veo despertarse y levantarse como un hombre, poner Su pie sobre la barandilla del bote, mirar hacia los cielos y decir: “Paz.” Y entonces dirigirse a la tierra, a las olas y decir: “Estén quietas.” Cuando El hizo que los vientos y las olas le obedecieran... El era un hombre durmiendo, pero El era Dios que calmó los vientos y las olas.

29             Cuando El estaba en la cruz diciendo: “ Dios mío, Dios mío, ¿Por qué me has desamparado?” El era un hombre en Su muerte, pero El fue Dios en la resurrección. Eso es cierto. Cuando hay... “Tengo poder para poner mi vida y tengo poder para levantarla de nuevo, ningún hombre puede quitármela, sino yo la doy libremente.” El era, El es aún en ésta noche.  Cuando El estaba allí parado a la piedra de la tumba de Lázaro. Yo puedo verle ahí parado como un hombre frágil, llorando, y las lágrimas corriendo por Sus mejillas; aún así El sabía que podía levantar a Lázaro, eso era Su sentimiento humano por la gente. Y cuando El se paró ahí al lado de la tumba El dijo: “Quiten la piedra.” El sabía que alguien tenía que hacer una parte. Usted tiene que hacer su parte también. [Cinta en blanco.—Editor] ... Mover la piedra... Esas dos pequeñas mujeres frágiles. Y cuando ellas quitaron la piedra, yo puedo oírle a El muy claramente decir: “Te doy gracias de que Tú me oyes siempre. Porque por estos quienes están por...”

30             Mírenlo, aquí está. Agárrenlo. Puedo oírle a El clamar con una voz fuerte, muy allá lejos en la tierra de los espíritus: “Lázaro.” Yo creo que si El no lo hubiera llamado por su nombre, allí hubiera sido  la resurrección general. Y yo lo creo. Eso es lo que pienso de El. Eso es cierto. El dijo: “Lázaro, sal fuera.” Oh, la corrupción conocía a su hacedor, el espíritu. Por lo tanto Lázaro había estado muerto por cuatro días. Su alma estaba en algún lado en la eternidad. Yo no sé dónde estaba, tampoco usted. Nosotros no argumentamos de eso, a donde estaba quizás su alma. Pero de todas maneras, él oyó la voz del hijo de Dios. Y un hombre que había estado muerto por cuatro días se paró sobre sus... de nuevo. El es el mismo ayer, hoy y... ¿Lo cree usted? “En Tu Palabra Señor... Echaré la red.”

31             El viejo Paulo... Al final de sus... El santo, al final de su viaje dijo: “He peleado la buena batalla, he terminado mi carrera, he guardado la fe, por lo tanto se me está preparada la corona de justicia que el Señor me dará en aquel día.” Note otra cosa, lo que él dijo en su partida cuando dijo que peleó la buena batalla y todo lo demás. El dijo: “Oh tumba... muerte, ¿Dónde está tu aguijón? Tumba, ¿Dónde está tu victoria? Oh muerte, muéstrame en dónde tienes.,. ¿Dónde estás? Un reto. “Ven muerte, ve si puedes asustarme.” Muy bien. El miró hacia abajo y vio esos seis pies de lodo allí y dijo: “Oh tumba, ¿Dónde está tu....? Muéstrame en dónde puedes demostrármelo.” Dijo: “Yo puede detenerte, puedo mostrarte una tumba vacía en Jerusalén.” ¡Amén.!  El aún es Cristo en ésta noche. “Muerte, ¿Dónde está tu aguijón? Tumba, ¿Dónde está tu victoria? Pudiera yo agregar esto con san Pablo. Muéstrame tu lugar para pararte ante nuestro Dios.”

32             Pero Señor, en Tu Palabra, yo arrojaré la red. Yo no sé cómo Tú vas a tomar mi alma de aquí cuando las ruedas de la vida mortal se detengan. Pero en Tu Palabra Señor, yo estoy viniendo aquí hacia esa eternidad oscura, confiando en Ti. Yo no sé Señor, como que... La oración de alguien, que Tú me sanarás, pero en Tu Palabra, Señor. Usted dice: “Esas son sus palabras.” “Estas señales seguirán a los que creen, en Mi nombre echarán fuera demonios. ¿Es eso cierto? Hablarán nuevas lenguas, tomarán serpientes, beberán cosas mortíferas, y ellos pondrán sus manos sobre los enfermos y ellos sanarán.” “En  Tu palabra Señor, en Tu palabra yo vengo. Yo no sé cómo va a suceder, pero yo estoy aquí.” No trate de explicarlo, tómelo por Su palabra.

33             ...Allí Pedro... Y el bote moviéndose. Y la primer cosa que usted sabe, él vio a Jesús venir y él dijo: “Señor, si eres...” El no sabía lo que estaba diciendo, pero él... [Cinta en blanco.—Editor] Pero deberéis recibir. “Ven Señor, yo sé que hay probablemente cuarenta fantasmas en la profundidad aquí. Yo no sé cómo voy a caminar. Yo sé que es imposible para mí caminar en ésta agua, así como lo es en ese aire. Y no estoy tratando de calcular primero lo químico, no estoy tratando de calcular si hay una tabla para pararme debajo de eso y caminar. Si Tú me dices que camine, en Tu Palabra Señor, aquí vengo.” Eso es cierto.

34             Si él pudo tomarle a El por Su Palabra, ¿Qué acerca de usted en ésta noche, después de mil novecientos años de pruebas... Aleluya. Bueno hermano... [Cinta en blanco.—Editor]  ...Palabra... Calcularlo... Te estoy tomando a Ti...

Unos muchachos que una vez lo tomaron por  Su palabra, no tenían miedo. Eran unos hijos hebreos ahí en Babilonia. El propósito de Daniel en su corazón era no contaminarse a si mismo con la comida del rey; también Sadrach, Mesach, y Abednego. Y ahí vino un decreto de que el que no se inclinara a una cierta imagen, sería puesto en un horno calentado siete veces más de lo que estaba. Muy bien. Ahora, ahí vino la prueba.

35             Después de que se ha orado por usted... Mañana, el próximo día va a venir la prueba. No se preocupe. Todos aquí que hayan recibido el Espíritu Santo, unos cuantos días después, la prueba vendrá. ¿Es eso cierto? Cuando usted es sanado, ese demonio allí, el cuerpo de eso comienza a morir. La prueba vendrá. Satanás va a tratar de regresar de nuevo cuando el espíritu inmundo  ha salido de un hombre, él camina en lugares secos. El regresa y trae siete otros demonios peores que lo que él era. ¿Es eso cierto? Note, deje que la casa sea limpia, barrida y lista en esa hora... Aquí está, agárrelo. El regresa porqué encuentra la casa arreglada y barrida. Entonces allí el espíritu Santo tiene que mantenerle alejado en esa hora.

36             Ahora, esos hijos hebreos, puedo notarlos, como ellos estaban orando. Ellos no tenían que poner atención al rey, no temían su mandamiento. Ellos querían conocer “ASI DICE EL SEÑOR.” Y ellos voltearon sus rostros y siguieron orando igual... Note, muy cerca ahora. El decreto fue hecho. Entonces el rey ponía sus sellos sobre eso allí, él debía de mantener eso, él iba a quemar a esos tres hebreos. Yo puedo oír a Baltzazar, o a Nabucodonosor mas bien decir: “Le enseñaremos a esos fanáticos qué hacer aquí. Les mostraremos quién es aquí el jefe.” Y usted no se preocupe,  pero ese tiempo está regresando de nuevo. Eso es cierto; está a la puerta... Oh, usted está viviendo ahora en las sombras.

37             Note, vigile. El dijo: “Veremos qué les va a suceder a esos muchachos, probaremos esa religión del Espíritu Santo y ver lo que hace; los quemaremos.” Hermano, han tratado de quemar a muchos hombres. Pero usted no puede quemar el Espíritu Santo, por sí mismo El es fuego. Eso es cierto. Ellos trataron de hervir a Juan, pero ellos no podían hacerlo en grasa caliente. Eso es cierto. Usted no puede hervir eso, usted no puede asustarlo, usted no puede correrlo y sacarlo; eso tiene que permanecer allí.

Note, yo puedo oírles decir: “Los arrojaremos en el horno ardiente.” Puedo ver al rey Nabucodonosor... Vestiduras brillantes, sentarse, vestiduras de sacerdote alrededor de él y decir: “Ahora, vigílenlos, véanlos cómo van a gritar en su prueba.” [Cinta en blanco.—Editor] ...Algunos de esos viejos... Ustedes también después de este servicio de sanidad. [Cinta en blanco.—Editor] Pero en ese... Eso es cierto... David y Elías...

38             “Pero en Tu Palabra Señor, aquí vengo.” “Oh no importa cuán grande parezca la oposición.” “Tú me encontraste como un filisteo con un ejército...” “Yo te encuentro en el nombre del Señor Dios de Israel.” Ahí está. Satán dice... Todos los doctores dicen que usted va a... vengo reclamando que El... [Cinta en blanco.—Editor]  Por este propósito. “Yo te encuentro aquí atrás, tú no puedes tener poder sobre mí, porque yo soy libre, Cristo, El me hace libre.”

39             Puedo verlos a ellos caminando allí con sus manos atadas detrás de ellos, marchando a la muerte en ese horno ardiente. Veo cómo ese andamio estaba allí en lo máximo en los grandes ladrillos en esa mañana... [Cinta en blanco.—Editor] Llamaradas saliendo. Puedo ver esa gran escena. Noten sólo un minuto ahora. Denme su atención cerca y oren. Puedo verlos a ellos comenzar en... Ahora, puedo ver al rey Nabucodonosor sentado allí diciendo: “Ahora, miren, vigilen cómo ellos llorarán y gritarán cuando lleguen ahí.”  Este es un tiempo estremecedor. Puedo ver... Lo primero que usted ve, al viejo Sadrach mirando alrededor de Mesach y diciendo: “¿Qué piensas de esto?” Comenzando a sentir este calor viniendo sobre de él. Nosotros lo sentiremos, no se preocupe. Puedo oír a Mesach diciendo: “Escuchen, no me interesa. Nuestro Dios puede libertarnos de aquí. Pero en Tu Palabra Señor, aquí yo vengo. Ese fuego probablemente pudiera consumirnos así, pero en Tu Palabra Señor, aquí vengo. No me inclinaré a nada. Yo te estoy tomando por Tu Palabra, y vengo.” Muy bien. Ellos caminaron unos cuantos pasos más lejos. Oh vaya. El calor estaba tan fuerte que ellos comenzaron a tener un sentimiento enfermizo. Ellos los estaban empujando hacia...

40             El tiempo viene, puedo verles comenzar a acortar sus pasos, las lanzas haciéndolos ir un poquito más adelante: “Muévanse, muévanse.” Puedo oír a Sadrach de nuevo diciendo: “¿Qué piensas de eso Abednegó?” “Bueno, estoy tomando a Dios por Su Palabra. Tú sabes que nuestro Dios ha hecho muchas cosas; El abrió el... El nos trajo aquí, El ha hecho esas cosas.” Y el Dios que vivió en aquel día vive hoy en ésta noche, amigos. Tenemos cientos y cientos aún miles de testimonios, aún miles de años de testimonios en este lado acerca de eso. Seguramente que podemos tomarlo a El en Su Palabra.

41             Ahí en el horno ardiente, parado allí, ellos fueron hacia el horno; parecía como que a nadie le importaba eso.

Dijo: “¿Qué piensan ustedes acerca de esto aquí? ¿Qué piensan acerca de esa religión ahora en la que ustedes confían en Jehová? Vean si El puede libertarlos.” Oh Dios, los miro a ellos remarcando: “En Tu Palabra Señor, yo voy a caminar unos cuantos pasos.” Los veo a ellos levantarse... Dios siempre está interesado en Su gente. ¿Lo cree usted? Mientras hay algo... Veamos allá en los cielos y veamos si no hay algo que suceda a la misma vez. Oh... Puedo verle a El sentado sobre Su trono mirando hacia abajo. Puedo ver algo viniendo a la derecha. ¿Qué es? Es un Angel, ellos le llaman Gabriel... [Cinta en blanco, porción no entendible.—Editor]...¿Que está pasando en Babilonia?, El está interesado en Babilonia, El está interesado en Phoenix en ésta noche. Ahí había tres en Babilonia, hay cientos en Phoenix aquí... Línea de oración... [Cinta en blanco.—Editor]... A Tu Palabra, yo tendré que ser juzgado por lo que digo. Usted será juzgado por lo que usted cree. Note, los veo a ellos esa noche... [Cinta en blanco.—Editor]... Su mundo...

42             ...Los poderes. Y yo volteé sobre un poderoso... Voltee sobre todos los grifos de las aguas que había sobre el abismo, e inundé la tierra entonces y ahogué todo lo que era. Déjame ir allí. Yo desapareceré a Babilonia de... Yo creo que El pudiera haberlo hecho. ¿Usted no? El tenía el poder para barrer a Babilonia de la faz de la tierra. Puedo oír la majestad decir: “Sí, Ajenjo, tú puedes...”  [Cinta en blanco.—Editor] Lo veo levantarse en los escalones finales. Un rey... de los santos... Puedo verlo a El parado allí sobre Su trono. Puedo verle a El en una gran nube blanca allí... Puedo oírle decir: “Vengan aquí vientos del Este, vientos del Norte, del Oeste y del Sur.” Llamando a los cuatro vientos... hacia la tierra. Todos en los cielos le obedecen..

43             ...Dejar que nuestros corazones sean... Tenemos miedo de tomarle a El en Su Palabra. Dice: “Ven aquí.” ¿Cómo lo hacen los vientos? Esa pregunta no es para mí. Ahí por el trono vino ésta gran nube blanca. Puedo verle a El pararse ahí en ésta gran nube. Gloria a Dios, así como el... relampagueando. El dijo: “Viento del Este, viento del Norte, del Oeste y del Sur, Yo voy a guiarles hacia Babilonia en ésta mañana. Veo a nuestros hermanos en una necesidad. Ajenjo, no puedo dejarte ir; Gabriel, no puedo dejarte ir. Yo mismo voy a ir.” Amén. Y puedo verle a El así como va a través del cielo... Por último, El recogió el tiempo.  Y cerca de ese tiempo en que ellos dieron el último paso... Y, “En Tu Palabra Señor, venimos aquí.”  ¡Aleluya!

44             El es aún el mismo Cristo en ésta noche. No tenga miedo, tómele a El por Su Palabra: “Por lo tanto Señor, yo tomaré... pero en Tu Palabra aquí yo vengo Señor. Te tomaré a Tí en Tu Palabra. Aquí estoy Señor. Yo no sé cómo voy a dar este último paso. Yo sé que el doctor dice que estoy muriéndome... Pero en Tu Palabra Señor, aquí vengo.” Usted no sabe como... No estoy tratando de probar como eso puede ser hecho. Señor, en Tu Palabra aquí yo vengo. No traigo nada en mis brazos, simplemente yo cargo Tu cruz, estoy tomándote por Tu Palabra.”

Inclinemos nuestras cabezas. Oh Dios, ten misericordia en ésta noche... Suficiente Tu estás parado aquí, Tú has sido el sanador a través de las edades. Tú fuiste el que dijo: “Estas señales seguirán a los que creen.” Las últimas palabras que fueron habladas de Tus labios... Antes que te fueras de este mundo. Las últimas palabras que fueron registradas en los evangelios. Tú dijiste: “Ellos pondrán sus manos sobre los enfermos y ellos sanarán.” Oh Dios, las escrituras dicen que Tú ascendiste a lo alto, diste dones a los hombres, algunos novecientos años se han ido. Eso no... del árbol de la vida, porque Tú... Deja que la gente vaya, oh Dios...

[La congregación canta en español, un ministro habla en español.—Editor]... [La calidad de la cinta es muy mala para incluir los próximos textos porque no son entendibles.—Editor]

No me interesa lo que esté parado ante mí. Ahora, usted sabe... Esas enfermedades son demonios. Usted les llama cáncer, pulmonía, tuberculosis. Jesús las llamó un diablo. Ahora, todos saben que la palabra “Diablo” quiere decir “Un atormentador.” No atormentando su alma; usted está libre de eso por su predicador del Evangelio y por la Palabra de Dios. ¿Es eso cierto? Yo no estoy por eso, yo no soy un predicador, yo vengo para sanidad de su cuerpo. Ahora, para sacar ese atormentador... Usted no puede... Usted nunca será salvo y recibirá el Espíritu Santo a menos que crea la Palabra de Dios y al hombre que está predicándola. ¿Es cierto eso? Así es la manera como usted es sanado, la misma manera.

45             Ahora, voy a orar por los más que sea posible en estos cuarenta y cinco o cincuenta minutos, para que usted pueda...

Y mañana por la noche traigan sus enfermos. Vamos a permanecer aquí hasta que se ore por todos, mañana por la noche. Porque la siguiente noche... Mañana por la noche es su última... Todos quieren ver a todos. Todos sus queridos gente hispana quienes tienen su gente alrededor cerca; ellos no pueden entrar a Tijuana ahora. Ellos me llamaron de Oregón allá, para ver si ellos podían conseguir un hombre blanco para venir a la línea de oración ahí en Tijuana. Unicamente una promesa de la gente blanca de Tijuana. Eso es de un hombre que le dio a la gente hispana... Así que ahora usted venga...

46             Yo ciertamente le doy gracias a Dios por la hospitalidad y el compañerismo y la amistad de ésta gente hispana quienes permitieron que todos nos juntáramos. Aún así los cultos eran sólo para los hispanos. Nosotros los amamos. Nosotros gente blanca les amamos a todos ellos. ¿O no? Yo les digo amigos, yo no he visto la fe vigente como la que he visto aquí. Eso es cierto. Seguro. Eso es verdad. Y yo estoy... Yo quisiera poder llegar a México por un rato, pero ellos no me permitirán por miedo a un alboroto. Pero si yo pudiera sólo llegar allí un poquito con el pequeño Joe, o alguien aquí, quien pudiera interpretarme, y yo pudiera sólo permanecer un poquito. Oh, yo creo que Dios voltearía la nación de arriba a abajo. Yo lo creo, porque ellos... La gente católica está enseñada a... ¿Hay un católico en el edificio? Veamos su mano si así es. Seguro, aquí hay, hay muchos. Ahora, vigile. Muy bien. El católico es enseñado a creer lo que su sacerdote dice que es correcto. Eso es cierto amigos católicos. Yo sé... Mi gente eran católicos. Yo fui nacido...

47             Ahora, note, escuchen esto. Usted vea, los protestantes sólo lo creen. Sí, si ellos no creen en ésta iglesia, ellos irán a la otra. Pero los católicos, mientras sea él un católico, él tiene que permanecer... Ahora, aquí. Ellos son enseñados a creer. Ellos creen en sanidad Divina. Ellos son enseñados a creer en un hombre, a creer que lo que él dice es verdad. Por lo tanto, cuando ellos vienen, yo les digo esto, y ellos ven a un par de ojos cruzados siendo enderezados, o a un sordo sus oídos siendo abiertos. Ellos saben que eso tiene que venir de Dios, y lo creerán. Ellos caen postrados a sus pies así a veces. Ustedes nunca los verán venir por humildad y aprecio. Oh, eso es adonde Dios se mueve, ahí en ese canal. Eso es maravilloso. ¿No lo es? Dios está preparando sus joyas. Usted entiende de lo que hablo.

48             Ahora, inclinemos nuestras cabezas para oración. Padre, entendiendo que si tuviera miedo de pararme en ésta atmósfera ahora, sin que Tú tomaras mi mano... Ahora, mi mente va a regresar a hace dos años, cuando en el cuarto esa noche el Angel de Dios vino y dijo: “Tú naciste en este mundo para tomar un don de sanidad a la gente. Muchos no te creerán, aún muchos lo harán. Si tú eres sincero y haces que la gente te crea, ni aún el cáncer se parará ante tu oración.”

Angel de Dios, yo no te veo. Pero yo sé que tú estás parado cerca. Por favor, tú conoces mi corazón, y sabes cómo amo a ésta gente. Párate junto a mí en ésta noche. Y que no haya ninguno que salga sin fe. Y yo sé que tus palabras han sido verdad, yo te he tomado por tu palabra, porque tú dijiste que tú fuiste enviado de Dios. Yo te creo. Y tú estás parado junto a mí. Tú has confirmado la palabra con señales siguiendo. Ahora, de nuevo en ésta noche, en este cinco de marzo, en ésta noche de memorial. Que puedas tú pararte ahora y sanar a cada uno. Permítelo. Que pueda cada demonio ser sujeto al nombre de Jesucristo. Y ahora Padre, yo me paro aquí en ésta esfera de la fe del Espíritu, retando cada demonio que está aquí en el nombre de Jesucristo.

49                   Aquí está un muchachito sordo parado. Vibraciones vienen sobre sus oídos, nació así. Ahora, recuerda, el pequeño no sabe lo que está oyendo. Allí está moviéndose. Ahora, ¿Cuántos creen ahora? Por supuesto, es el primero aquí parado para que sea un milagro.

Ahora, está aquí parado el que platicó conmigo. Yo lo sentí entonces, y lo siento ahora. Y si no estoy diciendo la verdad, Dios es mi juez. El que me habló a mí en esa noche, esa noche en el cuarto, dijo: “Cuando ustedes sientan este sentir [Cuanto tú sientas este sentir —así como lo siento ahora] Yo estaré parado a tu lado. Aquí está El. ¿Cuántos creen que yo fui enviado para hacer esto?  Ahora, por favor, no levante su cabeza hasta que oiga mi voz en este micrófono decir: “Levante su cabeza.” Eso es adentro, afuera, porque usted está... Trabajando en el pequeño muchacho...

Todo es posible, Sólo creed.

Todo es  posible, sólo  creed.

50             El estaba mirando a su pequeña pierna allí, el hermano Joey y yo, cómo ella movía su pequeña pierna así, antes de la oración. Y entonces en unos cuantos momentos cuando esa presión dejó a esa pequeña cosita, ella caminó como cualquier otra niñita...  

 

 

 

 

 

 

 

En Tu Palabra

(Duración: 56 minutos)

Este mensaje es una predicación directa del Hno. William Marrion Branham y fue grabada inicialmente en cinta con la voz del Profeta de ésta Edad, un viernes por la tarde del 5 de marzo de 1948 en Phoenix, Arizona. U.S.A.y  de allí traducida al español por “Fondo para Alcance Misionero”, lo mas fiel posible a la cinta original, y apegándose lo mejor posible a nuestro idioma, y a la forma de expresarse del Mensajero. Cualquier error en la impresión no es intencional. Esta obra de traducción es solo para ayudar a que el Mensaje de este día final sea traducido e impreso lo mas posible, y llegue a la simiente predestinada.

Estos Mensajes están siendo impresos gracias a los esfuerzos de algunos creyentes de este Mensaje.

Si alguno desea reimprimir estos mensajes, le agradecemos nos comunique, y de ser posible le enviaremos el máster original.

 

Traducido y Editado en México por:

Fondo para Alcance Misionero

Tabernáculo “El Olivo”

Hno. Julián Córdova Cervantes

Capulín Nº27 Col. El Olivo.

Tlalnepantla, Edo. De México.

C.P.54110. México.

1997

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by SANN777 - en religion
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de william branham_en _cozumel
  • El blog de william branham_en _cozumel
  • : william branham la palabra pura la verdad amor don de sabiduria amor fraternal los 7 angeles de dios cozumel
  • Contacto

Enlaces