Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
24 noviembre 2009 2 24 /11 /noviembre /2009 23:11
Demonología La Esfera Física 8 de Junio de 1953, lunes por la tarde Roberts Park Amphitheater Connersville, Indiana, E.U.A. 1 ...con la ayuda del Señor, pudiéramos llevar a cabo las reuniones, nosotros mismos. Esa es la razón que estoy contento que va a continuar un poquito más, por esa sola razón. Yo creo que el Señor nos ayudará a hacerlo. [La congregación dice: “Amen”.–Ed.] Ahora, Uds. saben que hay... Yo amo a mi directiva de administración. Yo tengo unos hermanos preciosos: Bosworth, Baxter, Lindsey, Moore, todos, tengo cinco, el Baron Von Blomberg. Ellos son unos hombres muy finos. Pero hay algo al respecto cuando uno junta a un grupo de hombres, uno tiene una cosa, otro tiene otra. Algunas veces eso es contrario a lo que yo pienso. Así que yo–yo–yo me siento como que estoy libre ahora. Nosotros podemos tener un gran momento, solamente arremanguémonos las mangas y entremos y comamos. Yo estoy pensando de Uds. arremangándose las mangas y teniendo un–un buen momento. Mi primera Biblia fue la naturaleza. Yo aprendí de Dios mediante la naturaleza y a mí me gusta pescar. ¡Cómo me gusta pescar! ¿Y a ti te gusta pescar, hijito? Si a ti te gusta pescar, y amas a tu mamá, tú vas a ser un buen muchacho. Y aun mi conversión no me sacó todo. Así que un día yo estaba arriba en las montañas, pescando. Ahora, esto sólo es para el beneficio de este muchachito. Y yo estaba pescando arriba en las montañas...Y para el de los otros niñitos, por supuesto, sentados alrededor. Y yo estaba pescando truchas. Y, oh, es maravilloso, en el tiempo de primavera. Y yo iba por ahí de esa manera, y había una trucha precisamente en el siguiente estanque, Uds. saben, de esa manera. Y sólo estaba alabando al Señor y teniendo un gran momento, gritando. Algunas veces, arrojaba el hilo de mi caña de pescar. Yo creo en gritar. Amén. Seguro que creo. Porque, yo sé que algo tomó control de mí. Y...[Espacio en blanco en la cinta.–Ed.] 2 Hay mucho oso allá arriba en la región, en New Hampshire. Tengo un pequeño campamento allá arriba donde yo pesco. Yo tenía puesta una tiendita de campaña, una pequeña tiendita en la que yo había estado viviendo. Y un oso negro, es la cosa más traviesa que hay. Así que, una mamá osa y un par de cachorritos se habían metido allí, ¡y habían hecho estragos de mi tienda! 3 Ahora, ¿qué es lo que yo debería de haberle hecho a ese oso, la niñita allá atrás de cabello colorado, allá atrás? Realmente yo debería de haberlo castigado, ¿no es así? 4 Pero esto es lo que ella hizo. Ella entró, destrozó mi tienda y ella desparramó todo, y se comió toda mi comida que tenía allí, y ella estaba muy contenta. Así que cuando yo llegué, ella se fue. Y le gritó a sus cachorros, y un cachorrito salió corriendo con ella. Y el otro no corrió; él simplemente se sentó allí. Tenía su espalda volteada hacia mí, de esta manera, y él estaba haciendo algo. Y yo no tenía nada en mi mano mas que una pequeña hacha de mano. Yo había estado cortando algunos saúcos allí alrededor. Bueno, ella corrió tan lejos como, oh, yo creo que como hasta ese poste de teléfono ahí afuera, y se sentó. Ella le gritó a este osito, y él no le prestó nada de atención. El continuó sentado allí. 5 Yo pensé: “¿Qué está haciendo ese pequeñito?” Yo me acerqué un poquito más. Yo tenía temor de acercarme demasiado, temor que ella me rasguñara. Así que–así que yo–yo no veía un árbol, y yo sabía que ella se podía subir también. Así que, yo no quería acercarme demasiado a ella, porque yo conozco la naturaleza del oso. De manera que, yo me acerqué un poquito más. ¿Y saben Uds. qué pasó? 6 Ahora, a mí me gustan los panqueques. ¿A cuántos de Uds. muchachos les gustan los panqueques? ¡Oh, vaya! Oh, Yo...A todos los muchachos les gustan. Yo los vi levantar sus manos. A todos nos gustan los panqueques, y a mí simple y sencillamente me gustan; a mí me gusta derramar miel sobre ellos. Siendo un Bautista, Uds. saben, eso es lo que nos mantiene alineados, Uds. saben, es la miel, Uds. saben. Así que, y escuchen: yo no los rocío, yo realmente los bautizo. Yo realmente la derramo al punto en donde está buenísima y espesa. Yo no sólo los rocío un poquito aquí y allí. Yo realmente la derramo sobre ellos, los lleno de miel. 7 Y entonces, Uds. saben, yo tenía una cubeta de miel allí, una cubeta de medio galón de miel. Y a los osos les gusta mucho la miel. Así que este pequeñito se había metido allí y le había quitado la tapadera a esa cubeta de miel, y él estaba sentado allí con esta cubeta de miel bajo su brazo, de esta manera. El agarró la...El no sabía cómo comérsela, como Uds. se la comerían, Uds. saben, así que él sólo metió su manita y la lamía así, y la lamía. Y él volteó para mirarme, y sus ojitos estaban todos pegados, su barriguita estaba toda llena de miel. El nada más estaba sentado allí, metiendo su mano y lamiendo miel así, tan rápido como él podía lamer. 8 ¡Oh, hermano!, yo pensé de una buena reunión del Espíritu Santo chapada a la antigua, cuando tenemos la cubeta abierta, metemos nuestra mano en la vasija y lamemos. Sólo continuamos haciéndolo, Uds. saben, sólo lamiendo. 9 ¿Y saben Uds. cuál fue la cosa graciosa? Después de que ese pequeñito había comido tanto como pudo, él dejó la cubeta en el suelo y salió corriendo de ahí. ¿Saben Uds. lo que sucedió? La mamá osa y el otro osito empezaron a lamerlo a él, quitándole así la miel. 10 Así que, bueno, quizás nuestra reunión será algo así de esa manera, yo espero, para que podamos continuar diciéndole a otros, y la gloria de Dios cayendo sobre nosotros. Muy bien. 11 Estoy contento de ver a los niñitos. A mí me gusta contarles algo como eso. Y tal vez mañana en la tarde, tengamos más tiempo y–y podamos hablar un poquito más. Y ahora le hablaremos a papá y a mamá acerca de algo. 12 Vamos a hablar sobre Demonología. En el Salmo 103:1 al 3, leemos estos versículos. Casi todo ministro y clérigo, o lector de la Biblia, los sabe de memoria. Bendice, alma mía, a Jehová, y bendiga todo mi ser su santo nombre. Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios. El es quien perdona toda tu iniquidad, El que sana todas tus dolencias; 13 Yo quiero que Uds. noten allí; era un “todo”. “Quien perdona todas tus iniquidades, quien sana todas tus dolencias”. Ahora, ¿podemos inclinar nuestros rostros por un momento? 14 Ahora, Padre Celestial, te damos gracias esta tarde, por estar aquí. Te damos gracias por estos niñitos que están sentados aquí, ellos son los hombres y las mujeres del mañana, si es que hay un mañana, si Jesús tarda. Y ahora Padre, pedimos que–que Tú nos bendigas ahora mientras estamos hablando de Tu Palabra, y acerca del gran enemigo que tenemos, Satanás. Pedimos, Dios, que Tú nos permitas hacer frente, como una unidad mecanizada aquí, del poder de Dios, que lo resistirá a él en esta noche en cada pulgada de su terreno, Señor, y demostrarle a él que no tiene derechos legales en lo absoluto, que Cristo lo derrotó a él en nuestro lugar allá en el Calvario, cuando El murió, y El despojó a principados y le robó a Satanás de todo–todo poder que él tenía. Y Dios, danos sabiduría y entendimiento ahora, para saber y explicarle al pueblo cómo es que deberían de saber cómo ser sanos y derrotar a Satanás. En el Nombre de Jesús oramos. Amén. 15 Ahora por unos cuantos minutos vamos a hablar sobre Demonología. Uds. oyen tanto acerca de demonios. Ahora, mañana en la tarde probablemente terminaremos. Yo quería dos días de esta semana, de todas maneras, para predicar sobre esto. Sólo...o dos días para servicios en la tarde, para hablar sobre esto. 16 Ahora, la primera cosa es sobre lo que es un demonio. Uds. oyen a tanta gente hablar acerca de un demonio. Bueno, ahora, un “demonio, un diablo”, todo viene de una palabra, y en el inglés es llamado “atormentador”. Un sujeto que atormenta es un diablo, un maligno. El dice...Ahora, la Biblia hoy en día es, para mucha gente, es algún libro viejo de antaño que el abuelo y la abuela leyeron, o algo así. “No tiene sentido, es para los ancianos, y demás”. Pero eso está errado. Es para todos. Y los demonios son atormentadores que nos atormentan. 17 Ahora, existen demonios que entran en el alma del hombre, y eso es, en la fraseología, eso sería–eso sería en la...Yo pudiera decir esto, sin embargo que el demonio que entra en el alma es algo que atormenta el alma. 18 Muchas veces uno puede ver a una persona quizás en un estado de demencia. Ahora, quizás ellos aún pudieran ser una persona convertida, llena con el Espíritu Santo, y aún estar totalmente dementes. ¿Ven? Eso es correcto. Eso no tiene nada que ver con el alma. Es un atormentador, ¿ven?, algo que los atormenta. 19 Ahora, toda enfermedad; primero tenemos que darnos cuenta que toda enfermedad viene del diablo. Dios no es el autor de la enfermedad. Ninguna enfermedad viene de Dios. Dios algunas veces le permite a Satanás poner una enfermedad en Ud., como un azote para traerlo de regreso a la casa de Dios, cuando Ud. le desobedece. Pero la enfermedad, en su principio, viene del diablo. ¿Pudieran Uds. imaginarse que una persona creyera que Dios, nuestro Padre Celestial, fuera el autor de tal cosa como enfermedad y muerte? Bueno, no, El no es, nunca lo fue, nunca lo será. Dios permite muerte debido a la desobediencia. Dios permite muerte. Como un escritor dijo: “Todo lo que la muerte le puede hacer a un creyente, es Dios enganchándola a una calesa y llevándonos dentro de la Presencia de Dios”. Pero la palabra muerte significa “separación”. 20 Jesús dijo: “El que oye Mis Palabras y cree al que me envió, tiene Vida Eterna”. Y El dijo: “Yo soy la resurrección, la Vida, el que cree en Mí, aunque esté muerto, vivirá, y todo aquel que vive y cree en Mí no morirá”. Y nosotros llevamos los cuerpos de impiedad de unos y otros a nuestros sepulcros. “Pero él nunca morirá”. 21 Ahora si Uds. observan cuando El habló de Lázaro, El dijo: “Lázaro duerme”. 22 Los discípulos, hombres como nosotros somos, dijeron: “Oh, si él duerme, él está sano. El quiso decir reposando”, es lo que pensaron. 23 Pero El vino y habló con ellos en su lenguaje. El dijo: “‘El está muerto’, como Uds. creen”. Pero dijo: “Yo voy a despertarle, despertarle”. ¿Ven? ¿Ven? Cuando Ud. está... 24 Muerte significa “separado”. Ahora, si uno de Uds., uno de su familia muriera, o algo, él es, si es convertido, no están muertos. Ellos están muertos desde el punto de vista humanístico. Pero ellos solamente están separados de nosotros, pero están en la Presencia de Dios. No están muertos, y no pueden morir, es imposible que mueran. Jesús dijo: “El que oye Mis Palabras y cree al que me envió, tiene Vida Eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a Vida”. Así que, él no puede morir. Todo lo que es inmortal, Eterno, no puede perecer. Es Vida imperecedera. El la tiene porque Dios se la ha dado a él. Y no–no es meritoriamente; es con...Es incondicional. Dios se la da a él. 25 Dios llama. Ninguno puede venir a Dios si Dios no le llamare. Jesús dijo: “Ninguno puede venir a Mí, si Mi Padre no le llamare, le trajere”. ¿Es correcto eso? Así que es Dios en todo. Quizás mañana en la tarde tomaremos un poquito más sobre eso, porque quiero tomar esta cosa de enfermedades, para Uds., para que Uds. vean eso. 26 Hubo un tiempo cuando llegamos a ser germinados en nuestro bisabuelo. Uds. saben eso. El doctor sabe eso. Bueno, Uds. saben, también, Uds. lectores de la Biblia. Uds. saben que el germen de vida empezó en su bisabuelo, llegando a ser un germen, y salió a través de su abuelo, luego dentro de su padre, luego a su madre, y adonde Ud. está ahora. Eso es correcto. La Escritura aun enseña eso. Aquí está la Escritura para Uds. si Uds. la desean. Yo creo que dice que Leví pagó los diezmos cuando él estaba en los lomos de Abraham, el cual era su bisabuelo. ¿Es correcto eso? Así que, el germen empezó desde allá atrás. 27 Pero sus almas fueron formadas antes de la fundación del mundo, cuando Dios creó al hombre a Su propia imagen; el espíritu del hombre; no un hombre a su propia imagen, pero el hombre a Su propia imagen. ¿Ven? Y luego El los hizo varón y hembra, antes que El hubiera obtenido a un hombre del polvo de la tierra. Quisiera que tuviéramos una oportunidad esta tarde, para tomar nuestro tiempo y entrar en eso. Sólo ver cómo Dios...Ahora, está entre la línea, pero, cuando Ud. lo ve, viene directamente con la línea. ¿Ven? Cómo es que Dios, allá en el principio, lo que hizo allá, y cómo El bajó a la tierra y cómo es que El hizo al hombre a Su imagen; y luego Dios otra vez fue hecho a la imagen del hombre, para redimir al hombre. 28 Ahora, cuando Dios hizo al hombre a Su imagen, él era hombre espíritu. Y entonces no había hombre para que cultivara la tierra. Entonces El creó al hombre del polvo de la tierra. Ahora, los cronólogos y demás, y esta gente que escudriña y toma huesos viejos, y demás, y cree en evolución...Yo creo en la clase correcta de evolución. El hombre evoluciona de él mismo, pero no todo proviene de una célula. No, señor, porque una–una ave ha sido una ave desde que Dios la hizo una ave, y un mono ha sido un mono, un hombre ha sido un hombre. Eso es correcto 29 Ahora, yo le estaba hablando a un doctor aquí hace un tiempo, en Louisville. El dijo: “¡Pero, Reverendo Branham!” Yo estaba hablando de cómo los nativos de Africa, cómo ellos comen, sólo van por...Oh, algunas de las cosas más horribles que Uds. jamás hayan visto, las que ellos comen. Recogen cosas que están contaminadas, con gusanos en ellas, nada más los sacuden; gusanos y todo. Para él no importa. ¿Ven? Ellos dicen...Beben cualquier cosa, no importa lo que sea. El dijo: “¡Pero Reverendo Branham, esas personas no son humanas!” Yo dije: “Oh, sí, ellos sí son. Seguro que son humanos”. 30 Yo dije: “La cosa más cerca a un ser humano, en la línea de la bestia, es un chimpancé. Y Uds. han tratado por cuatro mil años de sacarle una “palabrita” a ese chimpancé, y él no lo puede hacer”, yo dije, “porque él no puede pensar. El no tiene nada con qué pensar. Oh, Ud. le puede hacer que aprenda cositas como a un caballo, ¡arre! y ¡pare!, o ponerle lentes, o fumar un puro, o que él mismo se balancee en una bicicleta, montar un caballo, o algo así, pero nada más es como ¡arre! y ¡pare! a un caballo, o a un perro o algo así”. Yo dije: “El es un animal”. 31 “Pero déjenme ir allá a Africa, a la tribu más salvaje que tengan, y esa es la pequeña tribu de los bosquimanos”. Y yo dije: “Probablemente su tatara–tatara–tatara–tatarabuelo nunca vio a un hombre blanco ni nada. La única cosa que él sabe; él ni siquiera sabe cuál es la mano derecha o la izquierda. La única cosa que él sabe es comer, y él come lo que sus manos pueden agarrar; si es carne humana o cualquier cosa, a él no le importa, con tal que él coma. Pero permítanme tomarlo a los cinco años de edad, y a los quince años de edad él hablará un buen Inglés y tendrá buena educación. ¿Por qué? El tiene una alma. Dios lo hizo a él un ser humano, y él tiene tanto derecho a oír el Evangelio, al menos una vez, como nosotros lo hemos predicado aquí en los alrededores, por todo América, a la gente una y otra vez, una y otra vez, y suplicando, persuadiendo y todo. Pero que él lo oiga una sola vez, y obsérvenlo gritar y correr al altar rápidamente”. ¿Ven? ¡Sí, señor! 32 Ahí es donde está mi corazón, hermano, hoy, cuando pienso de Africa, y esas pobres manitas negras levantándose, diciendo: “¡Hermano Branham, una vez más háblanos acerca de Jesús!” ¡Oh, misericordia! Hay algo en mí que penetra y arde. Tan pronto como reúno suficiente dinero, yo voy allá, también. Eso es lo que hago con cada centavo que consigo, todo, Dios lo sabe; aparte de lo que puedo comer. Y la mayoría de la gente me dan mi ropa. Y solamente con lo que yo escasamente puedo vivir, tan limitado como puedo, yo lo echo dentro de los fondos misioneros lo cual el gobierno ha arreglado. Yo ni siquiera pago impuestos en ello. Hasta que reúno tres o cuatro, o cinco mil dólares, me voy allá y le predico el Evangelio a la gente que yo sé que en ese día tendré que responder. Y yo sabré de lo que responderé. 33 Yo acostumbraba, cuando iba a una ciudad, yo tenía una gran reunión allá cuando recogían mucho dinero, y tenían grandes campañas y miles de dólares, yo lo daba a la Cruz Roja y todo lo demás. Ahora, ahora, no para criticarlos, pero vienen en la calle en un automóvil de cuatro mil dólares, usando unos grandes botones de diamante, fumando un puro, y quinientos dólares a la semana del dinero que la gente enferma...¡No, señor! ¡Claro que no! Y éstos, tan pronto que uno se va de la ciudad, ellos dicen: “Aleluyas”, y así de esa manera, y burlándose, y degradando la religión en la que estamos parados. ¡No, señor! 34 Yo lo tomo, y delante de Dios como mi Juez, yo lo pongo en la obra del Evangelio de allá; así que yo sé que en ese día yo...cuando tendré que dar cuenta por mi administración, que se dio correctamente. Eso es exactamente lo correcto, porque yo me doy cuenta que como yo trato a la gente, estoy tratando a Dios. Simplemente mi actitud hacia Uds., es mi actitud hacia Cristo. Y su actitud hacia mí es la misma cosa, eso es correcto, hacia Cristo. 35 Ahora, entonces, al ver gente así, y ver cómo un ser humano, con una alma inmortal ahora, no puede morir, no puede perecer, no puede hacer nada sino tener Vida eterna, que Dios soberanamente en Su propia voluntad se las dio a Uds. Y ahora, entonces, ahora yo... 36 Permítanme corregir esto solamente un poquito, o decir algo. Alguien va a ir y decir: “El Hermano Branham es un Calvinista”. No, no lo soy. Yo soy Calvinista mientras el Calvinismo esté en la Biblia. Pero cuando el Calvinismo se sale de la Biblia, entonces soy un Armeniano, ¿ven? Yo creo en santidad y yo creo en Calvinismo, también. Pero, ambos, unos corrieron a un extremo y se fueron de esta manera, y otros corrieron al otro extremo y se fueron de esta manera. Si no fuera por el Libro de Efesios, para regresarlo y ponerlo en el lugar correcto donde Dios lo puso, todos nosotros estaríamos enredados. Pero ambos tienen una doctrina, y se establecen en eso, cada uno; ésos son los de la santidad y los Calvinistas, también, el Armeniano. Ahora, los Calvinistas tienen algo verdadero. Yo creo que, que la doctrina Calvinista... 37 Yo creo esto: en seguridad; yo creo que la Iglesia tiene Seguridad Eterna. Cualquier lector de la Biblia sabe eso, porque Dios ya dijo que aparecería allá sin culpa. ¿Es correcto eso? Entonces, va a estar allá. ¿Es correcto eso? La Bi-...La Iglesia está Eternamente segura. Ahora, ¿están Uds. en la Iglesia?, es la cosa que sigue. Si Uds. están en la Iglesia, muy bien, Uds. están seguros en la Iglesia, pero es mejor que se queden en la Iglesia. ¿Y cómo entran en la Iglesia? ¿Por saludarse de manos? ¡No! ¿Poniendo su nombre en el libro? No, señor. “Por un Espíritu todos fuimos bautizados en un Cuerpo”. Y ese Cuerpo, que Dios juzgó en el Calvario, era el Cuerpo de Jesucristo, y fuimos bautizados en ese Cuerpo por un Espíritu. Tenemos Seguridad Eterna mientras estemos en el Cuerpo de Cristo, nada puede separarnos, nada puede tocarnos. Si Uds. se salen, Uds. se salen por su propia voluntad. Pero tan seguro, si Uds. están en el Cuerpo de Cristo, tan seguro como Jesús resucitó de los muertos Uds. resucitarán también. Dios ya ha hecho eso. El... 38 Ud. no puede pecar. Oh, Ud. puede...Yo pudiera ser un pecador delante de sus ojos, pero si yo estoy en Cristo, Dios no lo ve, porque expía su pecado, Su Sangre expía mis pecados allí. ¿Ven? Yo no puedo pecar. “El que es nacido de Dios no practica el pecado, porque no puede pecar. La Simiente de Dios permanece en él”. ¿Ven? El, él está dispuesto, si hace un error, seguro, él está dispuesto a confesarlo allí mismo. Si él es un verdadero Cristiano, él lo hará. Si no lo confiesa, él muestra que no tiene nada en primer lugar. Correcto. El no tiene nada para empezar. Pero si él es un verdadero Cristiano... 39 Aquí mismo, si Ud. planta un grano de trigo en la tierra, siempre será un grano de trigo. Las cizañas tal vez estén en todo su alrededor, y todo lo demás, pero será un grano de trigo mientras él se mantenga firme. ¿Es correcto eso? Y si un hombre verdaderamente nace del Espíritu de Dios, él no está adentro y afuera, y de aquí para allá, y allá afuera en el mundo y aquí. ¡No, señor! No, no. Ud. no es una espina un día y un grano de trigo al día siguiente. Dios no tiene eso en el campo. Sí, señor. Si Ud. es nacido del Espíritu de Dios, Ud. es un Cristiano desde ese tiempo hasta la...hasta que Ud. se vaya, y entonces Ud. es–Ud. es inmortal con Dios. Eso es correcto. si Ud. está en la Iglesia. 40 Ahora, ahora hablemos sobre el lado de la muerte. Ahora, ¿Cómo podría una persona en ese estado, en esa clase de condición, estar enferma? Porque su cuerpo todavía no es redimido. Su cuerpo no es redimido. No importa cuánto, cuán bueno sea Ud., y cuán piadoso, y qué santo, y cuánto del Espíritu Santo, eso es únicamente su alma. Y su alma todavía no está completa. Solamente tiene la Bendición, la promesa de Dios, la cual es las arras de su salvación. Pero ahora, si no tenemos las arras de nuestra resurrección, ninguna sanidad Divina, entonces no tendré seguridad o nada que me pruebe que hay una resurrección. 41 Es como si Cristo no viviera en mi corazón, como si yo tuviera que tomarlo de alguna clase de–de cosa sicológica de allá del pasado, tener que creer de alguna parte así, bueno, entonces yo–yo–yo sería un poco escéptico de ello. Y esa es la razón, que allá en Africa, cuando ellos van, van misioneros allá, trayendo a miles de esos nativos, y luego estaban cargando pequeños ídolos de lodo y todo lo demás, es debido a que solamente habían oído el lado síquico de la Biblia. Eso es correcto. Y mi propia iglesia que es Bautista; Metodistas, Presbiterianos, todos fueron allá. Pero cuando vieron el poder de Dios venir en demostración, eso lo concluyó; entonces supieron que Dios era Dios. 42 Pero ahora, ¿qué comienza esta enfermedad? Ahora, la primera cosa, es un espíritu antes que llegue a ser una enfermedad, de igual manera que Uds. eran un espíritu antes que Uds. llegaran a ser un ser humano. Ahora voy a tomar al Hermano Willetts aquí como un ejemplo. Hermano Willetts, yo...Hubo un tiempo cuando Ud. y yo no éramos nada. Y entonces la primera cosa, Dios nos dio vida. Y tomemos, digamos; si yo examinara minuciosamente su cuerpo en esta tarde, Ud. está formado de un montón de células, unidas con átomos. Y ahora, algún día esos átomos serán destruidos si Jesús tarda; Ud. regresará. Ellos serán así como eran en el principio; regresarán al aire. Pero cuando su espíritu regresa, esos átomos se unirán de nuevo con este espíritu y producirá a otro Hermano Willetts así como el otro, únicamente más joven, cuando él estaba en lo mejor de él. 43 Cuando un hombre pasa de los veinticinco años, él encuentra unas cuantas arrugas abajo de sus ojos, y algunos cabellos canosos saliendo. Va a ser así, porque la muerte anda tras de Ud. Y uno de estos días se lo va a llevar. No importa quién sea Ud., se lo va a llevar. Pero gradualmente...lo arrinconará a Ud. aquí, y Dios lo sacará de ese rincón, y lo arrinconará a Ud. aquí, la muerte por poco lo agarra, y por aquí, pero después de un tiempo, lo atrapará. Pero entonces, lo que la muerte puede hacer, es tomar su completo efecto, y entonces en...cuando ha hecho todo lo que se puede hacer...Cuando Dios le dio esta vida, y estaba en su apogeo como a los veintitrés, cuando salga en la resurrección Ud. regresará exactamente como era cuando tenía veintitrés años, veinticinco, antes que la muerte entrara. La muerte hará todo lo que pueda hacer. Entrará allí, pero Uds. volverán de la manera que eran. 44 Ahora, si cada una de sus–sus células en su cuerpo, examinémoslo minuciosamente en estos momentos, si Ud. trae célula tras célula, célula tras célula, y las separamos en la plataforma, cada célula de su cuerpo, Ud. llegaría a un pequeño germen en donde Ud. comenzó; no puede ser visto con el ojo natural; Ud. tiene que mirarlo bajo lentes telescópicos. Yo he visto el germen de vida bajo un microscopio. Parece como un hilito pequeñísimo. Y la primera cosa que comienza, es en la columna vertebral, es como un pequeño nudo. Esa es la primera celulita que se acumula sobre una célula. 45 Ahora, si tuviera que tomar esa sola celulita de la que cada uno de Uds. vinieron, una pequeña celulita, el germen...¿Qué es un germen? Un germen es una pequeñísima, la célula más pequeña. Bueno, ¿qué es después de eso? Ahora, yo he examinado minuciosamente cada porción de Ud., hasta esta celulita, y no lo he encontrado a Ud. todavía. Yo solamente tengo su célula aquí. Bueno, entonces, la siguiente cosa: las células de la sangre, y las células de la carne, y de lo que sean, están puestas todas aquí, pero todavía no lo encuentro a Ud. Ahora, yo he llegado a un solo germen. Bueno, yo voy a examinar minuciosamente esa celulita. Ahora, ¿dónde está Ud.? Su vida. Y la vida forma la primera célula, la cual es un germen, luego todo es según a su naturaleza, perro conforme a perro, ave conforme a ave, hombre conforme a hombre. Desarrollando células, célula sobre célula, célula sobre célula, llega hasta donde Ud. es, a un ser humano, desarrollando células. Ahora, eso fue ordenado de Dios para que fuera así. 46 Pero ahora, ¿qué de un cáncer? Hablemos de él un poquito. Ahora, Dios les dio su vida a Uds. Y digamos, aquí están Uds. hoy, aquí estoy yo, no hay–hay nada en mi mano, pero pudiera haber un cáncer en mi mano algún día. Bueno, ¿cómo llegó ese cáncer allí? Veamos lo que ese cáncer es ahora desmenucémoslo, hagámoslo. Ahora, él es un montón de células, también. ¿Sabían Uds. eso? Tumor, catarata, cualquiera de esas cosas son células. No tienen forma. Algunos de ellos se desparraman, y algunos parecen como una araña, y algunos parecen...rayas; que corren, un cáncer rojo, así como hilos rojos largos que atraviesan. Y luego hay un cáncer rosa, el cual generalmente viene sobre el pecho de una mujer; son como panqueques colocados unos sobre otros, y luego se van desparramando. Y nada más crecen por dondequiera. 47 Algunas veces los tumores son desproporcionados de esta manera: largos, oblongos y todo. No tienen forma, porque son conforme a un espíritu el cual no tiene forma. Pero es un desarrollo de células, es un montón de células que...Digamos que en Ud. ahora mismo hay un tumor o un cáncer que está desarrollando células, creciendo, creciendo, creciendo; está comiendo, chupándole su vida. Está viviendo en la corriente sanguínea. Las cataratas toman lo mucoso del ojo y crecen sobre él, lo cubre totalmente, le cierra sus ojos. Algunos vienen y nunca llegan...como el de la tuberculosis, que viene sólo en un pequeñísimo germen. No significa nada el tamaño de él. El mismo tamaño del germen que forma a un elefante, forma una–una nigua. ¿Ven? No significa nada el tamaño del germen. 48 Y algunos de ellos toman forma de cuerpo, algunos nunca toman forma. Y algunos nunca se meten en células. Algunos llegan a ser espíritus, atormentan el alma. Trataremos de tomar esa parte...dejaré esa parte para mañana en la tarde, si puedo, donde viene esa alma espíritu, y cómo aquí abajo... 49 Y ahora, amigos, yo no estoy diciendo esto en base a alguna clase de sicología. Yo he lidiado con demonios por años, y Uds. saben eso. Si Uds. sólo supieran lo que es, después que los servicios terminan en la noche, lo que acontece algunas veces. Uds. no saben. Recuerden, cuando uno se enfrenta contra un espíritu, es mejor que sepa de lo que Ud. está hablando. No solamente se pare allí y haga una escena, porque no le va a valer nada. Pero de hecho cuando un demonio tiene que obedecerlo, él lo reconocerá. No es que tan fuerte Ud. grite, no es cuánto aceite Ud. le ponga. Es lo que está aquí atrás lo que él reconocerá: la Verdad. Jesús sólo le dijo: “Sal fuera”. ¿Ven? 50 Recuerden, los discípulos habían estado pateando y torciéndose, y tratando de echarlo fuera, y todo. Ellos dijeron: “¿Por qué nosotros no pudimos echarlo fuera?” 51 Dijo: “Debido a vuestra incredulidad” Dijo: “Sal de él”. El muchacho cayó y tuvo el ataque más fuerte que jamás haya tenido. ¿Ven? ¿Ven? Ellos reconocen la autoridad. 52 Miren a esos muchachos allá, aquellos vagabundos que vieron a Pablo echando fuera demonios. Dijeron: “Nosotros podemos hacer la misma cosa”, unos hijos de un sacerdote. Así que fueron y dijeron: “Nosotros podemos echar fuera demonios”. Hechos 19. Fueron donde un hombre que tenía ataques epilépticos, y dijeron: “Te conjuramos, por Jesús. ¡Sal de él!” El diablo dijo...“Ahora, ¡en el Nombre de Jesús el que predica Pablo!” 53 El diablo dijo: “Miren, yo conozco a Jesús y conozco a Pablo, pero ¿quiénes son Uds.?” Uds. saben lo que aconteció. Saltó sobre los hombres, rompió sus vestidos, y ellos mismos tuvieron los ataques, y corrieron a la calle. 54 Esos mismos demonios viven hoy en día, así que hay mucho fanatismo. Así está la iglesia, esta noche. Existe mucho fanatismo en la nación hoy en día, llamado sanidad Divina, que debería hacerse callar. Eso es lo que trae reproche sobre la verdadera causa. Por eso es que Uds. tienen una lucha tan dura. Hay mucha cosa llamada religión, hoy en día, que debería de hacerse callar. ¡No es nada mas que cultos! Eso es lo que hace a la verdadera Iglesia de Dios tener una lucha tan dura contra eso. Pero somos América, ¿ven?, y así es de la manera que es. Dios dijo que el trigo y las trepadoras y las zarzas, crecieron juntos. No trate de arrancarlas. Que crezcan juntas, pero por sus frutos los conoceréis. Si no hay frutos, bueno, no hay vida, no hay nada allí. 55 Ahora, observen esta célula. Digamos, por ejemplo, como muchas veces el cáncer rojo por lo general ataca a la matriz de una mujer, una magulladura en los órganos femeninos y demás. Ahora eso, examinemos eso, a ese sujeto ahora minuciosamente, en su célula, a este–a este cáncer. Ahora un cáncer... 56 Todo en lo natural tipifica lo espiritual. ¿Están Uds. conscientes de eso? Todo en lo natural tipifica lo espiritual, sin excepción. 57 Por ejemplo, como esto: cuando–cuando nacemos en el Cuerpo de Cristo, hay tres elementos que se requieren para traer nuestro nacimiento. Y esos son los tres elementos que salieron de la vida de Cristo cuando El murió. Salieron de Su cuerpo: Agua, Sangre, Espíritu. ¿Es correcto eso? [La congregación dice: “Correcto”.–Ed.] Tres elementos, y esos son los elementos por los que pasamos cuando nacemos de nuevo: justificación, santificación, bautismo del Espíritu Santo. Ahora, todo eso puede ser en un acto, pero se requiere...Pero Uds. pueden estar en un estado de justificación, sin estar santificados. Uds. pueden creer en el Señor Jesucristo y todavía llevar consigo su suciedad. Pero Uds. pueden vivir absolutamente en ambas, una vida justificada y una vida santa y limpia, sin el Espíritu Santo. ¿Ven? La Biblia, Primera de Juan 5:7, dice: “Tres son los que dan testimonio en el Cielo, el Padre, Hijo, y Espíritu Santo...y Padre, Palabra, y Espíritu Santo”, el cual era el Hijo, “y estos tres son uno. Y tres son los que dan testimonio en la tierra: el agua, Sangre, y Espíritu, y estos tres concuerdan en uno”. No son uno, pero concuerdan en uno. Uds. no pueden tener al Padre sin tener al Hijo; Uds. no pueden tener al Hijo sin tener al Espíritu Santo, porque ellos son inseparables, son uno. La trinidad es en uno. 58 Yo no lo oigo aquí en los alrededores, pero uno oye mucho por todo el país; una de las cosas más grandes en los grupos Pentecostales, es la confusión en esa cosa sencilla. Y he tenido a sus cabezas juntos y les he probado que ambos creen la misma cosa. Es el diablo entre ellos, eso es todo. Si esa gran iglesia Pentecostal de u–...tirara esas pequeñas tradiciones y se uniera en una Iglesia de Dios bendita, el Rapto sucedería. Pero mientras Satanás pueda mantenerlos separados, muy bien. Esa es su manera de hacerlo. Y ellos creen absolutamente la misma cosa. Uno dice: “Bueno, esto es Eso”. 59 Yo dije: “Bueno, si esto es Eso, entonces Eso es esto”. Así que allí lo tienen. Así que, todo es la misma cosa. Pero allí están Uds. en esa trinidad trina de Dios. Ahora, ahora, Dios en Su unidad. Dios el Padre, Hijo, y Espíritu Santo. Ahora, no decimos “nuestros dioses”, como paganos. Es “nuestro Dios”. ¿Ven? Es el Ser triple de Dios. 60 Ahora fíjense, ahora, Satanás es en una trinidad también. Y sus poderes son en trinidad. 61 Ahora, pero fíjense entonces cuando el agua, Sangre y Espíritu produce el nuevo Nacimiento. ¿Es correcto eso? Ahora observen. Eso es lo que representa el nuevo nacimiento. ¿Qué representa el nacimiento natural antes que el nuevo Nacimiento venga?, cuando...Uds. madres, cuando un bebé nace, ¿cuál es la primera cosa? Agua. Lo siguiente: sangre. Lo siguiente, ¿ven?, eso forma la vida, ¿ven?, forma la persona. Agua, sangre, espíritu. 62 Ahora, un cáncer, vamos a tratar sobre él en lo que nos queda. Tenemos como unos cinco minutos, creo yo que nos quedan, como por unos cinco minutos que quedan, tratemos sobre el cáncer. ¿Qué es ese sujeto? ¿Qué representa él? El es uno que se alimenta de carroña. El representa al buitre; come cosas muertas. Y un cáncer viene por una magulladura, casi siempre, donde una célula ha sido golpeada y se–se rompe. Y una pequeña célula allí se descarría. Oh, esa es una palabra grande para un Bautista, ¿no es cierto? Muy bien, pero esa célula se descarría. Yo soy un Bautista que cree que hay descarríos. 63 Alguien dijo, aquí en una reunión de Arkansas, el otro día, dijo: “Hermano Branham”, dijo...era una persona Nazarena. El había sido sanado. El tenía su...Caminando por el centro de la ciudad, con sus muletas sobre su hombro. El dijo: “¿Sabes qué?” Dijo: “Cuando yo primero vine aquí”, dijo, “Yo–yo pensé que Ud...lo oí predicar, yo pensé que Ud. era Nazareno”. El dijo: “Luego vi que la mayoría de las personas eran Pentecostales, y alguien me dijo que Ud. era Pentecostal. Y ahora Ud. dice que es un Bautista”. Dijo: “Yo no lo entiendo”. 64 Yo dije: “Oh, eso es fácil”. Yo dije: “Yo soy un Pentecostal Nazareno Bautista”. Así que eso–eso es correcto. Muy bien. No, nosotros somos uno en Cristo Jesús, por el Espíritu Santo haciéndonos uno. Eso es correcto. 65 Ahora, fíjense, esta celulita se descarría cuando es magullada. Comienza pequeño. Otros pequeños gérmenes salen para dar sus vidas allí, y por eso es que el pus viene en una llaga. Esos son pequeños soldaditos peleando por su vida. Ellos llegan allí y–y golpean a ese veneno, a esos poderes de demonios que tratan–tratan de reunirse allí, y ellos dan sus vidas. Eso es lo que hace...Eso es...Ellos son un montón de soldaditos muertos, ese pus que está en su sangre...que está en una–en una llaga, que dan su vida para salvar la suya. 66 Ahora, una vez que una celulita es rechazada allí, este demonio comienza, él comienza a crecer, comienza a multiplicar células. El está formando un cuerpo exactamente como sus bebés comienzan en su vientre, y como Uds. comenzaron en su madre. Célula sobre célula, célula sobre célula, célula, en cualquier dirección que sea, a cualquier parte, simplemente no tienen forma o nada como un ser humano según su naturaleza. Sale de un espíritu; sólo crece en cualquier dirección que sea. Y comienza célula sobre célula, célula sobre célula. 67 Y ahora, cuando menos lo piensa, Ud. comienza a ponerse débil y a sentirse enfermo. Ud. va al doctor y él lo examina. Quizás él no pueda hallarlo. Si lo halla, quizás lo extirpe. Si él lo puede extirpar completamente, qué bueno, él lo ha logrado. Pero si él no lo puede extirpar completamente, entonces si es en la garganta o en alguna parte donde no pueda ser extirpado, una pequeña pizca de ello seguirá viviendo. ¿Ven?, porque no es como si se cortara su mano y asunto arreglado, o algo, o Ud. se corta...Lo que quiero decir, si Ud. cortara el cuerpo principal, y dejara su mano allí, bueno, no viviría. Pero–pero, ¿ven?, eso no tiene el tipo de vida como el que Ud. tiene. Es un poder demoníaco moviéndose. 68 Y ahora fíjense, Uds. les llaman, el doctor le llama, un “cáncer”. Dios le llama “un diablo”. Miren hoy día. Ellos lo adquieren...¿De dónde viene la palabra cáncer? Viene de...de una palabra Latina la cual es usada en términos médicos, significa un “cangrejo”, un cangrejo que Uds. ven en la orilla del mar, tiene todas esas patas. Esa es la manera que–que lo hace, se extiende, se desparrama. La palabra cáncer, es cangrejo. Y entra y nada más se mantiene tomando posesión y chupando sangre mientras avanza, como el pulpo o algo. Miren, un tumor, una catarata, y otras enfermedades, cada una de ellas vienen de un germen, y ese germen tiene que ser un cuerpo. Y antes que pueda ser un cuerpo, tiene que ser una vida. Antes que pueda crear o mejor dicho, germinar y formar más células, tiene que ser una vida. ¿Es correcto eso? [La congregación dice: “Amén”.–Ed.] Ahora, ¿De dónde vino ese cáncer? ¿Quién...de dónde vino eso? No estaba en Ud. hace algún tiempo, pero ahora quizás está en Ud. ¿De dónde vino? Es otra vida diferente a su vida, viviendo en Ud. Y es un atormentador, chupando su vida. Esa es la razón que Jesús la llamó “un diablo”. 69 Ellos le llaman epilepsia hoy en día, ellos dicen: “epilepsia”. Bueno, epilepsia, en la Biblia, Jesús la llamó “un diablo”. Cuando el hombre vino con el niño que cayó en la tierra, y echaba espumarajos por la boca, y todo, el dijo: “El tiene un demonio, y de seguido él lo arroja en el fuego, en el agua”. 70 Ahora ellos pulieron su nombre y la llamaron epilepsia, pero él es un diablo. Y Jesús dijo: “¡Demonio, sal del niño!” Exactamente. Ahora, la epilepsia generalmente es causada por un problema del riñón. Quizás nosotros entremos en eso un poco más tarde. ¿Ven? Causa una epilepsia, de un urémico. 71 Ahora, fíjense en esto, luego esa célula se asienta allí, es un diablo. El está formando una vida; él está creciendo, haciéndose más grande y más grande. El tiene un solo trabajo que hacer, eso es, quitarle su vida. Eso es a lo que el diablo lo mandó, para acortar sus días a setenta años. 72 Ahora, yo respeto a cada doctor. Sí, señor. A toda la ciencia médica, Dios les bendiga por la ayuda que le han brindado a la gente. Eso es correcto. ¿Qué haría Ud. en el mundo hoy sin ella? Yo le doy gracias a Dios por la ciencia médica. Yo le doy gracias a Dios por mi automóvil. Si Dios no le hubiera permitido a la ciencia hacerme un automóvil, yo tuviera mucha dificultad caminar hasta aquí. Por la luz eléctrica, y por el jabón con el que me lavo mis manos, y por la pasta de dientes para cepillar mis dientes, seguramente. Yo le doy gracias a El por todo, porque todas las cosas buenas vienen de Dios. 73 Pero permítanme decirles, no existe una pizca de medicina que haya curado alguna enfermedad. Y no hay un doctor, a menos que él sea un charlatán, pero un verdadero doctor les dirá que ellos no afirman ser sanadores. Allá en la de los Hermanos Mayo [Clínica de los Hermanos Mayo.–Trad.], muchos de Uds....Yo he sido entrevistado allí, dos o tres veces. Acerca de los pacientes que vienen de allí, incurables. ¿Leyeron Uds. Selecciones, la publicación de noviembre? ¿Cuántos leyeron la publicación de Noviembre, ese artículo allí de mí, en Selecciones? ¿Ven? Y me tenían allí para ser entrevistado por ese bebé que ellos desahuciaron. Dijeron: “No podía hacerse nada”. Pero el Espíritu Santo me habló y me dijo cómo sería hecho, y fue hecho. Muy bien. Ahora, me llamaron allí. Y allí por arriba de la puerta donde Jimmy y ellos, donde la Mayo [clínica.–Trad.] solía estar, había un gran letrero que decía: “No profesamos ser sanadores. Unicamente profesamos asistir a la naturaleza. Hay un Sanador, ese es Dios”. Ellos son los mejores en el mundo. Ahora, tenemos unos cuantos charlatanes, sí. Eso es correcto. Tenemos algunos predicadores charlatanes, también. Muy bien, así que eso cubre ambos lados. 74 Fíjense, pero cualquier hombre que afirma que es un sanador, él es un cuentista, por cuanto él no lo puede hacer. Porque la Biblia dice: “Yo soy el Señor quien perdona todos tus pecados y sana todas tus dolencias”. 75 Yo he estado en estudios. Y en mi cuarto, los...algunos de los mejores doctores de todas las naciones han venido. Ud. no sabe el pasado de una vida, amigo, para saber lo que ha sido, y cosas que no digo en público. Hombres vienen secretamente. Y no crean Uds. que no hay Nicodemos todavía en el mundo, seguro que los hay, miles de ellos. Miran a eso y entran a la reunión. Se sientan allí con una camiseta puesta o, alguna otra cosa por el estilo, con nombres pulidos que Uds. estarían sorprendidos, sentados en la reunión. En unos cuantos días se escabullen y llaman en secreto, y envían a alguien para una entrevista. Y dicen, dicen: “Hermano Branham, yo creo que Eso es la Verdad”. Son humanos como nosotros somos. Seguro. Y todo hombre está deseando ver más allá de ese velo oscuro por el que él tiene que pasar algún día. 76 Pero esos cánceres y estas cosas son absolutamente diablos que se han formado en un cuerpo de carne, moviéndose, tomando su vida. 77 Ahora, si yo lo hiciera como el doctor, si yo pudiera extirparlo, tirarlo al suelo...O, como digamos, por ejemplo, que Ud. mismo fuera un cáncer en esta tierra. Ahora, aquí está sanidad Divina. Si yo quisiera deshacerme de Ud. a la manera del doctor, yo sólo mantendría...tendría que restregar su cuerpo o alguna otra cosa, hasta que todo eso se desvaneciera del suelo. No hubiera más de eso, así como el doctor quita el crecimiento de Ud. Pero en la forma de sanidad Divina, si Ud. fuera un cáncer, yo sólo llamaría su vida que saliera de Ud. y Ud. seguiría. Su vida lo dejaría, pero su cuerpo estaría aquí igual como era. 78 Ahora, ahí es donde la vista y el tiempo es el peor enemigo de Dios en sanidad Divina. Yo no sé si el Hermano Baxter alguna vez haya entrado en estas cosas en la reunión. Yo me he sentado y se lo he explicado a él, y al Hermano Bosworth, vez tras vez. Pero aquí está lo que sucede. Yo dudo si muchas de las personas lo reciben, porque después de un tiempo uno comienza a encontrar a la gente regresando, diciendo: “Yo tuve mi sanidad, Hermano Branham, por dos o tres días, pero bendito Dios, se me fue”. Y lo he descubierto, y creo que es porque no prepararon bien la reunión. La gente no entiende. Yo he tenido hombres que vienen a la plataforma y están totalmente ciegos, con cánceres, o cataratas en sus ojos, y leen esta Biblia después que se ha orado, bajan andando; en tres o cuatro días, están tan ciegos como estaban al principio. ¿Qué sucedió? Cualquiera sabe que cuando la vida ha salido de cualquier carne, se encoge por un tiempo. ¿Es correcto eso? 79 ¿Alguien aquí alguna vez ha matado un venado, o una vaca, o alguna cosa como esa? Seguro. Muy bien. Uds. lo pesan esa noche, Uds. cazadores aquí, amigos míos. Uds. matan al venado y lo ponen en la balanza, le dicen a los muchachos cuánto pesa. ¡Cuidado! En la mañana él va a estar varias libras más liviano de lo que era. Cuando un ser humano muere, el que prepara los muertos, la primera cosa, le quita los dientes falsos o un ojo, o lo que esté ahí, se lo quita, porque al encogerse lo echaría fuera porque el ser humano se encoge. Toda carne se encoge. Cuando la vida sale de la célula comienza a moverse, a encogerse. Hará eso como por setenta y dos horas. Y luego comenzará a hincharse. Deje que un perrito sea atropellado, aquí afuera en la carretera; deje que él esté tirado allí en el sol como por tres días, y observen lo que sucede. El será un perro más grande de lo que era. Se hincha. ¿Es correcto eso? [La congregación dice: “Amén”.–Ed.] 80 Bueno, esa es la misma cosa que acontece cuando un–un demonio es echado fuera de una persona enferma. Los primeros días: “Oh, me siento maravilloso”. Luego comienza a decir: “Yo–yo estoy más enfermo de lo que–que estaba. Yo he perdido mi sanidad”. Tan cierto como la fe lo sacó, la incredulidad lo vuelve a traer. Así como la fe lo mata, la incredulidad lo resucita. Jesús dijo: “Cuando el espíritu inmundo sale de un hombre, anda por lugares secos y regresa con otros siete diablos más”. Y si el padre de familia no está parado ahí para proteger esa puerta, él entrará. Y el hombre bueno de su casa es su fe. Dice: “¡Apártate!” Eso es. 81 Pero ahora observen a un paciente que es sanado, comúnmente, a menos que es un milagro sobresaliente. Lo cual, sanidad Divina y un milagro son dos cosas diferentes. Sanidad Divina es una cosa y un milagro es otra cosa. Pero en una línea común de sanidad Divina, cuando el espíritu inmundo es echado fuera, un diablo de cáncer, cuando deja a la persona: “¡Oh!” Ahora, o digamos que tomaremos algo para que Uds. vean más claro. Yo diría, la catarata. Qué sucedió cuando ese hombre...Si Uds. se fijan en una persona ciega. Yo no sé si tengo una aquí o no, todavía, ojos con cataratas. Yo los dejo pararse por unos cuantos minutos. ¿Para qué? Para que ese encogimiento comience a acontecer. Les digo que regresen, para darnos un testimonio. “¡Oh, hermano!” Ellos pueden ver maravillosamente. “¡Oh, hermano! ¡Puedo ver cosas! ¡Sí! Yo...” ¿Qué es lo que pasa? La vida se ha ido; el cuerpo de la catarata se está encogiendo. Bueno, lo hará de esa manera por un par de días. Dice: “Oh, me estoy sintiendo tan bien”. 82 Y después de un tiempo, empiezan a tener un dolor de cabeza, no se sienten tan bien. Se levantan a la siguiente mañana: “Estoy perdiendo mi vista de nuevo”. 83 Alguien dijo: “Ajá, Uds. sólo están excitados. Ese montón de Aleluyas los tienen excitados”. ¡No crean eso! Esa es una mentira del diablo. Si Uds. creen eso, Uds. volverán a estar ciegos otra vez. Pero si Uds. sólo se mantienen firmes, diciendo: “No. Señor, yo creo”. 84 ¿Entonces qué sucede? Ese cuerpo se hincha por un tiempo. Cubre la vista de nuevo. Ese cáncer en el cuerpo se hinchará. Les dolerá y estarán adoloridos otra vez. Entonces Uds. se pondrán horriblemente enfermos, terriblemente enfermos. ¿Por qué? Ese crecimiento grande de carne muerta en Uds. está allí, muerto. 85 Uds. vuelven donde el doctor, y él dice: “Oh, esas son tonterías. Allí está el cáncer. Yo lo puedo ver”. Seguro, está allí, pero está muerto. ¡Aleluya! 86 Ahora, el torrente sanguíneo tiene que purificar el cuerpo. Cada vez que el corazón bombea, arroja la sangre por todo el cuerpo, y recoge esa infección. Seguro, hará que Ud. se enferme. ¿Qué si Uds. tuvieran un pedazo de carne colgando en alguna parte de Uds., largo como una serpiente, o algo grande por ahí como su dedo, y colgando ahí, y estuviera muerto, ese pedazo de carne colgando en Uds. y se estuviera pudriendo? Bueno, por supuesto, su torrente sanguíneo tiene que mantener eso puro, a medida que es bombeado por todo el cuerpo. Pero hay un cuerpo muerto, la cosa está colgando ahí, porque la vida se ha salido de él. ¡El poder de Dios, por medio de fe, lo echó fuera! El es un demonio, él tiene que salir. 87 Pero, el problema es que la gente no es instruida. Se van y se derrotan. Y ese mismo diablo parado ahí, tomaría posesión otra vez. Cuando Dios les dice cualquier cosa en esta plataforma, por medio de Su Espíritu, bajo inspiración, no duden eso, o una cosa peor vendrá sobre Uds., El lo dijo. Porque Jesús dijo: “El postrer estado de ese hombre será siete veces peor de lo que era en el principio”. ¿Es correcto eso? Cuando el espíritu inmundo salió de un hombre, él anduvo alrededor en lugares secos, regresa con otros siete diablos más. Así que, no duden. Quédense con Ello. Díganlo en serio, de su corazón. Digan: “¡No, señor!” Digan: “¡No, señor! ¡No seré movido! No importa cuán enfermo me ponga, eso no tiene nada que ver con ello”. Entonces, cuando menos lo piensen, Uds. estarán siendo limpiados. Todo estará bien entonces. ¿Ven?, está muerto. En lugar de la–la operación con que el doctor lo hubiera quitado de Uds. excepto que ese mismo crecimiento está en Uds. sin vida en él. 88 Uds. dicen: “¿Vida en él, Hermano Branham, tomará mi vida?” No, señor. Esa vida es una vida separada de la suya. Yo les acabo de mostrar que Uds. son una vida y llegan a ser un ser, y él es una vida y llega a ser un ser; y Uds. son de Dios, y él es del diablo. ¿Ven Uds. lo que quiero decir? Demonología. Ahora, Uds. deberían de ver cómo se mira esa cosa cuando uno se para y la mira. 89 ¡Oh, hermano!, lo siento, casi son las tres y media. Lo siento. Miren, amigos. ¡Oh, lo que este mundo necesita! 90 Yo he estado como siete años, enseñando por toda América, teniendo estos servicios de sanidad. Tengo una buena noción de volver otra vez por toda la nación, enseñando la Biblia, y sobre demonología, para que la gente pueda entender qué hacer. Y esa es la razón...Ellos van a estas reuniones, muchas veces. Y compañeros, si Uds. no entienden, la gente sale, y muchas veces... Ahora, ¿recuerdan ese hombre que vino y dijo que él tenía el don de sanidad Divina? El don de sanidad Divina estaba en Uds. si fueron sanados. Son Uds. los que lo operan. Cualquier don opera por fe. Y no importa cuánto don de sanidad Divina yo tenga, yo lo creo con todo mi corazón, pero Uds. pudieran pararse aquí, y si no han recibido esa misma clase de fe, no les hace ningún beneficio. Yo pudiera orar por Uds., por horas y semanas y meses. No son los predicadores con la sanidad Divina. Son Uds. los que tienen el don de sanidad Divina, que creen en ser sanados, porque es por fe. ¡Por fe! Cada operación de Dios es por fe. 91 Toda la armadura de Dios es por fe. No tenemos ni una cosa natural de este mundo. Todo lo de una–una iglesia Cristiana es un acto de fe. Miren la armadura de Dios: amor, gozo, paz, longanimidad, bondad, mansedumbre, benignidad, paciencia. ¿Es correcto eso? Todo es sobrenatural, nada es natural. Así que no miramos las cosas naturales, porque estamos operando en lo sobrenatural. Y de la única manera que podemos basarlo, es por fe, en lo que Dios dijo que es la Verdad, y vemos al Invisible. Y llamamos las cosas que no son, como si fuesen; como Abraham las llamó, y las recibió. ¡Amén! Abraham llamó las cosas que no eran, como Dios las llamó, como si fuesen. Siendo de cien años de edad, tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios. 92 Yo me pudiera imaginar eso, ¿pudieran Uds.? Ver a Sara levantarse una mañana. Dios dijo: “¡Abraham!” Dijo: “Abraham, tú vas a tener un bebé”. 93 Sara se levantó. Dijo: ¿Cómo te sientes Sara? Esta es una multitud mixta, pero escuchen. “No hay ningún cambio”. 94 “¡Bueno, gloria a Dios, lo vamos a tener!” “Ve a conseguir los pañales y los alfileres, y todo lo demás”. “¡Prepárate!” Muy bien, otro mes pasó. “Sara, ¿cómo te sientes?” “No hay ningún cambio”. Un año pasó. “¿Sara, qué al respecto?” “No hay ningún cambio”. Diez años pasaron. “No hay ningún cambio”. Veinticinco años pasaron. “No hay ningún cambio”. 95 Abraham, en vez de ponerse débil, él se puso más fuerte y más fuerte. El sabía que iba a ser más milagroso a medida que el tiempo pasaba, porque él creyó a Dios, y tampoco dudó por incredulidad de la promesa de Dios. El dijo: “¡Vamos a tenerlo!” Y una mañana el vientre de Sara empezó a hincharse, y el pequeño Isaac nació, porque Abraham creyó a Dios. Y él miró las cosas, y consideró esas cosas que no eran, como si fuesen. 96 No por emociones, no por vista. Uds. no caminan por emociones o por vista. Es por fe. Y cuando Dios ha pronunciado algo, dijo: “Cualquier cosa que pidiereis, cuando oréis, creed que lo recibiréis”, luego aférrese a eso. Dios así lo dijo, ¡tiene que ser así! Amén. ¡Demonios! Fe en el Padre, fe en el Hijo, Fe en el Espíritu Santo, tres en el Unico; Demonios temblarán y pecadores despertarán. Fe en Jehová hará toda cosa temblar. Eso es correcto. ¡Oh, hermano! Ciertamente lo es. Tengan fe en Dios. Miren hacia El. No se muevan. Quédense allí mismo. ¡Dios así lo dijo! 97 Y, los demonios, ¿qué son? Son seres espirituales. Ahora, el–el doctor dice: “Ud. tiene cáncer. Ud. tiene tuberculosis. Ud. tiene cataratas. Ud. tiene pleuresía. Ud. tiene esto”. Es un diablo. Es una vida, y detrás de esa vida hay un espíritu. Cuántos saben y pueden ver que un cáncer, catarata, tiene–tiene...Es un espíritu, pero, tiene–tiene vida en él. Bueno, nada puede tener vida sin espíritu, ¿ven Uds.? Así que tiene que ser una vida para operar eso, en alguna parte. 98 Aun ese árbol allí tiene vida en él. Toda la ciencia en el mundo no pudiera hacer una hoja de grama. ¿Sabían Uds. eso? Hacen algo que se parece a ella, pero no pueden encontrar la fórmula de vida. Ese es Dios. ¿Ven? Jesús le dijo al árbol: “Maldito seas. Tú no tienes fruto, y tú nunca tendrás ninguno”. Ellos pasaron otra vez por allí. Eran como las ocho en esa mañana. Pasaron otra vez como a las once, mientras iban a comer. Pedro dijo: “Mira ese árbol, está muerto desde las raíces hacia arriba”. ¿Por qué? Jesús reprendió la vida que estaba en ese árbol, que estaba en las raíces, y toda la cosa murió. ¡Aleluya! 99 Ese mismo Cristo puede reprender un cáncer desde las raíces, y toda la cosa morirá. Ese árbol estaba parado allí de igual manera como estaba horas antes, pero Uds. se dan cuenta que las hojas comienzan a caerse, y luego que la corteza comienza a despegarse. Y el...Comienza a secarse, día tras día, y semana tras semana, y después de un tiempo no quedaba ni siquiera una pizca de ese árbol. ¡Aleluya! Cáncer, tumor, catarata, o cualquier otra cosa, tendrán que salir cuando Cristo habla. El echó fuera demonios. Y El dijo: “En Mi Nombre echarán fuera demonios, hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, o si bebieran cosas mortíferas, no les dañará. Y si ellos ponen sus manos sobre los enfermos, sanarán.” 100 ¿Lo aman? Lo siento que los mantuve una hora aquí esta tarde, sentados aquí. ¿Aman al Señor? [La congregación dice: “Amén”.–Ed.] ¿Qué es lo que va a acontecer ahora? ¿Si Uds. aceptan a Cristo como su Sanador, y creen en su corazón que algo les ha sucedido...Y, ¿creen Uds. que han sanado? ¿Van a creer que están sanados? No permitan que el diablo les ponga algo diferente en Uds. Sólo prosigan adelante. “Doctor”, dígame–dígame: “¿doctor, cómo se ve?” El dirá: “Bueno, todavía está allí”. 101 En su corazón Ud. sabe, Ud. sabe que sucedió. Cuando menos lo piensa, él dirá: “Oiga, ¿qué sucedió con esa cosa?” 102 Entonces diga: “Mire, doctor, le voy a decir. Esto es lo que sucedió, Jesucristo me sanó. Eso es correcto. ¡Jesucristo me sanó!” 103 Muy bien, inclinemos nuestros rostros por un momento. Hermano Willetts, ¿vendría aquí sólo por un momento, hermano? 104 Nuestro Padre Celestial, estamos agradecidos por la Sangre de Cristo. Y quizás algunas veces Tu siervo, Señor, no usa sabiduría, al hablar por tanto tiempo. Pero quizás me sienta como Pablo que predicó toda la noche una noche. Un muchachito se cayó de la ventana y se mató. Y ese apóstol, con la Palabra de Dios en su vida, fue y puso su cuerpo sobre el muchacho, la vida entró en él y vivió de nuevo. 105 Amado Dios, me doy cuenta que el atardecer de esta gran civilización ahora se está poniendo, está muy avanzado, la mitad del día ha pasado, las sombras del atardecer están cayendo. La Gran Luz del Reino de Dios se está abriendo paso, para tomar su lugar en esta densa oscuridad que viene a la tierra. Dios, me doy cuenta que me estoy envejeciendo cada día. Permíteme ir, Señor. Dame fuerza. Ayúdame a decir esta gran Verdad en todas partes. Ayúdanos, mañana en la tarde, que entendamos más. 106 Y, amado Dios, bendice esta pequeña audiencia esta tarde. Esta noche, cuando se reúnan para el servicio de sanidad, permite que todo hombre y toda mujer se reúnan el uno con el otro y hablen, y digan: “Ahora, aquí está...no–no tenemos más duda. Entendemos ahora de donde viene. Sabemos que es un diablo. Y sabemos cuando él sale, él tiene que salir al mandato de Dios. Tiene qué. Dios lo ha dicho así. El tiene que salir”. Entonces, permite que ellos salgan, contentos, regocijándose, reclamando su sanidad. Nada, que nada se pare en su camino, nunca más; solamente vayan, creyendo. 107 Y Dios, permite que esta iglesita aquí, y estas iglesias que cooperan, tengan un avivamiento después de esta reunión, Señor, que por todas partes y muchos cientos de almas sean traídas al Reino de Dios. Concédelo, Padre. Muchos hombres y mujeres aquí, de todas las naciones y otros lugares, permite que lleven el Mensaje a sus iglesias, y permite que tengan un avivamiento chapado a la antigua. ¡Concédelo, Señor! Perdona nuestros pecados ahora. Ayúdanos a ser Tus siervos. En el Nombre de Jesucristo. Amén. 108 Me pregunto, mientras están sentados aquí, ¿hay un pecador hoy en el edificio, que diría: “Hermano Branham, recuérdeme en oración?” ¿Lo hará, levantará su mano? ¿Hay una persona pecadora? Yo no...Dios le bendiga, señora. ¿La hay? Dios le bendiga, señor. A Ud., y a Ud., y Ud., Dios les bendiga. Me pregunto si Uds....Ahora, esto es para Uds. 109 ¿Ven?, no creo en ir a la audiencia. Yo no critico a otros que lo hacen. Yo no creo en ir a la audiencia y tratar de jalar a alguien. ¿Ven? “Ninguno puede venir, si no es el Padre quien lo trajo”. ¿Ven? Eso es correcto. Uno sólo lo está jalando allí contra su voluntad. ¿Ven? Pero si Dios toca en su corazón, Uds. son las personas más privilegiadas en el mundo. Uds. no saben a cuántas personas les he hablado.

Compartir este post

Repost 0
Published by SANN777 - en religion
Comenta este artículo

Comentarios

samuel rueda 12/14/2010 19:20


deseo saber como tener un corazon limpio sin mancha de pecado ya que al cielo entraran solo los limpios de corazon.gracias . deseo nacer de nuevo.


cristina 05/09/2010 20:42


Hno Dios le bendiga por la página, la cual para mi ha sido de mucha bendicion para mi vida espitirual,


Presentación

  • : El blog de william branham_en _cozumel
  • El blog de william branham_en _cozumel
  • : william branham la palabra pura la verdad amor don de sabiduria amor fraternal los 7 angeles de dios cozumel
  • Contacto

Enlaces